TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Entradas etiquetadas como ‘Autoobservacion’

Cubo del Flujo del Pensamiento

Cubo del Flujo del Pensamiento

Este cubo lo recibí durante una extrapolación a la adimensionalidad:

Me encontraba flotando en la nada, en el vacío, tan solo era un punto de luz, una macropartícula y a mi alrededor veía el cubo girando (yo estando dentro de él) y me percataba de que todo es una unidad, una cara es espejo de otra y un punto nos lleva al otro y afuera del cubo, todas las experiencias externas que nos rodean, y según en qué cara estemos es como reaccionamos hacia los acontecimientos externos.

Siendo que el cubo se puede leer de izquierda a derecha de arriba a abajo, en todas direcciones y siempre es una unidad. Una unidad que contiene todos estos elementos. Y cada color representa un grado vibratorio, según la escala que nos dio Noiwanak.

cubo flujo pensamiento

Autoobservación: nos permite observar el plano físico 3D, nuestro intelecto y conceptos, eso nos sitúa al nivel de principiante.

Autoconciencia: nos permite dominar nuestra mente, condicionantes, ego desde nuestra propia conciencia, y mientras vamos experimentando la integración y vivencia de los conceptos en nuestra vida. Esto nos sitúa a nivel del Iniciado.

Aprender a pensar, silencio: A través de ello se expresa nuestro pensamiento objetivo, desde nuestra replica genuina, brindándonos como resultado de la experimentación la sabiduría que tiene el maestro, nuestro propio maestro interno que es la réplica genuina.

No pensamiento: Cuando dominamos nuestro intelecto y logramos estar en paz, podemos apercibir nuestras replicas en el multiverso, y integrar su conciencia y experiencias a la nuestra, fusionándonos en una sola y de esta manera nos acercamos más conscientemente a la totalidad, al absoluto, y comprendemos todo pues formamos parte consiente de la mente del todo / Dios / Logos solar / cristo cósmico.

Servicio, divulgación: compartimos el resultado de nuestras experiencias con palabras a los demás y enseñamos con acciones, divulgando con el propio ejemplo de la expresión de la conciencia, de la energía crística,  a través de nosotros, produciéndose así una retroalimentación con el todo, con la misma conciencia, ya que transmitimos nuestras vivencias de conciencia a conciencia y por ende los demás nos comparten sus experiencias de conciencia a conciencia, desde lo mas puro.

También si lo ponemos vertical, nos da la figura de la cruz que representa el camino del iniciado y la figura del hombre que dice “Yo soy, la verdad, el camino y la vida” que somos nosotros mismos, cada uno de nosotros forja su camino al andar.

También trabajamos con el en el curso presencial, cada uno tenía que ponerle cada color y explicar a los demás porque y para que cree que va de ese color. Además nos puede ayudar cuando hacemos el taller del 1 al 7, hacemos nuestra pregunta y giramos el cubo para ver que nos hace falta trabajar, o que no estamos haciendo que deberíamos hacer si queremos llegar a un grado mayor de conciencia y por ende de evolución.

COMENTARIOS RECIBIDOS EN 

TSEYOR

  • Hola Apuesta Atlante, Sabes, me gusta el cubo…. con todas tus explicaciones es posible  de intentar de  comprendedlo . Para mi , me  parece como un itinerario por el  viaje :  del punto A : fisco/3D al punto B :  Replica genuina …. y……. mas , mas  punto C : la nave : Encuentro con los Hermanos …quizás me equivoqué …. pero tomo el riesgo de intentar este itinerario…. con el cubo…. me parece muy claro…cuando  intento  experimentarlo….. :   un itinerario para empezar  un viaje es un herramienta   muy  cómoda . Verdad, se necesita  ” trabajar ” …. Así es. Para mi, es un Regalo. GRACIAS. Gracias  Apuesta Atlante por compartir tus   experiencias. Abrazo.    Flor Eterna.
Anuncios

Regeneración y vibración – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 26

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

26. Regeneración y vibración

 

Y pregunto, ¿cómo vamos a conseguir dicha regeneración y que nos permita multiplicar progresivamente nuestro estado vibracional, teniendo en cuenta que dicho estado no será modificado por deseo, técnica o mecánica alguna? Bastará con aplicarse en la creencia de la propia imaginación creativa que nos sustenta. Si sabemos que en determinadas circunstancias nuestra mente actúa de coordinador y sensibilizador de alteraciones cromosómicas, estaremos preparados para entender que la autorrealización del Ser, que la dignificación de nuestro estado evolutivo, dependerá única y exclusivamente de nuestro saber. Y, aunque de sabios es reconocer que no sabemos, en este principio estriba la necesidad de saber y de llegar a comprender, algún día, la importancia de un elemento como puede ser la propia vibración. Y, ¿qué entendemos o podemos entender por vibración? Necesariamente ese estado de plenitud, de paz, de sensación de felicidad, de amor, de alegría, de ilusión que a veces nos embarga. Esa paz que nos permite un estado contemplativo y sin interferencias de pensamiento alguno. Sensación que nos lleva a comprender la auténtica felicidad que proporciona un estado sin estado alguno. En la felicidad que puede proporcionar un estado absoluto de quietud. Algo muy difícil por cierto en las circunstancias como las que actualmente estamos viviendo y progresando. Sin embargo, también hemos de llegar a comprender que el cromosoma, como fiel institución de unos arquetipos previamente fijados por una ley inexorable, cual es la evolución universal, está contemplado asimismo por una reacción intermitente y, por lo tanto, en un espacio intermitente en el que a pesar de realizar una acción y reacción permite una extrapolación. En dicha extrapolación vamos a hallar el contenido real de la Nada. Y en el supuesto de llegar a comprender esa intermitencia, podremos experimentar la completa utilidad de nuestro pensamiento. Siempre referido a un pensamiento trascendente, que influye en el universo holográfico, generando en sí mismo una relación causa y efecto. Entonces la solución se brinda por sí misma: si establecemos la causa hallaremos un efecto y, por lo tanto, activando ciertas causas, originariamente en un espacio adimensional, podremos aligerar unos efectos o invalidar unos determinados efectos que, por ahora, inciden no positivamente. Así pues, habremos de llegar a un estado contemplativo o proceso de no pensamiento, en donde poder programar y reestructurar arquetipos.

Además, lo más importante si cabe es que mentalmente podemos navegar por un espacio adimensional, tan solo procurando establecer el debido equilibrio y equidad. Sin asomo alguno de deseo. Y tan solo anhelo por alcanzarlo. Como resumen de todo ello, decir que podemos llegar a divisar un horizonte clarificador si tenemos en cuenta tres aspectos: 1.- La autoobservancia de unas determinadas reglas evolucionistas, siempre desde el punto de vista adimensional o tetradimensional. 2.- Regeneración cromosómica y adeneística a través de un pensamiento trascendental. Inducción que vendrá dada por nuestro pensamiento puesto en un área adimensional, que va a procurar justamente la causa que derivará en un efecto tridimensional. 3.- Crear un nexo de unión con la espiritualidad. Que significa trascender un espacio a través de un pensamiento trascendente, en una esfera de conocimiento superior. Equilibrando, de hecho, todo un proceso tridimensional o físico, ya que de algún modo podría invalidar si este no fuera el caso, dicho proceso tetradimensional.

La autorrealización del Ser y los procesos mentales – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 25

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

25. La autorrealización del Ser y los procesos mentales

 

En anteriores comunicados hemos hecho referencia al cromosoma. Del gen como partícula de material genético que determina la herencia. Hemos hablado, también, de una cierta limitación en la composición cromosómica y adeneística del Hombre, aunque dichos efectos solo son temporales. Sus arquetipos están diferenciados del común proceso humano interestelar. Es de destacar que la fase de autorrealización del Ser trata de la transformación de impresiones, emociones y de organizar el necesario estado vibracional. Ahora bien, si tales procesos son solo observados desde el punto de vista de la intelectualidad, dicha postura nos puede representar una difícil solución y, por lo tanto, una negación de nuestra propia capacidad de resolución. Realmente, la transformación de nuestro esquema mental puede originarse por medio de un proceso vibratorio que nos dará la clave de toda incógnita y de la magnificencia de la propia inteligencia regeneradora. Estamos hablando de una inteligencia subliminal que, como seres humanos, llevamos intrínsecamente en nuestro interior mental. Nuestra mente, al igual que un fiel espejo que refleja nuestra imagen tridimensional, actúa en doble dispersión permitiéndonos un estado completo de comprensión y de reafirmación de nuestra propia esencia evolutiva. Tendremos también constancia del estado hipnótico o virtual en el que nos movemos por este espacio tridimensional. De alguna forma modificable cuando se saben usar las claves necesarias o convenientes. Pudiendo señalar que la regeneración de nuestros cromosomas, de nuestro sistema adeneístico, dependerá en mucho de nuestra vibración

Capacidades y limitaciones adeneísticas – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 20

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

20. Capacidades y limitaciones adeneísticas

 

Es un hecho cierto que en la densidad de la plataforma cósmica interviene todo un proceso de selección natural. Como también es un hecho que la relación causa y efecto obedece a una normativa tridimensional y no menos expuesta a modificaciones o serias modificaciones en el caso de su transgresión. Involuntaria transgresión a veces y, especialmente grave, cuando intervienen factores que inciden en una modificación celular, debido a la ignorancia ancestral, por demás necesaria, conque el individuo de la tridimensionalidad de vuestro nivel actúa. El conocimiento profundo de las circunstancias que envuelven el mundo subatómico, no obedece a causas neutrales en absoluto, sino eficazmente resuelto por medio de un compromiso adquirido por parte de quien tiene la responsabilidad recíproca de intervenir en estos procesos, digamos cuánticos y relativos al micromundo. También es un hecho que la aclaración de cualquier punto dudoso que pueda existir en dichos procesos, no solo se habrá resuelto con la bondad de pensamiento y su objetividad, sino también con aquellos otros aspectos que podríamos denominar como de intelectivos. Que en un cierto nivel evolutivo son ignorados de forma cautelar, por medio de una insuficiencia hormonal, genética y por encima de todo adeneística. Con respecto a esto último, añadir que en un nivel adeneístico se establece cierta proporcionalidad en función de la comprensión y de la capacidad razonadora e intelectual del propio individuo. Dicha limitación, fijada de forma natural y espontánea, no obedece a otra causa que la de diversificar funciones y manejar parámetros lógicos dentro de una capacidad propia. Pero al mismo tiempo también significa que el individuo, a través de su libre albedrío, puede mejorar esa misma capacidad y añadirle porciones de conocimiento que pueden impulsarle hacia un común denominador de experimentación y, por lo tanto, ampliar su comprensión. Y lógicamente alterar un proceso adeneístico mejorándolo racionalmente y en competencia con su propia capacidad. Es por eso que el razonamiento tridimensional de vuestro nivel, valiéndose especialmente del determinismo, os impide comprender aquellas circunstancias que podrían alterar todo un proceso ilusorio de cuestionamientos tridimensionales. Cuando, en realidad, la circunstancia mayor en la que os veis envueltos obedece a una casuística totalmente adimensional y, por lo tanto, exenta de leyes de todo tipo y, sobre todo, de ordenamiento intelectual.

18. La nada y los estados vibracionales – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 18

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

18. La nada y los estados vibracionales

Anteriormente hemos hablado de la concatenación o relación existente entre el micro y el macrocosmos. Ahora hablaremos de la verdad relativa que sigue la dinámica temporal, en relación con un espacio adimensional compuesto de la nada. En la nada vamos a hallar todo lo relativo al cuestionamiento tridimensional. Vamos a hallar el sentido propio de la efectiva participación en un mundo dual en el que consta, además, una particularidad muy específica que es la causa y efecto, dimanante de un proceso atómico y que genera, indiscutiblemente, una energía que invade todas las dimensiones de espacio y tiempo. Así, en dicha conformación molecular, las expectativas de cambio, de transformación, de superación, de teletransportación en definitiva, pueden sucederse de una forma constante, y de hecho así sucede. Y en relación a la teletransportación, es posible que magnifiquemos algún proceso que en definitiva no merece demasiado la atención, pero es necesario hacer hincapié en ello porque la reducida capacidad mental de vuestro nivel impide entender el proceso de otra forma, digamos más sintética. Valga decir que en el sintetismo encontramos la razón específica de todo cuestionamiento. El sintetismo puede describirse a través de una formula matemática, o bien de una exposición literal, sencilla a veces, pero de gran profundidad. En realidad, el sintetismo nos obliga a elucubrar, a imaginar, a pensar en definitiva y esto es lo que importa.

A partir de ahí el hecho de la teletransportación en ningún caso significa desplazamiento, porque en la nada, al no existir tiempo y espacio o espacio y tiempo, la realidad concreta es que la teletransportación deriva hacia un cambio vibracional, eso es, en una transformación de esquemas mentales que se sitúan en la esfera de un pensamiento o viaió supeio o el ual podeos dialoga o elaió a ese estado. Por eso os digo que es un símbolo tan solo la teletransportación o el viaje adimensional o las experiencias místicas que se relacionan con cualquier estado mental. Así, todo es mental y todo está en función de nuestra propia imaginación creativa. Por ello es que debemos cuidar el lenguaje y, sobre todo, prestar mucha atención a las ideas, porque estas van a significar, en definitiva, la realidad de la situación en cada caso. En cada caso concreto, pues, deberemos formalizar de alguna forma una elaboración mental para entender el significado de esas ideas, de esos conceptos, y tal vez hacer uso de la parábola, del simbolismo. Aunque únicamente es preciso saber entender entre líneas para darse cuenta que en realidad nada de lo que queramos alcanzar en un sentido espiritual, tratará sobre desplazamiento, cambios o transfiguración alguna, porque eso en realidad no existe.

Sabiduría e ignorancia – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 11

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

11. Sabiduría e ignorancia

EL MUNDO FÍSICO ES UNA PARTE DE LA REALIDAD

Es un suponer que poco a poco iremos comprendiendo el significado de la vida a través de la propia experimentación y, por encima de todo, con curiosidad por ir descubriendo esa otra Realidad, en mayúsculas, negada por unos sentidos que solo esperan hechos contrastables al nivel físico y una seguridad permanente en un estado tridimensional. Habremos de comprender, algún día, que nuestra existencia es solo una parte de la realidad y, por lo tanto, subjetiva, como paso previo a un estado receptivo y creativo y por demás clarificador. Y en el que poder contrastar ideas o conceptos, estableciendo el debido paralelismo con la realidad objetiva. Y por objetividad nos referimos a la realidad concreta con parámetros lógicos, coherentes y perfectos. El error forma parte del acierto, mitad y mitad, pues nuestra existencia transcurre en un mundo dual. Es de lógica, por la razón fundamental de la coherencia y del equilibrio, que nuestra personalidad se sitúe en un punto equidistante entre la ignorancia y la sabiduría, puesto que ambas penden de un solo hilo conductor con el cual establecer la debida comprensión. A un cierto nivel todos somos ignorantes y todos somos sabios. Y todos somos sabios a un cierto nivel precisamente porque existe en nosotros la ignorancia. Si todos fuésemos sabios a un nivel infinito, nada existiría y nada a resolver a través de un pensamiento. Por eso, el pensamiento es necesario equilibrarlo por medio de la claridad y oscuridad al mismo tiempo. Porque de la penumbra aparecerá sin duda la lógica, la coherencia, el equilibrio y la comprensión. En un estado absoluto de comprensión nada existe. En realidad, nada existe donde no existe la dualidad. En cambio, es evidente que existe un pensamiento que puede trascender esa misma realidad absoluta y transformarse en un verdadero pensamiento objetivo, pero analizado bajo la perspectiva de un pensamiento subjetivo.

 

TALLER DE AUTOOBSERVACIÓN: LA LLAMADA DE UN AMIGO, MELCOR

TALLER DE AUTOOBSERVACIÓN: LA LLAMADA DE UN AMIGO, MELCOR, Conversación interdimensional 419, 15-9-2011.62

Descarga el audio de la presente meditación aquí

(En forma de meditación)

Vamos a imaginar que se nos presenta un amigo, un gran amigo. Aunque no hace falta adjetivarlo, cuando hablamos o decimos amigo, es amigo.

Y este, nos propone que nos vayamos con él, en un largo viaje, durante un tiempo indeterminado. Digamos mucho tiempo. Y que si queremos seguirle, si queremos ir con nuestro amigo, pues habremos de decidir bastante rápido, nos deja tan solo 24 horas para tomar una decisión.

Entonces me gustaría preguntaros

¿Qué harías en el caso de un ofrecimiento de esta naturaleza?

(No hace falta que se conteste en voz alta, dando tiempo suficiente para que cada uno se conteste a si mismo)

En este caso irías, porque se trata de un amigo. Un amigo al que no hace falta ponerle adjetivos. Amigo, un profundo amigo, que nos invita a ir con él.

Y continuando con la pregunta, hermanos y amigos, les preguntaría: ¿qué preparativos llevarías a cabo en esas 24 horas?

(No hace falta que se conteste en voz alta, dando tiempo suficiente para que cada uno se conteste a si mismo)

Nuestras personas, todas, tendrían, y de hecho tendrán que estar siempre preparadas, con muy poco equipaje, sabiendo que en cualquier momento nuestro amigo puede ofrecernos su mano para marchar.

Y, como es natural, cada minuto que pasa de nuestra vida en 3D, habríamos de pensar que nos quedan tan solo 24 horas de estancia

en este lugar. Porque nuestro amigo puede en cualquier momento recogernos y llevarnos a otro lugar, o a otro espacio.

Y si hemos de ser sinceros con nosotros mismos, saber que en tan breve espacio de tiempo habremos de iniciar un largo viaje. Y estoy hablando hipotéticamente, y tan solo para ofrecer un ejemplo.

Tendremos que estar preparados, repito, con muy poco equipaje, pero además con un sentimiento de relativización, y de desapego.

Pensando, también, que ese otro amigo que hoy vemos ya no lo veremos más, eso que tanto nos agrada: estos bosques, estos cielos, estos mares, estas compañías, estas ciudades… no lo veremos más o no formará parte ya de nuestro paisaje. Y habremos de pensar en ello.

Y habremos también de dejar buena siembra, y que nuestra imagen se refleje a nuestro alrededor con un buen recuerdo.

Si estamos preparados en cualquier momento para partir, ya sea a cualquier lugar, digo a cualquier lugar, y vivir un nuevo romance, una nueva historia, hacer un nuevo teatro, etc, etc., habremos de ser prudentes, previsores. Habremos de pensar que nos quedan pocos minutos para estar donde estamos y dejar huella, dejar amigos de verdad, dejar amor, profundo amor, en todo lo que nos rodea. Porque este sentimiento tan profundo de amor será la semilla que dará fruto.

Y así, en ese sentimiento de desapego, de relativizar, estaremos viviendo siempre. No es mañana que tengamos que partir, no es mañana que nuestro amigo nos pida que vayamos con él, que nos invite a una nueva aventura, y que tengamos que dejar todo lo que nos ocupa para encauzar debidamente una nueva acción.

Claro que ahí se puede complicar muchísimo la cosa. Podemos tener hijos a los que proteger, familias, ancianos, enfermos… Pero si en nosotros anida ese sentimiento amoroso, nada va a ocurrirles, estará todo previsto. Nada de qué preocuparse, tan solo ocuparse de vivir el presente, de vivir el día a día, pensando que siempre existe un nuevo paraíso para los que han conseguido el desapego.

Tengamos en cuenta que si en nuestro pensamiento está el hecho de que nuestra presencia aquí puede ser volteada en cualquier momento, modificada en cualquier momento y en un breve espacio de tiempo, como es ese periodo de 24 horas, y tuviésemos que llevar a cabo una acción determinada, pensando así de esta forma, estaremos pensando en el presente constantemente.

Y sin duda alguna, como reflexión o síntesis final, puedo añadir que el desapego en nosotros puede producir una gran transmutación, por cuanto qué nos va a importar, sabiendo que tenemos un periodo, hipotético, tan corto de estancia en este lugar, qué nos va a importar, repito, fortuna, bienes, parabienes, privilegios y prebendas, ya que lo único que trasciende es la conciencia, el ser.

Entonces, vosotros, ¿sentís profundamente a vuestro hermano cuando lo consideráis amigo? Porque hay muchas maneras de considerar a nuestros semejantes. Y ahí está la razón del análisis y de la introspección.

Considerad amigo no cuando lo entendáis intelectualmente, sino profundamente en vuestro corazón. Y este no engaña.

Y os daréis cuenta, realmente, cuando podéis considerar amigo a un amigo. Y cuando hermano a un hermano. Ello quiere decir, también, que aunque podáis indicar amigo -tal vez este es un

vocablo puramente referencial- descubriréis, si trabajáis el desapego, con este taller que hemos indicado, descubriréis, digo, cuando realmente se es un amigo o un “amigo”.

OÍGAMOS AL AMIGO INTERNO Y AL CRISTO EXTERNO (CONTINUACIÓN DEL TALLER: “LA LLAMADA DE UN AMIGO”) Conversación interdimensional 420, 22-9-2011.

Amigos, hermanos, colegas de la Tríada, mi Tríada favorita, buenas tardes noches, soy Melcor.

-Sí, amigo; me referí a un amigo.

Cuando uno no reconoce a los amigos de verdad es porque, tal vez, no se reconoce a sí mismo. Porque el mejor amigo de uno mismo está en sí mismo.

Claro, “la llamada del amigo” puede proceder de nosotros mismos.

¡Ah!, esa llamada que nos inquieta, que nos habla constantemente, pero que no la entendemos como la del amigo, porque generalmente nos pide cosas que no entran en nuestros cálculos, en nuestros proyectos, en nuestras ilusiones.

Entonces acallamos la voz de ese amigo. Pero él nos habla, nos explica, nos pide también, que reflexionemos. Y cuando no oímos a nuestro amigo, entonces nos queda únicamente esperar a que la flauta suene, y alguna vez suena, o es por casualidad, pero no siempre sucede así.

Este amigo, ¡amigo de verdad!, cuando nos habla habremos de situarnos en una óptica trascendental para oírle, si queremos realmente oírle.

Yo os aseguro que si nos situamos en esa órbita en la que es posible sintonizar verdaderamente con nuestro amigo, es decir, llegamos a oír conscientemente su llamado, no habrá duda, partiremos. Y partiremos hacia donde sea, hacia cualquier lugar, esté donde esté.

Y no únicamente pensaremos -que también así sucede muchas veces, y casi siempre- en una partida física, hacia otra dimensión, sino también pensaremos en que nuestra ubicación habrá de cambiar.

Y ¿cómo cambiar de ubicación y situarnos en otro lugar? Que tampoco puede ser muy lejano, pero puede serlo, sino en una órbita en la que sintonicemos verdaderamente con nuestro amigo.

Claro que nuestro amigo siempre nos pondrá alguna prueba, nos pedirá un pequeño esfuerzo. Y lógico es que no reconozcamos tan fácilmente a nuestro amigo, si este se decide a venir físicamente, porque también de eso se trata.

Puede que nuestro amigo se presente ante nosotros, y lo sea de verdad, pero su apariencia no encaje en nuestro proyecto, en nuestra escala de valores. Puede también que nuestro amigo sea un harapiento, un vagabundo, un necesitado…, y rechacemos de plano su ofrecimiento. Claro que también este amigo necesitado lo hace adrede, nos pone a prueba y nos pide que le acompañemos.

Y claro, acompañar a un vagabundo, a un harapiento, o a cualquiera que esté en cualquier otra parte del mundo, necesitado, no entra, no encaja en nuestras posibilidades de evolución.

Por eso es importante estar alerta, y cada uno puede recibir al amigo, al amigo de verdad. Lo que va a pasar es que no le reconozcamos, que no le creamos, porque nuestro nivel de autoobservación, nuestro nivel de consciencia, no llegue aún a comprender el estado en que es necesario estar para comprender la llamada de un amigo.

Para aquel o aquella que tiene estructurado su funcionamiento orgánico, su familia, sus hijos, su negocio, sus intereses…, bastará tan solo que piense profundamente, que reflexione, que se autoobserve, y que comprenda que todo lo que tiene lo ha puesto él o ella adrede, y muchas veces por miedo a reconocerse profundamente. Por negarse a escuchar al verdadero amigo, se ha puesto en el centro de una gran muralla de intereses, sociales, familiares, etc.

Habremos de comprender ese aspecto, y dotar a nuestra imaginación de algo más. Como se dotan los verdaderos artistas, los verdaderos creativos, que beben de la inspiración, y crean sus melodías. Y las crean porque están en conexión profunda con la adimensionalidad, con la creatividad. Otra cosa es el uso que aquí, en 3D, hagamos de esa creatividad.

Estamos en el mundo de manifestación, y dicho mundo se diversifica infinitamente, y cada uno puede escoger, de la creatividad en suma, lo que le apetezca, y enfocarla hacia los fines que crea convenientes. Y muchos de nosotros nos negamos a nosotros mismos, obteniendo del fruto de la adimensionalidad un interés material. Por miedo, por egoísmo, por ambición, por deseo, etc. etc.

Así amigos, colegas, oigamos al amigo interior, profundo, pero tengamos también un estado de alerta perenne, porque el cosmos cuando ve la imposibilidad de que conectemos con nuestro amigo profundo, nos ofrece aquí, en el mundo de manifestación, delante nuestro, otros amigos verdaderos, pero la clave está en darse cuenta de ello, de que son amigos verdaderos, porque nos necesitan.

Y la prueba que habremos de superar, es darnos cuenta de que esos amigos que están en el exterior, formando espejos múltiples, verdaderamente nos necesitan, y que al mismo tiempo les necesitamos. (Como en el cuento del planeta negro)

Y si aún y todo viendo que a nuestro alrededor existe esta necesidad, viéndolo desde este prisma interior, nos negamos a ello, y hacemos como que no lo queremos ver, porque, ¿cómo vamos a creer en el Cristo Cósmico cuando ante nosotros se nos presenta un enfermo, un hambriento…? Tanto aquí, en nuestros lugares de residencia, como en el fin del mundo.

¿Cómo vamos a creer en el Cristo Cósmico cuando vemos un necesitado tan deplorable, aparentemente, si nosotros creemos, estamos convencidos, que el Cristo nos va a venir con una legión de ángeles, y con un coro anunciando la buena nueva e invitándonos a proseguir por esa andadura del bien sobre el mal?

No, amigos, aquí nos equivocamos, o podemos equivocarnos.

El Cristo Cósmico se presentará ante nosotros, y de hecho se presenta constantemente, porque para ello tiene esa facultad, y se nos presenta con mil y un disfraces.

Lo Inteligente en nosotros, Inteligente en mayúsculas, será descubrir que ante nosotros tenemos al Cristo, y la prueba la venceremos cuando realmente comprobemos, a través de nuestro pensamiento interior, profundamente, que habremos de seguirle.

Aunque tampoco esperaremos a que nuestra acción ayude a resolver la miseria y la pobreza del mundo, porque siempre habrá miseria y pobreza.

Nos limitaremos a fluir, y en especial a trabajarnos profundamente, y de una vez por todas, para eliminar de nosotros mismos, de cada uno en particular, la miseria y la pobreza que arrastramos desde siempre. (Todo empieza con uno mismo siempre)

Amor, Melcor

Libro de talleres de Tseyor:

http://www.tseyor.com/LIBRO69.html

Nube de etiquetas