Just another WordPress.com site

3. EL ESPACIO CERO Y EL QUANTUM

“Estamos aquí por un plan concreto, conciso y diverso, para seguir la norma común de la Energía”.

“Energía, una única e indivisible energía, que partiendo de una zona inexistente que podemos denominar Espacio Cero, se transforma en el Espacio Uno, (del otro lado del embudo del cuento de la micro partícula curiosa). Conformándose un espacio-tiempo, en el que nos ha tocado vivir, aquí y ahora, un presente eterno. Un presente adornado de subidas y bajadas, de perfección e imperfección, de alegría y dolor, de amor y odio, de positivo y negativo…”

“Y así como el día y la noche parten de un único principio que es la eternidad del tiempo, simulándose un efecto para darnos a entender que ambos existen, de esa misma forma, parte el Principio Creador. Haciéndonos creer en nuestra ilusión que  somos algo diferente, algo ignorado, algo casual; pero en definitiva somos lo que Él ha querido que seamos: energía, vibración, amor”.

“A partir de la idea en la que resumimos el Todo como el Amor, podemos intentar averiguar cómo ese Amor se sirve de todos nosotros para hacernos comprender, y esperamos que un día podamos así lograrlo del todo, que en la base del Amor se encuentra el coeficiente eterno de la indivisibilidad como espacio creativo cero”.

“Y, partiendo de él, se multiplica hasta el infinito en ecuaciones, en conceptos matemáticos, para dar a luz a una única expresión: amor bajo el denominador común de la totalidad, de la eternidad, cuyo cociente es igual a cero, igual a nada”.

“Cada uno de los puntos de este gran holograma cósmico cuántico parte de un principio infinitesimal. Principio cuántico por su pequeñez, por su infinita pequeñez. En particular, de este mundo cósmico finito e infinito, parte el denominador común de que lo que es arriba es abajo, y de lo que es abajo es arriba. Y todo ello estará en función de un minúsculo elemento llamado quantum”.

 La exhalación del absoluto

Partiendo del absoluto que esta en el espacio cero, increado (adimensionalidad)[1], surgió, el universo, el todo tangible, como una exhalación cósmica, cruzando por el embudo del fractal Om[2]fragmentándose hasta el infinito en el espacio-tiempo, para llegar al otro lado, a los mundos tridimensionales de experiencia y aprendizaje que en su minúscula parte, llegando a nuestros átomos a  nuestra micro partícula, no somos más que energía en constante movimiento en un vacío infinito o digamos espacio cero. Eso significa que somos energía yendo y viniendo, siendo y no siendo en cada instante, en este tiempo real llamado eternidad, del cual  nuestro ser  autentico o replica genuina es su representación ya que esta fuera del espacio tiempo, y del otro lado tenemos el tiempo simbólico ilusorio en la tridimensionalidad.

“Así, ¿cuál es la interpretación básica que se tiene en la matemática moderna, en la física cuántica, acerca del quantum? El quantum en su infinita pequeñez hace que todo exista y nada exista a su vez”.

“La Verdad está en el conocimiento que encierra lo más pequeño. Y la humildad de saberse minúsculamente pequeño es el principio y la puerta que os ayudará a traspasar esa barrera mental impuesta por siglos y siglos de oscurantismo. A través de ahí, por lo más minúsculo, vais a penetrar en el gran universo creador. Vuestra mente va a abrirse a ese espacio creador.

“No olvidéis, insisto, como algo muy importante en ese gran viaje cósmico, la humildad que debe coronar todos vuestros actos. Junto a la valentía con que afrontéis la vida diaria, al amor que deis a vuestros semejantes, al rechazo a cualquier pensamiento de animadversión hacia cualquiera de vosotros, al amor por los animales y plantas, ríos y mares, a vuestro planeta entero y al Cosmos. Esta es la llave que os va a abrir la puerta de acceso al gran Conocimiento”.

“Nada se os va a dar regalado. Nadie va a beneficiarse si no le corresponde

este proceso, pero quien tenga que disfrutarlo, quien tenga acceso a ello, nadie

va a arrebatarle su derecho. Derecho por otra parte cósmico, derecho que se asigna a todas y cada una de las criaturas humanas que, por el sólo hecho de

pertenecer a la raza humana, son acreedoras a este bien”.

“La eternidad no es más que la ausencia de tiempo y espacio. Aunque al efecto de la curvatura del espacio-tiempo lo podemos denominar experiencia tridimensional. Esto es, fragmentar hasta el infinito el espacio-tiempo dentro de una eternidad”.

“Es evidente que existen la eternidad y el espacio-tiempo. Y, en este último, existe la posibilidad de fragmentarlo, de crear sistemáticamente etapas, frecuencias y vibraciones en ecuaciones distintas[3], con que hacer frente al conocimiento de la termodinámica, a la cuántica en su concepción más profunda, a la física, al concepto matemático más puro y, precisamente, todo esto puede llegar a existir por estar inmersos en un presente eterno.”

Monografía completa:

http://www.tseyor.com/filosofiacuantica.pdf


[1] Ver grafico de la primer parte de esta serie de síntesis de filosofía cuántica “realidades”

[2] Ver cuento de la micro partícula curiosa

[3] Ver grafico de la primer parte de esta serie de síntesis de filosofía cuántica “Interdimensionalidad”.

Advertencia: Esta serie de entregas de la monografía de filosofía cuántica de tseyor fueron realizadas para la comprensión, y que libremente decidí compartir. Contiene textos tanto de tseyor como realizados por mi persona que no necesariamente pertenecen a tseyor pero que como Muul águila de Tseyor puedo realizar  con el debido permiso y asistencia de la confederación. Apuesta AtlantePM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: