TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Archivo para noviembre, 2011

EL ESPACIO CERO Y EL QUANTUM – monografía de filosofía Cuántica tseyor 3

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

3. EL ESPACIO CERO Y EL QUANTUM

Indudablemente tenemos una misión que cumplir todos y cada uno de los seres humanos que pueblan el planeta y el cosmos entero. Siempre bajo la atenta vigilancia de nuestro propio espíritu, que sabe además lo que le interesa. Muchos seres humanos aún no conocen del todo la necesidad que tiene nuestro espíritu de progresar. Habremos de hacer un doble esfuerzo, en primer lugar, para entender el porqué de la existencia, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Obviamente, no estamos aquí por casualidad ni por un capricho de la Naturaleza. Estamos aquí para favorecer la evolución de nuestro espíritu. Verdaderamente estamos aquí por un plan concreto, conciso y diverso, para seguir la norma común de la Energía. Energía, una única e indivisible energía, que partiendo de una zona inexistente que podemos denominar Espacio Cero, se transforma en el Espacio Uno. Conformándose un espacio-tiempo, en el que nos ha tocado vivir, aquí y ahora, un presente eterno. Un presente adornado de subidas y bajadas, de perfección e imperfección, de alegría y dolor, de amor y odio, de positivo y negativo… Y así como el día y la noche parten de un único principio que es la eternidad del tiempo, simulándose un efecto para darnos a entender que ambos existen, de esa misma forma, como digo, parte el Principio Creador. Haciéndonos creer en nuestra ilusión que somos algo diferente, algo ignorado, algo casual; pero en definitiva somos lo que Él ha querido que seamos: energía, vibración, amor. A partir de la idea en la que resumimos el Todo como el Amor, podemos intentar averiguar cómo ese Amor se sirve de todos nosotros para hacernos comprender, y esperamos que un día podamos así lograrlo del todo, que en la base del Amor se encuentra el coeficiente eterno de la indivisibilidad como espacio creativo cero. Y, partiendo de él, se multiplica hasta el infinito en ecuaciones, en conceptos matemáticos, para dar a luz a una única expresión: amor bajo el denominador común de la totalidad, de la eternidad, cuyo cociente es igual a cero, igual a nada. Este es un concepto aristotélico que ya conocían los antiguos pensadores de la Grecia antigua, los matemáticos romanos, los grandes sabios de Alejandría… Cada uno de los puntos de este gran holograma cósmico cuántico parte de un principio infinitesimal. Principio cuántico por su pequeñez, por su infinita pequeñez. En particular, de este mundo cósmico finito e infinito, parte el denominador común de que lo que es arriba es abajo, y de lo que es abajo es arriba. Y todo ello estará en función de un minúsculo elemento llamado quantum. Así, ¿cuál es la interpretación básica que se tiene en la matemática moderna, en la física cuántica, acerca del quantum? El quantum en su infinita pequeñez hace que todo exista y nada exista a su vez. Por cierto, aún no conocéis en profundidad, aunque sí intuís, que desde ahí partirá todo el Principio Creador, aunque yo os aseguro que vuestas etes poto va a eplota en un sentimiento común de comprensión, en una alegría común de progreso humanitario y, en el preciso instante en que este acto suceda, entenderéis perfectamente lo que significa cuando decimos que todo el Cosmos nace de ese minúsculo principio: quantum, quantum, quantum. La Verdad está en el conocimiento que encierra lo más pequeño. Y la humildad de saberse minúsculamente pequeño es el principio y la puerta que os ayudará a traspasar esa barrera mental impuesta por siglos y siglos de oscurantismo. Y enlazando otra vez con la gran biblioteca de Alejandría, decir que en ella se dieron cita todos los pensamientos universales, todo el pensamiento cósmico, todo el conocimiento científico. Pero evidentemente no era el momento. La Humanidad habría alcanzado un nivel evolutivo muy superior, muchísimo más que ahora, no disponiendo aún de la tecnología adecuada. Y precisamente por ese mismo motivo, debió frenarse su proceso evolutivo. Ahora tenéis la tecnología y el conocimiento adecuado. Por lo que ahora es el momento de dar un paso hacia adelante partiendo de ese minúsculo pero poderoso conocimiento que es el quantum. A través de ahí, por lo más minúsculo, vais a penetrar en el gran universo creador. Vuestra mente va a abrirse a ese espacio creador. No olvidéis, insisto, como algo muy importante en ese gran viaje cósmico, la humildad que debe coronar todos vuestros actos. Junto a la valentía con que afrontéis la vida diaria, al amor que deis a vuestros semejantes, al rechazo a cualquier pensamiento de animadversión hacia cualquiera de vosotros, al amor por los animales y plantas, ríos y mares, a vuestro planeta entero y al Cosmos. Esta es la llave que os va a abrir la puerta de acceso al gran Conocimiento. Nada se os va a dar regalado. Nadie va a beneficiarse si no le corresponde este proceso, pero quien tenga que disfrutarlo, quien tenga acceso a ello, nadie va a arrebatarle su derecho. Derecho por otra parte cósmico, derecho que se asigna a todas y cada una de las criaturas humanas que, por el solo hecho de pertenecer a la raza humana, son acreedoras a este bien. Entonces, amigos míos, esperad pacientemente. El mundo no se hizo en un día, necesitó muchos miles de años para conformarse como tal. Vosotros con vuestra mente, con vuestra voluntad, podéis hacerlo mucho más aprisa, pero amigos, no tengáis prisa. La eternidad no es más que la ausencia de tiempo y espacio. Aunque al efecto de la curvatura del espacio-tiempo lo podemos denominar experiencia tridimensional. Esto es, fragmentar hasta el infinito el espacio-tiempo dentro de una eternidad1. Es evidente que existen la eternidad y el espacio-tiempo. Y, en este último, existe la posibilidad de fragmentarlo, de crear sistemáticamente etapas, frecuencias y vibraciones en ecuaciones distintas, conque hacer frente al conocimiento de la termodinámica, a la cuántica en su concepción más profunda, a la física, al concepto matemático más puro y, precisamente, todo esto puede llegar a existir por estar inmersos en un presente eterno. En cuanto a la situación mundial, tengo que decir que a un nivel social y económico no es muy aceptable. Existen muchas diferencias por injusticias sociales que pueden llevar a un punto de desequilibrio económico, y por lo tanto social. Claro, el pez grande se come al chico. Lo que sucede es que a veces el gigante perece en manos del pequeño. Y es que el gigante, acostumbrado a su omnímodo poder, establece unas reglas de juego que casi son difíciles de cumplir por el resto de los ejecutantes. Lo mejor es irse preparando de una forma inteligente para evitar que en un momento dado muchos “quebraderos” puedan ocasionar un terremoto.

Actuad en consecuencia. Que no os cojan desprevenidos las circunstancias. Más bien debéis navegar por encima de ellas para divisar un horizonte que no obstante será ciertamente reparador y feliz, si tenéis en cuenta las premisas que en más de una ocasión os hemos indicado. Pero por encima de todo tened paciencia. Con trabajo y esfuerzo, podréis conseguir todo aquello que anheláis. Porque por mucho que se obstinen determinadas estructuras sociales, políticas y económicas, en restar efectividad a esa gran masa de seres humanos en favor solo de unos cuantos, no será posible que ese deseo se cumpla, por cuanto la masa crítica, de alguna forma, se decantará hacia la verdadera actitud global, cual es el equilibrio, la justicia, la solidaridad, el amor, y el compañerismo entre todos los seres humanos que formáis ese lindo planeta azul. Sin embargo, no será fácil mantener un equilibrio y una trayectoria coherente. Existirán desequilibrios y, tal vez, muy fuertes. Por eso es importante que os responsabilicéis. Estáis preparando un trabajo de futuro, un trabajo que desde ahora mismo tiene que ser preciso, correcto, y concreto. Si asumís la parte de responsabilidad que os corresponde, si cada individuo soporta el peso que le es correspondido soportar, entonces la fuerza que se ejercerá a un nivel mundial, socialmente hablando, será muy elevada. Como grupo, tenéis reservado un trabajo que solo vosotros podréis decidir llevarlo a cabo cuando os sintáis verdaderamente preparados. Nosotros no os vamos a decir haced esto o aquello, sino que lo vais a decidir o no vosotros, pero en ningún caso nosotros. Aunque si trabajáis con ilusión, con ganas de hacer bien las cosas, de vuestro interior nacerá una gran fuerza energética arrolladora, que os medirá al mismo nivel que al resto de equipos que se están formando en el mundo. No seréis ni más ni menos que nadie. Sencillamente seréis.
1 El Tiempo es una imagen móvil de la eternidad. Platón.

Anuncios

EL COSMOS: LA DUALIDAD – monografía de filosofía Cuántica tseyor 2

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

2. EL COSMOS: LA DUALIDAD

El Cosmos es fuente de vida. De vida eterna, puesto que su duración es infinita, porque parte del infinito espacio creador. Y en ese infinito se dan cita innumerables estados energéticos. Y, aunque parezca que existe la paz y la tranquilidad en esos espacios siderales, en realidad no es así. Es un caos de energía, de múltiples energías. De estados constantes de alteraciones energéticas, de púlsares que están constantemente emitiendo energía radial en toda la gama de frecuencias o de vibraciones que, hasta el infinito, podemos ser conscientes. Y de ello, la expresión de que el mundo y su universo están en constante expansión. Claro que no es una expansión volumétrica sino esferoidal, eso es, en espiral. Esta expansión ocupa cada vez más espacio, pero en su traslación, que no en su rotación.

Si esta expansión, a la que vuestros científicos han dado como referencia, fuese literalmente descrita como expansión, entonces deberíamos tener en cuenta que nuestro volumen físico estaría también en expansión constante. Por lo tanto, seríamos más y más espaciosos cada vez, y no es así: la expansión es en espiral, lo que querrá decir que las vibraciones energéticas pasarán por diferentes dimensiones, aun estando en un espacio tridimensional. Escogeremos un principio cual es el de la escalera -porque nos parece una expresión simbólica apropiada para explicar este proceso-, y ahí es cuando entra en movimiento y en actividad la formación de los mundos, la formación de los universos, el equiparamiento con las multidimensiones de que consta la naturaleza toda en el Universo. Claro está, el principio del Cosmos, de este gran organismo planetario, es el mismo que en el microcosmos, porque las reglas que lo rigen son exactamente iguales e idénticas al macrocosmos. Por lo tanto, este universo que nos rodea y nos envuelve debe partir del mismo principio, eso es, del electromagnetismo. Y en este último, actúan por consideración otros aspectos que lo hacen vivencial y físico, lo materializan, por decirlo de algún modo. Y esa materialización obedece a un trabajo atómico, a un valor atómico: se seleccionan los átomos en función de unos principios, de unos valores. Estos átomos, comprenden diferentes posiciones aritméticas y matemáticas. Por tal motivo, el Cosmos está repleto de valores atómicos que por alguna razón se aleccionan, se seleccionan, se ordenan, se fusionan, dando paso a valores atómicos diferentes, que actuarán produciendo un valor lo suficientemente denso como para ser considerados como gases. Más tarde, estos, se corresponderán con otras densidades diferentes, transformándose en lo que conocemos como masa. Así, nuestro Cosmos, nuestro Universo, se irá plagando de conceptos y valores atómicos indeterminados. Esta “siembra” dará lugar a creaciones, y estas, a su vez, darán paso a las estrellas, a sus planetas, a sus asteroides, a sus cometas… Y así sucesivamente, hasta que por motivos que podríamos decir desconocidos hasta ahora, unas fuerzas inexplicablemente explicables para nuestras mentes, ordenan ese caos, lo seleccionan y lo dotan de vida y se sustentan en unos valores primigenios, atómicos, que dan lugar a la formación de diferentes capas vibracionales o dimensionales en esa circunvalación en espiral dentro de ese misterioso holograma cósmico.

 

CONCEPTOS BÁSICOS – monografía de filosofía Cuántica tseyor 1

Conceptos básicos

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

Holograma
Un holograma es una foto tridimensional hecha con la ayuda de un rayo láser. La tridimensionalidad de estas imágenes no es la única característica notable de un holograma. Por ejemplo, si el holograma de una rosa se corta por la mitad y a cada mitad se la ilumina con un láser, se ve que cada mitad tiene la figura completa de la rosa. Ahora, si esa mitad es dividida de nuevo, cada pedacito de la película contiene una versión más pequeña pero intacta de la imagen original. A diferencia de las fotografías normales, cada parte de un holograma contiene toda la información que se encuentra en el todo.

Física cuántica
Se refiere a los cuantos o relativo a esta unidad mínima de energía.

Electromagnetismo
Parte de la física que estudia las acciones y reacciones de las corrientes eléctricas sobre los campos magnéticos. El concepto cuántico comprende toda una gama infinita de propiedades, porque el electromagnetismo consta, a su vez, de infinitas dimensiones energéticas. Estas dimensiones, o multidimensiones, pertenecen a un espacio ietizado po el eletoagetiso vía hologaa ósio, uo proceso ha sido generado por el espacio atemporal, es decir, en un espacio cero o absoluto o infinito. Así pues, todo el concepto cuántico parte de la creación no manifestada. En el transcurso de ese espacio cero, que es eterno, se originan unos procesos que podríamos denominar pensamientos trascendentes, lo cual significa pensamientos únicos y absolutos -claramente diferenciados de aquel pensamiento intrascendente, intelectual, material- que van a proyectar en un espacio uno u holograma cósmico, una serie de trayectorias. Iagieos u espaio en el que tiene su principio un gran espacio infinito, esto es, que no tiene comienzo. Así, en ese no comienzo, debe existir, en un determinado o preciso momento, un pensamiento trascendente que dé el impulso adecuado, la vibración adecuada. La primera nota musical, que nos permita celebrar, en concierto permanente, una frecuencia determinada para que la creación inmaterial, intemporal, pueda manifestarse libremente en un espacio/tiempo determinado. Y esta frecuencia vendrá dada en el espacio temporal por la nota musical LA. Esta nota lleva implícita la correspondencia con el infinito, con el principio cósmico, y dará comienzo a toda una proyección energética, electromagnética y de vivencia cuántica. Porque partiendo del principio cósmico infinito, esta nota se irá replicando en octavas cada vez más altas infinitamente.

 

CUENTO DE LA MICROPARTÍCULA CURIOSA TSEYOR

Existía hace tiempo una micropartícula, muy curiosa. Existía, podríamos decir, por decir algo, porque en realidad no existía dicha micropartícula. Pero en cambio, de pronto, un día la curiosa micropartícula piensa, por decir algo también, porque piensa sin pensar, y no se le ocurre otra cosa que intentar reconocerse, verse a sí misma. Porque curiosa como es dicha partícula tiene, entre comillas, “necesidad” de reconocerse.

En ese instante mismo, recibe la ayuda de Fractal-Om. Fractal-Om es y no es. Pero en realidad a veces es como un embudo que atrae hacia sí la partícula. Y le insinúa, a nuestra curiosa micropartícula, que si quiere reflejarse en un espejo y observar su gran belleza, lo único que tiene que hacer es penetrar por ese embudo, por sí misma.

Y ella como curiosa y confiada que es, decide hacer caso a dichas sugerencias y penetra en el abierto embudo, que la acoge y la introduce.

Pero ¡ah!, en su interior cada vez el embudo es más estrecho y nuestra querida micropartícula se encuentra atrapada. No puede ir hacia atrás y Fractal-

Om le indica que si quiere realmente reflejarse en su propio espejo, tiene que atravesar ese punto e ir hacia delante, y que en cuanto lo haga, podrá ir y venir a voluntad, pero antes tendrá que dar ese paso.

Así que la partícula se decide y da un paso adelante y se encuentra en la otra parte, siendo expulsada a través de un embudo invertido. De Fractal-Om digamos que es como un doble embudo, en forma de 8, como símbolo del infinito, por decir algo también.

Allí la micropartícula se encuentra otra vez sola, sin nada, sin nadie. Pero Fractal-Om le dice: “mira en tus alforjas, allí encontrarás algo que puede ayudarte en lo que buscas”. Y ¡oh sorpresa!, en sus alforjas halla solamente hidrógeno.

Con ese hidrógeno la micropartícula entiende que es la única herramienta con la que va a poder cumplir sus deseos. Y ese hidrógeno, ese átomo primigenio, empieza a acelerarse. Y se genera una gran explosión, una gran expansión.

Y entonces la micropartícula, a través de la gran explosión producida por dicho átomo, empieza a replicarse porque no ve otra solución para hacer frente a

tal avalancha de energía. Se acomoda en el átomo y empieza a vibrar intermitentemente. Claro, estamos hablando de la intermitencia cuántica.

Dicha micropartícula empieza a ir y venir. De un mundo en el que no hay nada, que es la Nada, penetra a través de Fractal-Om y se convierte en energía,

en átomos. Y va y viene constantemente, intermitentemente, y al mismo tiempo creando réplicas de sí misma.

Y al mismo tiempo también, el hidrógeno va actuando atómicamente generando otros compuestos. Y se va creando la materia, los universos…

Y así, en esa intermitencia, la micropartícula se refleja. Se refleja en la materia, en toda la materia. Y de sí misma crea la vida.

enbudofractal

Libro de cuentos de TSEYOR

http://tseyor.org/biblioteca/libros/pdf/Los%20cuentos%20de%20Tseyor%20A4%2016ed.pdf?dl=1

Síntesis de Auto observación (Monografia de Tseyor)

VIDEO RECOMENDADO: AUTOOBSERVACIÓN CLAVE DEL DESPERTAR

TALLER DE AUTO-OBSERVACIÓN DE SEIPH

Conversación Interdimensional núm. 240 (9-1-2009)

Seiph

Continuando con el tema de la auto-observación, voy a mandaros un ejercicio o taller para que lo apliquéis en la intimidad de vuestras personas.

Dicho taller tiene que ver con la auto-observación, muy importante, pero que muy importante, terrícolas queridos, y muy sencillo a la vez. Pero sus resultados son poderosísimos. Volcad vuestro pensamiento, constantemente, de instante en instante, en vosotros mismos y en vuestras circunstancias. Y el resultado es que llegaréis a recopilar todo vuestro deambular.

Llegaréis al final del día recordando todo cuanto vuestros sentidos hayan detectado a vuestro alrededor: personas con las que hayáis hablado, alimentos que hayáis ingerido, pensamientos que hayáis tenido durante el día, personas con las que os habéis cruzado ocasionalmente, etc, etc.

Os daréis cuenta, poco a poco, cómo ese grado de consciencia se va instaurando en vuestra psicología. Empezaréis a despertar verdaderamente.

Me consta que tenéis todas las capacidades. No hay nadie aquí que no sea capaz de hacerlo. No hay nadie aquí que no sea capaz de liberarse, por eso hablo con conocimiento de causa. Vuestra asignatura diaria será, después de una jornada de trabajo, recapitular todas vuestras acciones y recordarlas exactamente a cómo se han producido. Esto, en un principio, puede parecer dificultoso, pero la mente está preparada para ir ampliando neuronalmente sus capacidades, y os llegaréis a acordar de todos los detalles, hasta el más nimio. Creo que entendéis mis planteamientos.

Cuando esto se convierta en un ejercicio psicológico y dé su fruto, instantáneamente lo vais a comprender, porque será en sueños cuando os daréis cuenta del estado en que estáis.

Os daréis cuenta de vuestro estado y, libres de la pesada carga de vuestro cuerpo físico, podréis acceder a cualquier punto de mis archivos de datos. Y yo os recibiré en una realidad virtual cómoda, para que podáis aprender y recabar información.

Así es que, terrícolas queridos, es vuestra la decisión, es vuestra responsabilidad creer o no creer en mis informaciones, y de vosotros únicamente depende el que seáis capaces de transformaros en libertad.

3.32 APRENDIENDO A SER OBSERVADORES

No es ningún obstáculo el aprender a amar. Sí lo es el odiar, el desengañarse, el establecer paralelismo con otros u otros aspectos del mundo tridimensional.

En realidad la posibilidad que existe para encumbrarse hacia un planteamiento objetivo es muy fácil, basta con prestar atención, estar despiertos, ordenar nuestras ideas, dejar la dispersión a un lado, centrarse en nuestros objetivos.

¿Cuáles creéis que son vuestros objetivos aquí y ahora?, ¿trabajar para el día de mañana, para obtener una buena pensión o jubilación?, ¿mantener un cuerpo sano para llegar a una vejez placentera?, ¿acumular bienes materiales…? Creo que este no es el objetivo. Todo este planteamiento es erróneo desde un principio, nada debéis programar. Hablo desde mi particular punto de vista, nada debéis proyectar.

Debéis vivir completamente al día. Hoy es hoy, mañana será lo que tenga que ser, pero mi mente, nos diremos en nuestro interior, seguirá apacible, equilibrada y, ¿por qué no?, feliz. Pensando que como cualquier criatura del universo estamos viviendo. Y, en ese vivir día a día, y en ese fluctuar de impresiones, junto con la auto-observación correspondiente, nos lleva a contemplar nuestro mundo como un mundo realmente exquisito.

Exquisito también porque podemos comprender el proceso que sigue nuestro hermano, tanto si está muy arriba como muy abajo del escalafón social. Comprendemos también al otro en sus reacciones. Podemos comprender verdaderamente el amor que existe en todos y en cada uno de ellos.

Con el apaciguamiento de nuestros sentidos, con la tranquilidad de espíritu, observemos el pasar de las horas de nuestro tiempo, del aquí y ahora, como un discurrir fluido. Y observemos la naturaleza tal cual es. Tanto si estamos en la selva como en la jungla urbana, todo es digno de observarse.

Si aprendemos a ser observadores y curiosos hasta de lo más sencillo y simple, descubriremos en cada una de esas cosas la gran belleza, el enorme sentido que tiene cada una de las cosas que nos rodean. Y no hablemos de los minerales, de los vegetales, de las plantas, de los animales y, por excelencia, del humano atlante. Cada una de esas porciones de vida, apreciándolas verdaderamente, observándolas, llega uno a comprenderlas verdaderamente. Y las cosas mismas le hablan a uno y le dicen cómo debe funcionar y fluir en este mundo tridimensional.

Mirad que es sencillo, fijaros que estoy hablando únicamente de observación. Abrid bien los ojos, todo lo que veáis en este mundo es digno de observarse y de aprender de él.

Tan solo el salir de casa, de vuestros hogares, el vecino con el que os encontráis, os saludáis. Lo observáis cómo va vestido, cómo va peinado. Cualquier incidente, una puerta que no se abre adecuadamente o que se cierra haciendo un gran ruido. Aquel vehículo que pasa por la calzada rápidamente, excesivamente también a veces. Todo esto nos puede llamar la atención y observarlo. Aquel hombre con su maletín y con prisas para ir a su trabajo, o aquella ama de casa o madre de familia llevando a sus hijos a la escuela. El tendero cuando nos sirve, o en la cafetería cuando uno se toma un café o desayuna. En el trabajo, con nuestros compañeros y compañeras. En los lugares de diversión o de ocio. Aquel pequeño detalle, aquella figura que vemos en un escaparate, aquel cuadro, aquella obra de arte, aquel papel tirado en el suelo y que se lo lleva el viento. Cualquier cosa es interesante y es un gran mundo de observación. Y todo eso no lo vemos.

Ese es el error, no vemos nada porque andamos buscando algo que no sabemos qué y, en la búsqueda de ese no sabemos qué, no vemos lo que estamos haciendo. Y ese es el gran error, y por ahí empieza el olvido.

Verdaderamente cuando uno es observador de todos los detalles que acontecen en su vida, y profundizando aún más en el aspecto psicológico, se da cuenta de los pensamientos que en todo momento aparecen y circulan por su espacio mental, se va reconociendo interior y exteriormente. Y entonces empieza a aparecer el espíritu de hermandad, porque uno se va volviendo consciente. Esa consciencia perdura incluso en los estados oníricos. Esa consciencia perenne, nos permite fundirnos conscientemente en el mundo de los sueños y comprobar en ese estado otros estados paralelos. Y así el hombre atlante, el humano atlante crece y se hace adulto, y madura. Y se prepara para ese futuro que está aquí y ahora y, al mismo tiempo, con su energía permite que otros se sumen a esa corriente de hermanamiento.

Cuando el hombre y la mujer de vuestra generación se dan cuenta de que han llegado a este punto, se olvidan de todo, excepto del  trabajo interior. Y luego sí, luego avanzan por ese camino sin camino pidiendo a los demás que les sigan. Porque están convencidos, porque así lo están experimentando, y les llevan. Y les inducen a un camino de progreso y de claridad mental y de iluminación.

Les llaman a sus puertas y les dicen: “ven conmigo, sígueme, que te voy a llevar al cielo, a tu propio cielo. Pero cierra la puerta y deja atrás eso tan pesado que es tu pensamiento pendiente únicamente de no sabes qué”.

Así uno va haciendo camino codo a codo, y así uno va arrastrando a su hermano hacia esa cima, simbólica pero que sin duda alguna es la cima donde se halla la liberación auténtica del pensamiento humano atlante.

3.60 NO DEBEMOS ESPERAR QUE NADIE NOS SIGA

Cuando iniciamos un camino espiritual no esperamos, o no deberíamos esperar, que nadie nos siguiera. Tan solo deberíamos pensar en trasladar a los demás ese punto de luz que tal vez les sugiera avanzar por sí mismos en ese camino sin camino.

Entonces, si tu consciencia te permite observar dichos efectos, andarás por ti misma sin esperar reacciones en los demás, en el aspecto de participación. Tú andarás tu camino a través de la auto-observación, a través de tu propia consciencia en el camino. Esto te permitirá dar luz a los demás para que ellos se referencien en el camino, pero no vas a andar por ellos, cada uno hará su camino.

En caso contrario, si esperas la participación de los demás, estás poniendo en ello el deseo. Y el deseo es un apego. Y el apego sería evidentemente un signo de que no se aplica debidamente la autoobservación. Y, si este fuese tu caso, amiga mía, deberías plantearte el porqué de ello, por cuanto si te sientes o te sintieres defraudada por la poca participación de los demás, ello evidentemente evidenciaría que no estás trabajando adecuadamente, por todo lo dicho anteriormente, claro está.

Monografia completa:

http://www.tseyor.com/libroautobservacion.pdf

 

CURSO HOLÍSTICO TSEYOR: Las 12 Esferas del Universo

CURSO HOLÍSTICO TSEYOR: Las 12 Esferas del Universo

A través de Internet

TOTALMENTE GRATUITO

Curso iniciático en 7 sesiones para el despertar de la conciencia.

Un compendio de los mensajes recibidos de nuestros Hermanos del Cosmos. Son mensajes energéticos que ayudan al despertar.

La energía de las Doce Esferas sólo se puede recibir asistiendo al Curso, que se imparte ONLINE por Internet.

El material que se entrega es solo una guía, el curso es la energía de la interacción generada en el grupo.

Temario:

  • El error Atlante
  • Unidad en la diversidad
  • La hermandad  como camino
  • La Nave Interestelar TSEYOR
  • Extrapolación mental
  • Herramientas para el despertar
  • Contacto con nuestros Hermanos Mayores

“Asistir es una transferencia de energía vivificante y estimuladora de la comprensión”

Shilcars, del planeta Agguniom

Sesiones lectivas:

  • A través de internet, en sesión grupal ONLINE.
  • Una o dos veces por semana según país o huso horario, para mayor posibilidad de elección.
  • A través del programa gratuito Paltalk (www.paltalk.com)

Toda la información sobre el curso, presentación, horarios, material: http://www.tseyor.com/pag_proyectotseyor.html

Ángeles

Del glosario terminologíco de TSeyor: http://tseyor.org/biblioteca/libros/glosario-terminologico.html

Ángeles.- No existcn ángeles, ni demonios. Existen niveles de vibración, pues el Todo absoluto está compuesto de una vibración infinita y correspondida a través de elementos, que por medio de su propio pensamiento son capaces de aparecer en un espacio físico tridimensional, para continuar en un proceso retroalimentario. Los ángeles, las jerarquías cósmicas de las que se habla, son niveles de vibración diferentes dentro de un todo. Lo que conocemos por ángeles son réplicas de nosotros mismos mismos en diferentes estados vibracionales, porque en el Absoluto no existe diferenciación. Somos todos iguales, somos todos nada. A veces llamamos ángeles a los seres que nos protegen durante la vida, en realidad sería mejor llamarlos hermanos mayores que realizan esta función de guía y protección para cada persona

Hermanos mayores.- Forma de denominar a los seres humanos que han alcanzado un nivel evolutivo superior a nosotros. Como tales son humanos y pertenecen a nuestro mismo esquema evolutivo, aunque residan en otros planetas o tengan morfologías externas diferentes a las nuestras. Estos hermanos mayores tienen una misión de tutela sobre nosotros, como ocurre en toda familia. Los hermanos mayores viven la mayor parte de su tiempo en meditación y en extrapolación, para realizar un arduo trabajo espiritual de compenetración con los distintos mundos en los que se mueven. En esos mundos surgen problemas, dificultades y contrariedades y tienen que mantener el equilibrio para no verse sumidos en las infradimensiones. (

Guías estelares.- Hermanos mayores de la Confederación de Mundos habitados de la Galaxia, con los que tenemos contacto telepático y que nos dan referencias y sugerencias sobre nuestro trabajo evolutivo. Pertenecen a distintos niveles vibratorios: H1, H2, H3… En la primera etapa del grupo,
destacaron como tutores Melinus y Ostracita. Después fue tutora Sili-Nur y su equipo, formado por Icotrem, Aluxpen, Olion, Exael. Los Peques del espacio continúan trabajando con nosotros en la actual etapa del grupo. En la segunda etapa, el tutor actual es Shilcars, y sus colaboradores Melcor, Aumnor, Orsil, Noiwanak, Mo y Rhaum. Su maestro es Aium Om. También ha colaborado con el grupo Eanur Om, que desde el tercer cielo nos ha dado algunos talleres, como H3. Hay que citar igualmente a los coordinadores de las bases: Jalied, Orjaín y Rasbek. (Véanse las nombres citados, Hermanos mayores, H1, H2, H3)

Guías personales.– Los guías personales son las personas o entidades más evolucionadas que nos orientan sutilmente en nuestro deambular tridimensional. En el momento presente están expectantes, están pendientes de ese cambio y transformación, están esperando que por nosotros mismos lleguemos a consolidar ciertas actitudes, que hagan posible que ellos puedan permanecer de una forma consciente en nuestro entorno. En estos momentos, el cambio es muy superior y nuestros guías se ven ya imposibilitados para coadyuvar en dicha gran transformación. Por eso delegan tales cuestiones.

H1.- Seres humanos del cosmos que están a una escala vibratoria por encima de nosotros. Las naves con las que viajan por el cosmos están fabricadas de titanio. (Véase Hermanos mayores, Guías Estelares)

H2.- Seres humanos del cosmos que están a dos escalas vibratorias por encima de la actual humanidad de la Tierra. Las naves con las que viajan por el cosmos son plasmáticas, están construidas con el pensamiento. (Véase Hermanos mayores, Guías Estelares)

H3.- Seres humanos del cosmos que están a tres escalas vibratorias por encima de la actual humanidad del planeta Tierra. Sus naves son invisibles, pues están por encima del pensamiento. Tienen una importante función en la Tríada, y la realizan sin ser advertidos, pues no los podemos captar con nuestro pensamiento. Sus cromosomas se dividen siguiendo la pauta del tres. Eanur Om es un ser humano de este nivel. (Véase Eanur Om, Hermanos mayores, Guías Estelares)

 

Nube de etiquetas