TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Archivo para la Categoría "Pensamiento"

El Pensamiento trascendente y el pensamiento intrascendente – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 33

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

33. El Pensamiento trascendente y el pensamiento intrascendente

guia estelar Aluxpen tseyor

Recordemos que el átomo pertenece al Espacio Uno, que es el correspondiente al mundo tridimensional o físico y el fractal al Espacio Cero o mundo adimensional, imaginativo y absoluto, por el que transcurre a su vez un mundo físico tridimensional o Espacio Uno.

El fractal, si bien puede parecer que sigue un procedimiento muy complejo o complicado, en definitiva es muy sencillo. El mismo parte de una premisa importante y clarificadora, cual es poder equilibrar dos partes superpuestas de una misma realidad: materia y espíritu.

Por material podemos referirnos al pensamiento intrascendente, al concepto de causa y efecto, acción y reacción, blanco y negro, positivo y negativo, etcétera.

El pensamiento trascendente se da por añadidura cuando, a un nivel consciente, nos damos cuenta exactamente del grado de realidad o de irrealidad en el que vivimos. Por supuesto, que la Realidad se da al ser conscientes, en cualquier instante, del concepto vivencial o existencial.

Por otra parte, el pensamiento intrascendente deberá reconocer, algún día, que es intrascendente, que es ilusorio, que es circunstancial y, por lo tanto, predeterminado.

Y en ese momento, el ser humano alcanzará un grado de posicionamiento psicológico determinado, permitiéndole vislumbrar, como si de un gran fogonazo iluminador se tratara, que la realidad que está buscando en su vida, en su existencia, los porqués de su existencia, no existen. Tan solo tienen cabida en su ilusorio estado mental u oscurantismo secular.

Sin ese par de opuestos que forman parte de la dualidad universal, el mundo físico tridimensional no sería posible. Como tampoco tendría razón de existir el Espacio Cero y, por lo tanto, nada existiría para nosotros.

La pregunta es si el fractal actúa como consciencia para restablecer el equilibrio en la dualidad. La respuesta es sí, por cuanto el medio por el cual el fractal los armoniza es por la comprensión profunda, largueza, perseverancia, humildad, coherencia.

A partir de estas premisas, el fractal actúa por sí mismo en función de sus propias órdenes. Estas, lógicamente, han revertido a través de dicha lógica y coherencia, y de unas necesidades propias. Y que le son propias a través de su propia autoconsciencia.

En la moderna tipología cuántica, entenderemos que el fractal es el Bien Amado, el Absoluto, el Creador, el Omnipresente, Dios.

Podríamos participar de ese conocimiento, aquí y ahora, basándonos en conceptos superiores en razonamiento y exposición de ideas y hablar, asimismo, de matemática, de geometría, de altas cotas numéricas o algebraicas. En el fondo, todo cuanto pudiéramos enunciar, explicar, informar, referenciar, únicamente engrosaría vuestro conocimiento adquirido y este no es el caso, pues poco ayudaríamos en la comprensión profunda. Ciertamente y en el fondo, ese conocimiento ya lo poseéis.

De cualquier forma, iba a resultar muy difícil llegar a comprender el significado intrínseco de la propia intuición. Como también el origen de Dios o Absoluto y el significado de la Nada.

Podremos deducir, con ello, que habrá algunos aspectos en los que nuestra mente racional no tendrá acceso y, por lo tanto, mejor cesar en el intento vano de entender por ese medio. Ya que la búsqueda de dicha comprensión nos va a llevar por caminos laberínticos muy difíciles y retrasar así nuestro ascenso indefinidamente.

El equilibrio de los hemisferios cerebrales por medio del átomo, el fractal y la energía – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 32

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

32. El equilibrio de los hemisferios cerebrales por medio del átomo, el fractal y la energía

guia estelar Aluxpen tseyor

Estamos en vías de una apertura mental sin límites. Estamos en una época en la que es posible poder hablar del espíritu y de la materia, o de la espiritualidad, bajo el prisma del átomo, desde la física o mecánica cuántica y de su exponente más representativo como es el fractal.

Como particularidad más específica del átomo, decir que en él anida el don de la creatividad, el principio de la vida, la enseñanza gnóstica, el Todo, el Absoluto.

Bien es cierto que por ahora la única evidencia científica que tenéis del átomo es puramente deductiva. Sin embargo, observando el comportamiento de sus partículas, es posible conocer mejor el átomo por sus efectos sobre otras partículas y, a la vez, intuir los principios de la energía radial que se encuentra en todo el Universo.

Con respecto al fractal, este es un modelo de estructura con que la Naturaleza se sirve para procurar una transformación de nivel evolutivo.

Sabemos que las formas de los fractales son siempre réplicas de sí mismos, por lo que ampliando una de sus zonas seguiremos viendo la misma forma, y a una nueva ampliación, le seguirá la misma pauta, igual semejanza. Y cualquier parte de su estructura va a aparecer idénticamente igual a la estructura global.

Conocemos también que el cerebro humano consta de dos hemisferios. Uno, el intelectual, que es el del movimiento, el de la acción reacción. Y otro, el de la intuición, que es el del pensamiento trascendente, inspiración o creatividad en suma. Estos dos hemisferios forman parte de la dualidad del Universo, tanto del infinito grande como del infinito pequeño. En realidad, dichos hemisferios son la clave de la participación atómica a un nivel infinitesimal vía fractal.

A través del fractal y de la participación de la Energía que invade todos los cuerpos, tanto visibles como invisibles, se equilibra esa dualidad. La relación Causa y Efecto forma parte de ese simbólico par y nuestro objetivo en la vida es, sin duda alguna, el equilibrio para llegar a la comprensión profunda, a la creatividad, al Absoluto.

caracol

LA SUPERPOSICIÓN DE LA MENTE EN DIFERENTES PLANOS – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 31

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

31. LA SUPERPOSICIÓN DE LA MENTE EN DIFERENTES PLANOS

guia estelar Aluxpen tseyor

Básicamente lo que nos interesa a todos, y sin restar importancia a este mundo tridimensional, es empezar a experimentar la realidad de ese otro mundo rico en percepciones, que va a proporcionarnos un mejoramiento espiritual. Os preguntaría, ¿qué entendéis por manifestación crística?

La manifestación crística es una gota de agua en el océano, es un grano de arena en el desierto, es el universo, es la suma de todas las galaxias… es todo.

La manifestación crística se refiere a un pronunciamiento cósmico, a un “sabelotodo cósmico”, que ha permitido que cualquier parte de ese Todo signifique lo mismo en su totalidad.

Y ahí entraríamos en disquisiciones intelectuales, tal vez absurdas, tal vez más o menos acertadas, pero en el fondo la realidad es que todo comprende al Todo. Y esto significa que la más pura esencia de materialismo forma parte inclusive de ese Todo, en el que podremos maniobrar y mejorar expectativas cuando sepamos valorar en toda su extensión dicho elemento.

Empezad a considerar la posibilidad de mejorar vuestro intelecto profundo, a base de llegar a comprender algún día que la clave de la situación vital, ya sea inhóspita o agradable, ya sea feliz o desgraciada, ya sea rica o pobre, mejorará en un factor único y polivalente que será el de la comprensión absoluta.

Aprended a observar no ya solo vuestro interior a través de la autoobservación psicológica, sino también vuestro contorno, y en él a vuestras otras realidades, que lo son, pero que no veis. Digamos que la energía fluctúa en diferentes oscilaciones de onda y repercute en nuestros sentidos y en nuestras impresiones.

Por ese motivo, por ejemplo, aquel pensamiento que os ha predispuesto a la meditación será, tal vez, un pensamiento que un hermano os habrá dirigido a tal efecto. Y por qué no, una exuberante acción dirigida hacia la emancipación de los sentidos, será acaso también la aproximación de pareceres de otro pensamiento. O bien, un sentimiento de odio o de miedo, o de indefensión, puede que sea producido por un pensamiento de ese mismo nivel, que actuará en vuestra mente facilitando esa repercusión e introversión.

En cierta forma nos dejamos influir por presencias, por manifestaciones… por todo. Ahí también está la manifestación crística, y esto quiere decir que nuestra mente, como potente faro y al mismo tiempo imán con que relacionarse, referenciarse de su entorno y de su interior, repercute asimismo como un eco hacia el infinito cualquier tipo de manifestación.

Démonos cuenta de cómo actúan dichas energías en nosotros, haciéndonos variar de pensamiento y de acción, cambiando nuestro malhumor en una alegría, o en llanto o pesar o bien en una evocación espontánea de inspiración.

Un mundo de energías u ondas electromagnéticas que no descubriréis con vuestro intelecto, con las formas habituales de pensamiento, con el sí o el no, con la dualidad.

Habéis de utilizar otro sistema de captación de impresiones, que lógicamente el intelecto no va a poder realizar por sí mismo. Sensaciones estas que se perciben justo en el mismo momento en que la mente deja de funcionar con sus esquemas tradicionales, con su memoria bifocal o bipolar.

Se trata de sistemas de apercibimiento visual que no obedecen a visión alguna de tipo subjetivo, sino a una visión estereoscópica o en relieve, en la que se observan diversas magnitudes osciloscópicas, bandas de frecuencias de luz, en las que el ojo físico no capta por estar limitado.
No se trata pues de intelectualizar ninguna visión, porque esto es imposible. La realidad, la pura realidad, está aquí y no existen fronteras, puesto que el pensamiento tampoco las tiene.

EJEMPLO DEL PARAÍSO ILUSORIO

EJEMPLO DEL PARAÍSO ILUSORIO

Shilcars, 392, 29-04-2011

campofloresComo en una especie de paraíso estamos todos reunidos. Unos lo ven como un jardín lleno de plantas, flores; otros, como la estructura de una formidable nave plasmática, en cuyo interior puede plantearse cualquier escenario y volverse realidad. Otros, tal vez, lo verán como nada, en un espacio en el que nada existe, pero en cambio notarán la vibración, infinitas vibraciones.

Por lo tanto, para estos últimos les dará igual que sea un jardín, un frondoso jardín lleno de plantas, flores, cascadas de agua, un sol radiante, o bien el interior de una nave en cuyo escenario se representa una unidad de pensamiento. Y digo, les será lo mismo, porque en el fondo lo único que equivale a una realidad es la vibración de las partículas que conforman dicha unidad.

Y en esa extrapolación de pensamiento valdrá la pena prestar atención, porque hay un sinnúmero de pensamientos conformando una amalgama multicolor, con distintos tonos vibratorios, pero que sobresale uno, que es el de la necesidad de enmarcarse en un proceso común de unidad para juntos crear, y recrearnos, escenarios maravillosos.

Esta es la ventaja que tiene el no tener nada, el que nada nos aprisione, nos apegue y nos someta. Porque, lo contrario, cuando estamos pendientes de unas necesidades, de cubrirlas, de unos compromisos sociales, familiares, de trabajo, o de ayuda humanitaria, cuando dichos compromisos llegan a un punto en el que nos someten, y nos esclavizan, entonces perdemos la libertad genuina.

Y luego somos simples marionetas movidos por un sin número de necesidades, todas irreales, todas ficticias pero, haciéndoles caso, en un primer momento nos acallan la consciencia. Sí, acallan solo temporalmente nuestra consciencia porque la misma evoluciona constantemente, vibra, porque así está previsto en la retroalimentación o en el conjunto retroalimentario.

encadenadosolo

Y a la par que se ejerce una poderosa transmutación, esta se transmite a la réplica y avanza por ese espacio, que es nada pero que todo lo puede realizar, transformar, recrear y, además, darle forma para que un conjunto de átomos y moléculas pueda creerse temporalmente que reside en un espacio que le es propio, y en una ilusión que volverá a acallarle la consciencia, creyendo que andando por ese espacio ilusorio ya cumple con su compromiso.

Por eso, muchas conciencias, muchas réplicas, están satisfechas, están tranquilas, cumplen con sus obligaciones y, cumpliendo, pues queda uno ya más que satisfecho y así no tiene que preocuparse de nada más, y deja que todo lo demás vaya apareciendo en su pantalla mental. ¡Y ya se verá!

Así, poco a poco, nos dejamos llevar por la ley de entropía. Ella es quien organiza. Organiza las reuniones con nuestros congéneres, nos dice cómo hemos de actuar en comunidad, qué reglas hay que seguir, cómo es mejor comportarse, qué costumbres o hábitos interesa llevar a cabo para no molestar, para que cada uno esté en su cuadradito, en su punto, en el que no pueda molestar a los demás, y así, de alguna forma, tenerlo también controlado.

Así va pasando el tiempo, y nuestra consciencia, nuestra réplica nos envía vibración: frecuencias determinadas que no asimilamos completamente en nuestra psiquis, y crean en nosotros un estado de insatisfacción.

Claro, y ¿por qué vamos a tener dicha insatisfacción, si estamos cumpliendo, si estamos haciendo lo que está escrito, lo que está previsto, y no nos apartamos del guión? Cierto, pero tampoco improvisamos, tampoco intuimos, tampoco imaginamos. Y tampoco nos damos cuenta que la presión entrópica está actuando en nosotros, y nos vuelve cada vez más insensibles, más independientes, más insolidarios, menos creativos.

CREACIONEn suma, nos somete y nos plantea una solución, que es la adecuada para esa entropía, pero no para la realidad de nuestra consciencia, de nuestra esencia, que es la de ir avanzando en el conocimiento del universo, de lo que realmente somos, de ir aprendiendo de la experiencia y del hombre por el propio hombre.

En ese estado, cuando ya hemos sucumbido y ajustado a una necesidad, que nos viene del exterior pero que asumimos como propia, nos adaptamos al ambiente. Como aquel animal que se adapta a la selva y se nutre de los alimentos que en ella encuentra. Y su cuerpo se transforma, de una forma u otra, en función de las posibilidades de dicha selva.

Sí, efectivamente, estamos hablando de una ley muy inteligente, que es la del darwinismo. Allí, en esa “selva”, los elementos que conviven saben, o aprecian únicamente, aquello que les es factible para la supervivencia. Alientan al ganador, y destrozan, y esta es la palabra verdaderamente, al perdedor. El perdedor no tiene cabida en una sociedad en la que prima el mejor.

Siguiendo en este ejemplo, nos encontramos, pues, en un jardín, esta vez ya sabemos que es totalmente ilusorio, pues tampoco es un jardín.

pelearY en ese lugar impera la ley del más fuerte, del más poderoso. En el poder de la élite sin duda alguna sobresale únicamente el más fuerte, el más poderoso, el más guapo, el más influyente, etc. etc.

Pero en ese mismo jardín también hay un pensamiento destinado a los “niños”, a los que realmente les preocupa muy poco esto de la supervivencia, de ser el mejor, de luchar por el primer puesto. Esta mentalidad infantil les hace únicamente jugar, y en ese juego están.

En ese juego un día, por ejemplo, se atreven a crear pompas de jabón, burbujas, o como queráis llamarle. Y empiezan a jugar con dichas pompas de jabón, con sus multicolores formas, redondas, perfectas, frágiles además, que no perduran, pero que mientras están presentes en nuestro espacio visual nos alegran, reconfortan, y a veces también hace que nos preguntemos, cómo algo tan perfecto, como es una pompa de jabón, puede ser tan sencillo de crearse y deleitar los sentidos.

Esos niños jugando, esos niños pequeños y grandes que juegan y en su imaginación creativa dan formas diversas a su entorno, de ese modo tan sencillo y simple como es la amistad, la unidad, el juego, la ilusión por compartir, disfrutan realmente de su entorno, y también de ese paisaje virtual que les ha tocado vivir.

niñoburbujas

Más hay un sector en ese mismo jardín que tiene otras normas, otras leyes de obligado cumplimiento. De sus leyes, la primera de ellas, la primera norma, es que únicamente disfrutará del paisaje aquel que sea el mejor, el más hermoso, el más poderoso. Todos los demás se irán equiparando al primero, pero habrá entre ellos cierta separación. Y el resto no tiene derecho o no tendrá derecho a disfrutar de la vida contemplativa, del juego.

Y dicho sector observa cómo los de carácter infantil, esos niños de todas las edades, se recrean en ese fantástico jardín, y no se comprende cómo no teniendo nada, no disponiendo de nada, puedan ser tan felices.

Tampoco entiende que ellos, como élite, teniendo tanto poder, no lleguen a ser felices y se sientan, de alguna forma, desgraciados. Pero piensan que tal vez es mejor sentirse desgraciado con poder, que sin poder.

Y ahí se arma el lío. Hay un desequilibrio. Las elites no son felices, a pesar de que lo “tienen todo” y “disponen de todo”. Y, al no serlo, se proponen entre ellos crear la infelicidad en aquellos inocentes “niños” que sin poseer nada disfrutan y son felices.

niñospobres

Y les someten, les privan de lo más mínimo para la subsistencia. Les privan de su trabajo, de su alimento, de su educación… Les dejan a su libre albedrío, pero completamente expoliados.

A pesar de ello, los “niños” continúan siendo felices, y ya no saben los de la elite qué hacer, no entienden cómo es posible que sin nada, sin ningún atributo, sin ningún poder, sin ninguna riqueza, pueda haber elementos que sean felices.

Y esa rueda o espiral se complica cada vez más, pues “si son felices no teniendo nada, vamos a someterlos mucho más, para que consigan riquezas para nosotros, bienestar para nosotros, privándoles a ellos de lo más esencial, al fin y al cabo van a continuar siendo felices, igualmente.”

Y la espiral social cada vez gira más aprisa, y llega un día en que el jardín, tan hermoso, habiendo sido creado por la ilusión de unos niños, empieza a perder su color. Las plantas ya no crecen con ese verdor especial, las flores apenas dan colorido al paisaje, y todo se vuelve triste, callado, silencioso, y empieza a morir de alguna forma ese escenario.

La verdad, amigos hermanos, no puede abusarse en extremo. La vida humana se ha hecho para el disfrute de la consciencia. La vida se ha creado para el disfrute de los sentidos de todos los hermanos en unidad, en fraternidad. En el compartir, en el quererse. Para establecer unas mínimas bases, no para prolongarse en el tiempo sino para catapultarse. Unas mínimas bases que permitan el empuje hacia las estrellas.

libertad

Porque si conseguimos, si el ser humano de esta generación, en este imaginario jardín de flores y de niños haciendo pompas de jabón, consigue el ímpetu necesario, esos niños nunca se verán agredidos, sino al contrario aupados por el resto de niños de este gran y vasto universo.

Porque todos esos niños, con ese pensamiento infantil, pero creativo, imaginativo, y cada vez en evolución consciente, irán apoyándose unos a otros estableciendo nuevas relaciones. Y ya podrán compartir otros jardines, porque serán capaces de traspasar de un jardín a otro, de una dimensión a otra.

Sus cuerpos serán tan formidablemente perfectos, que no habrá barreras para ellos. Todo el universo holográfico, y no olvidemos que todo es universo virtual, será para ellos, para el disfrute de sus consciencias. Porque el universo se ha hecho para el disfrute de las conciencias, para el amor, para el compartir.

Desengañémonos, el universo no se ha creado para sufrir, aunque evidentemente muchos os puedan o nos puedan hacer creer que esto es así.

Que la lucha fratricida, que el hambre, la enfermedad, que la miseria de unos es necesaria para que otros funcionen mucho mejor. Esta es la gran mentira, este es el gran pensamiento que nos invade a todos, pero que muchos, muchos millones de seres atlantes en este planeta, han comprendido que no es verdad, que la vida es para disfrutarla, amando, respetando, y sobre todo dando la mano al más débil, ofreciéndole todo, sabiendo que es un hermano, igual por igual, y que hoy le damos la mano y mañana él nos la dará a su vez, y juntos nos catapultaremos hacia el universo.dar-la-mano

Y lo haremos bajo dos vertientes claramente diferenciadas, una la mental, con ella seremos capaces de pasar todas las barreras, superarlas y reconocernos en cualquier estadio; y otra la técnica, la tecnológica, con nuestra mente seremos capaces de crear aquellos elementos propulsores, mejor dicho replicarlos, en función de nuestras necesidades. Y esto ahondará en el descubrimiento del universo interior y exterior del hombre.

Para eso estamos trabajando los de la Confederación, para eso estamos dedicando horas, días, años, llevando esa palabra cósmica, ese mensaje crístico cósmico a vuestras mentes, para refrescar la memoria. Creemos que es nuestra humilde aportación.

Poco más podemos hacer, si de vuestra parte no ponéis más. Y tenéis que poner más, porque vuestra capacidad es infinita. Y ahora es el momento, amigos hermanos de las estrellas, es el momento en que debéis daros cuenta que el mundo es vuestro, que debéis compartirlo, que habréis de saber desapegaros, y sobre todo adaptaros a las circunstancias del momento.

Bien que antes pudieseis disfrutar de lujosas mansiones, de viajes de ensueño, y ahora os limitéis ante la mirada perdida en la pantalla de vuestro televisor, pero si lo hacéis sabiendo que estáis comprendiendo la situación, y que ahora es el momento de adaptarse a estas nuevas circunstancias, descubriréis un nuevo universo.

Earth-Asia Pacific Region

Para vosotros parecerá un nuevo universo, en realidad, no lo será. No lo será porque habréis descubierto que en la intimidad de nuestro pensamiento, cuando nos desapegamos, cuando nos ajustamos a nuestras necesidades y posibilidades, no llega a nosotros la desgracia, sino la libertad.

Cuando existen en nosotros contratiempos, cuando no alcanzamos aquello que deseamos y creemos que en realidad nos ha llegado la desgracia, no es cierto.

Cuando realmente no alcanzamos aquello que deseamos es precisamente porque no lo necesitamos, porque el universo nos está diciendo que demos media vuelta, que miremos hacia otro lado, porque tal vez, y sin duda así es, el queso estará en otro rincón, en espera de ser descubierto.

http://tseyor.org/biblioteca/libros/los-cuentos-de-tseyor.html

*Imágenes tomadas de Internet, Si hay algún problema en que aparezcan aquí favor de informarnos y la misma sera reemplazada.

Nube de etiquetas