Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como ‘causa efecto’

Partículas de la causa y el efecto – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 19

19. Partículas de la causa y el efecto

“En el microcosmos existen determinadas partículas subatómicas que interfieren ciertos procesos de transformación espiritual. Dichas partículas, aparecen con una carga energética doblemente interpuestas con un proceso aleatorio y que significativamente atraviesan un espacio adimensional para permanecer de alguna forma en el hiperespacio y desembocar en una relación causa y efecto contraria a la general aplicación con que se establece la trayectoria energética del electromagnetismo”. Podríamos decir que son las partículas de causa efecto, de atraer y de repeler.

“Son fuerzas epicéntricas que señalan unos cuestionamientos determinados pero que procuran o producen determinadas circunstancias contrarias a la fuerza electromagnética, digamos positiva. Así, la creación de estas dos fuerzas en un espacio adimensional crean el espacio cero, crean la nada”. Esto es similar a cuando una partícula de materia (+), se encuentra con su contraparticula o antimateria (-), creando así el espacio 0.

“Por eso es importante conocer siempre a través de qué camino avanzamos. Si en el de las fuerzas epicéntricas de signo positivo, o en el de las de signo negativo. Porque las dos parecen adecuadas, las dos son necesarias y las dos nos van a llevar al infinito, al cosmos infinito o absoluto. Pero unas, las primeras, nos van a llevar a través del camino de la comprensión, de la clarificación, de la iluminación, y las otras por el camino de la oscuridad, de la negatividad, de la ignorancia[1]”.

“Así pues, tengamos en cuenta, siempre, de iniciar unos trabajos en concordancia con nuestro propio interior y con las necesidades reales y sinceras que experimentemos en nuestro interior. Pero ante todo, con la necesidad de poder servir a la energía, de poder servir a los demás”.

“Podemos adquirir mucho conocimiento, pero este debe trasladarse no como una obligación, no como aquellas migajas que se entregan de las sobras, sino de una auténtica entrega, que más bien debe considerarse como participación. Debemos ser lo suficientemente generosos como para saber dar sin esperar nada a cambio.

Debemos comprender que nuestro conocimiento no es nuestro conocimiento, es el conocimiento de los demás, es el conocimiento del Todo y, por lo tanto, nada nos pertenece y mucho menos el conocimiento del Todo”.

“Si acaso, aprovechemos ese raudal de energía que nos propicia el propio conocimiento absoluto, para servir de canal o conducto distribuidor hacia las demás ramificaciones o espacios estancos pero comunicados entre sí, o vasos comunicantes, para que la energía pueda fluir favorablemente y de una forma continua sin necesidad de cambios drásticos y de interrupciones que pueden llegar a distorsionar el fluido energético necesario en todo el macrocosmos.” Guerras, catastrofes, enfermedades, etc.

“Si tenemos en cuenta que todo lo que vamos aprendiendo y generando a través del uso de la razón, de la reflexión, de la comprensión y tenemos cuidado en mantener esas calidades de pensamiento que he dicho, no debemos tener otro esquema de pensamiento que no sea el de estar en una determinada posición positiva dentro de un holograma de iluminación, de esclarecimiento y de conocimiento profundo”.

“En cambio, si olvidamos esta sencilla premisa de servir únicamente como portadores o transmisores de la energía, vamos a ir desembocando en un espacio oscuro, el oscurantismo ancestral, que nos va a llevar irremediablemente hacia un túnel de posicionamiento, de partículas de posicionamiento negativo y, por lo tanto, en un callejón de oscuridad, yendo a formar parte de esa parte, valga la redundancia, totalmente necesaria también, para establecer el debido equilibrio en el espacio cero, en el espacio adimensional, en definitiva en la nada”.


[1] Ver “Replicas infinitas

Monografía completa: http://www.tseyor.com/filosofiacuantica.pdf

Advertencia: Esta serie de entregas de la monografía de filosofía cuántica de tseyor fueron realizadas para la comprensión, y que libremente decidí compartir. Contiene textos tanto de tseyor como realizados por mi persona que no necesariamente pertenecen a tseyor pero que como Muul águila de Tseyor puedo realizar  con el debido permiso y asistencia de la confederación.  Se recomienda discernimiento interno, ya que lo que hoy sirve, puede que mañana ya no. Apuesta AtlantePM

Anuncios

Incógnitas, la interrogación como medio para la comprensión – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 14

14. Incógnitas, la interrogación como medio para la comprensión

“En cuántica es un hecho constatable que nada puede comprobarse fehacientemente. Ahí está la paradoja. Podemos comprobar que no sabemos, sabiendo a ciencia cierta que no sabemos, y si podemos comprobar que no sabemos, sabiendo a ciencia cierta que no sabemos”. ¿Qué podemos saber del infinito, siendo finitos?, ¿qué podemos saber ante el infinito?.

“Ahí está un principio de indeterminación que puede llevarnos hacia unos aspectos más interesantes para la comprensión debida de todo el enunciado cuántico”.

“Así, si no sabemos exactamente lo que en realidad significa la propia verdad del Universo, pero intuimos que no sabemos, esto nos da a entender claramente que debemos proseguir en nuestras investigaciones, en nuestros trabajos de estudio, de análisis y de comprensión. De esta forma, conseguimos acelerar nuestro intelecto a nivel neuronal, y recabar información en parcelas que hasta ahora habrán podido estar ausentes de un mecanismo especial cuál es la interrogación”.

Preguntando se llega a Roma y el que pregunta se gana el derecho al saber, ya que  se está preparado para comprender su respuesta, porque si no se estuviera preparado, jamás aparecería la interrogante en nuestra mente. En sí, la interrogante es un mecanismo mental de búsqueda, en el saber, lo que no sabemos, pero que intuimos que esta allí.

“Es bien cierto que cuando no se entiende una determinada cuestión, intrínsicamente se lleva a cabo una reacción, que supeditada a la razón y a la comprensión, lleva implícito un esfuerzo energético que procura activar ciertos mecanismos mentales, que conducen lógicamente tarde o temprano a la clarificación de ideas”.[1]

“Es por eso que en cuántica, podremos hablar de un conocimiento desconocido, de una relación causa y efecto inexistente, pero en el fondo esa misma causa-efecto inexistente, va a crear una necesidad y una posibilidad de existencia real en un mundo irreal, por cuanto la dualidad lo es, pero gracias a ella nos va a situar en una esfera superior de conocimiento y, por lo tanto, más completa y compleja en realidad conceptual”.[2]

Por ejemplo al creer en la necesidad de estar unidos, se puede llegar a la materialización de lo que en esa unidad se esta creando. Por ejemplo la plasmación del sello de tseyor en un cubo tetradimensional[3], siendo la plasmación el principio de la materialización de objetos con el pensamiento, como resultado de la unidad grupal.

“Y no vamos a abundar en ello, porque esto es tan solo un tímido principio, una sencilla prueba, para que de alguna manera valoréis vuestra capacidad en la unión y la hermandad, esa capacidad de crear. Digo que esto es tan solo un tímido principio. Y como ya conocéis, por la información que en más de una ocasión os hemos dado sobre abiótica, resulta mentalmente “imposible”, entre comillas, averiguar aquello que nos falta y que además no sabemos que nos falta, pero que en realidad nos hace falta[4].”

“Desgraciadamente, al nivel consciente, no todas las ideas llegan a quedar plasmadas de una forma clara y diáfana, en un sentido tal que puedan ser luego trasladadas a otros niveles de comprensión. En realidad, lo que se dice es lo que hay, lo que se entiende. Y de lo que se trata es de llegar a comprender lo que no hay y por lo tanto se desconoce”. Aprender a leer entre líneas.

En estos tiempos interesa avanzar a partir de lo que se desconoce, y lógicamente se ha de abandonar lo conocido para llegar a lo desconocido, partiendo lógicamente de lo conocido, pero sin atarse a él, más bien creyendo y fluyendo en lo desconocido.[5]


[3] Durante la celebración de la ceremonia de energetización de piedras, aguda, semillas, enseres, hábitats y mascotas, llevada a cabo el 18 de febrero de 2012, con ocasión de las Convivencias de Pachuca, México, se pudo obtener una fotografía de un cubo plasmático con un cilindro en medio, en cuyas caras inferior y superior aparece el sello de Tseyor. Este cubo se está desplazando en dirección a las piedras, para energetizarlas, pues la fotografía coincidió con el momento en que nuestro maestro Aium Om pronunciaba las palabras rituales.

[5] Al creer, creas la posibilidad de ser.

Monografía completa: http://www.tseyor.com/filosofiacuantica.pdf

Advertencia: Esta serie de entregas de la monografía de filosofía cuántica de tseyor fueron realizadas para la comprensión, y que libremente decidí compartir. Contiene textos tanto de tseyor como realizados por mi persona que no necesariamente pertenecen a tseyor pero que como Muul águila de Tseyor puedo realizar  con el debido permiso y asistencia de la confederación.  Se recomienda discernimiento interno, ya que lo que hoy sirve, puede que mañana ya no. Apuesta AtlantePM.

Nube de etiquetas