TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Entradas etiquetadas como ‘adimensionalidad’

Cubo del Flujo del Pensamiento

Cubo del Flujo del Pensamiento

Este cubo lo recibí durante una extrapolación a la adimensionalidad:

Me encontraba flotando en la nada, en el vacío, tan solo era un punto de luz, una macropartícula y a mi alrededor veía el cubo girando (yo estando dentro de él) y me percataba de que todo es una unidad, una cara es espejo de otra y un punto nos lleva al otro y afuera del cubo, todas las experiencias externas que nos rodean, y según en qué cara estemos es como reaccionamos hacia los acontecimientos externos.

Siendo que el cubo se puede leer de izquierda a derecha de arriba a abajo, en todas direcciones y siempre es una unidad. Una unidad que contiene todos estos elementos. Y cada color representa un grado vibratorio, según la escala que nos dio Noiwanak.

cubo flujo pensamiento

Autoobservación: nos permite observar el plano físico 3D, nuestro intelecto y conceptos, eso nos sitúa al nivel de principiante.

Autoconciencia: nos permite dominar nuestra mente, condicionantes, ego desde nuestra propia conciencia, y mientras vamos experimentando la integración y vivencia de los conceptos en nuestra vida. Esto nos sitúa a nivel del Iniciado.

Aprender a pensar, silencio: A través de ello se expresa nuestro pensamiento objetivo, desde nuestra replica genuina, brindándonos como resultado de la experimentación la sabiduría que tiene el maestro, nuestro propio maestro interno que es la réplica genuina.

No pensamiento: Cuando dominamos nuestro intelecto y logramos estar en paz, podemos apercibir nuestras replicas en el multiverso, y integrar su conciencia y experiencias a la nuestra, fusionándonos en una sola y de esta manera nos acercamos más conscientemente a la totalidad, al absoluto, y comprendemos todo pues formamos parte consiente de la mente del todo / Dios / Logos solar / cristo cósmico.

Servicio, divulgación: compartimos el resultado de nuestras experiencias con palabras a los demás y enseñamos con acciones, divulgando con el propio ejemplo de la expresión de la conciencia, de la energía crística,  a través de nosotros, produciéndose así una retroalimentación con el todo, con la misma conciencia, ya que transmitimos nuestras vivencias de conciencia a conciencia y por ende los demás nos comparten sus experiencias de conciencia a conciencia, desde lo mas puro.

También si lo ponemos vertical, nos da la figura de la cruz que representa el camino del iniciado y la figura del hombre que dice “Yo soy, la verdad, el camino y la vida” que somos nosotros mismos, cada uno de nosotros forja su camino al andar.

También trabajamos con el en el curso presencial, cada uno tenía que ponerle cada color y explicar a los demás porque y para que cree que va de ese color. Además nos puede ayudar cuando hacemos el taller del 1 al 7, hacemos nuestra pregunta y giramos el cubo para ver que nos hace falta trabajar, o que no estamos haciendo que deberíamos hacer si queremos llegar a un grado mayor de conciencia y por ende de evolución.

COMENTARIOS RECIBIDOS EN 

TSEYOR

  • Hola Apuesta Atlante, Sabes, me gusta el cubo…. con todas tus explicaciones es posible  de intentar de  comprendedlo . Para mi , me  parece como un itinerario por el  viaje :  del punto A : fisco/3D al punto B :  Replica genuina …. y……. mas , mas  punto C : la nave : Encuentro con los Hermanos …quizás me equivoqué …. pero tomo el riesgo de intentar este itinerario…. con el cubo…. me parece muy claro…cuando  intento  experimentarlo….. :   un itinerario para empezar  un viaje es un herramienta   muy  cómoda . Verdad, se necesita  ” trabajar ” …. Así es. Para mi, es un Regalo. GRACIAS. Gracias  Apuesta Atlante por compartir tus   experiencias. Abrazo.    Flor Eterna.
Anuncios

Visible e invisible – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 22

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

22. Visible e invisible

Así en el alerón de esa participación visible, podemos estudiar, comprender y recabar información. Obviamente dicha información siempre estará falta de la debida compenetración, por cuanto vamos a estudiar un componente mixto en relación a una realidad visible y, por lo tanto, una parte que no lo será. Y por ello la medición o cálculo será imperfecto. Y como tal imperfección subjetiva y no menos inexacta, debido precisamente a esa parte invisible que proporciona digamos la mayor cantidad posible de información.

Entonces, en todos estos supuestos cabe preguntarnos si verdaderamente podemos llegar algún día a reconocer dichos estadios y a participar plenamente de ellos, de su comprensión, de su entendimiento, de la asunción total de sus componentes. Y preguntaría, a su vez, si es posible llegar a un proceso intelectual de tal envergadura que nos permita conocer en todo momento, en todo lugar y en toda situación -si verdaderamente importa- que la masa conocida como materia, con su volumen correspondiente, aplicado en un espacio vacío, en este caso concreto la Nada, que indudablemente tiende a participar de todo un componente cósmico y macrocósmico, si es posible como digo, llegar a entender y a participar de su total contextura y adivinar en un breve instante de tiempo su grandiosidad, dentro de su grandiosa pequeñez. De hecho, sí es posible llegar a comprender lo más pequeño en función de nuestro pensamiento. Lo que es más difícil es llegar a comprender que en lo más pequeño exista una forma de vida similar a la que tenemos por costumbre instaurar en nuestra existencia. Por eso debemos preguntarnos si realmente en esa microporción de materia que pueda hallarse en un átomo cualquiera, existe la posibilidad de recrearse en unos mundos o universos en los que, proporcionalmente a su tamaño, puedan existir universos, galaxias, planetas, estrellas o soles. En la misma proporción, capacidad, magnitud y potencia generativa que en el macromundo. Entonces, ahí tenemos dónde poder indagar, estudiar, aplicarnos en la debida correspondencia intelectiva y llegar a solucionar tan grandes dilemas: la propia existencia, la propia vida y la propia recurrencia en determinados instantes del tiempo y espacio que, como es natural, serán relativos en todas sus magnitudes. En ese contexto podemos añadir que la frecuencia vibratoria de las almas, si podemos denominarlas así, no obedece a causa alguna de planteamientos adimensionales, porque en definitiva ni la propia adimensionalidad puede procurar un concepto absoluto. Por ello es imprescindible que en nuestro navegar del pensamiento, podamos interferir ciertas frecuencias vibratorias que puedan llevar al traste con conceptos racionalistas y deterministas. En otra ocasión veremos cómo se componen los diferentes estamentos vibracionales a un nivel de dimensiones, y cómo en un mismo espacio tridimensional pueden coexistir diferentes razas y formas de pensamiento, aligeradas, claro está, por el peso específico de la vibración, en consonancia con cualquiera de esas intelectualidades a un nivel digamos interpuestas doblemente por el mismo circuito impreso, que a cada selección natural se le ha aplicado, en condescendencia con su nivel vibratorio o de objetividad.

 

Nube de etiquetas