Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como ‘Christian’

CUENTO DE CHRISTIAN Y LAS 12 ESFERAS DEL UNIVERSO

CUENTO DE CHRISTIAN Y LAS 12 ESFERAS DEL UNIVERSO

Shilcars, 331, 3-9-2010.

Primer actoesferasluz

Y ya en este punto, querría además hacer una breve incursión en el “Cuento del pequeño Christian”, cuando en su última presencia nos pedía 12 voluntarios más para una nueva aventura cósmica.

Ahora, en este Primer acto, de esta Segunda parte, el pequeño Christian aparece de la nada en un orbe, y crea a su alrededor un mundo.

Un hermoso mundo, blanco, purísimo, con un cielo azul maravilloso, diamantino. Y convoca a todos para invitarles a una nueva aventura.

Y en esa nada oscura, negra, nada absoluta que antes había o existía, y que ahora se ha transformado en un bello mundo gracias a la participación y a la capacidad creadora de nuestro pequeño Christian, empiezan a aparecer cientos, miles, cientos de miles de orbes, de pequeñas burbujas, simpáticas burbujas alrededor del pequeño Christian, y se transforman en seres humanos, en atlantes de toda condición y forma.

Alrededor del pequeño Christian, reconociéndolo como el Gran Maestro, ya todos reunidos, se prestan a oírle. Saben que cuando son convocados algo importante se está pergeñando, algo se prepara.

Light circles

Christian les habla.

Y les dice: -Hermanos, os he convocado para una aventura, una próxima aventura cósmica, y para ello necesito 12 voluntarios. Un voluntario para cada una de las esferas de este cosmos holográfico cuántico, de las 12 esferas de nuestro universo.

Esos doce voluntarios, cada uno de ellos representará a una parte, a una doceava parte de este universo. Por lo tanto, cada uno de vosotros representaréis a una doceava parte del universo. Y los 12 lo representaréis en su globalidad.

Voy a indicaros ahora el perfil de cada uno de esos 12 voluntarios, y entre vosotros escogéis aquel que más os parezca que se ajusta a vuestracapacidad y que mejor podéis cumplir.

Así que la elección de vuestro papel, en esta próxima aventura cósmica, os lo dejo a vuestro libre albedrío.

 

1puente

 

Veamos, pues, el primer perfil. Vamos a necesitar un elemento que sepa contrastar debidamente esos dos mundos. Para que pueda transmitir, debidamente también, la  información requerida para llevar a cabo la misión en ese mundo dual. Un mundo en el que se precisa un cambio de estructuras muy importante.

Un mundo, además, que todos vosotros conocéis, y muy especialmente los que de alguna forma, en origen, engendrasteis allí la sabia réplica genuina de vuestro quehacer. Este mundo se llama Tierra, así se le conoce.

Pues bien, en este primer perfil vamos a necesitar un elemento que pueda unir esos dos conocimientos. Pero ese perfil, solo, no podrá hacer nada si no viene ayudado y auxiliado por el resto de los elementos de las esferas. De esas once esferas restantes que conforman, como he dicho, nuestro universo.

 

2torres 2 med

 

Así, para acompañar debidamente este proceso, el perfil 2, será menester dotarnos de un elemento que una vez haya recogido la información transmitida a través del 1, sepa ordenarla, salvaguardarla, protegerla, claro está y, atento a su impronta, la refuerce adecuadamente con su poderosa fortaleza.

 

Como es lógico, vamos a seguir con el tercer perfil que se precisa para que esos voluntarios cósmicos puedan hacer su labor adecuadamente.

 

 

3arbol castaño

El tercer perfil se basará en la capacidad de enraizar convenientemente la información preservada por el perfil 2 y a su vez transmitida por el 1 y, a través de sus simientes, haga que sus ramas crezcan robustas y puedan ofrecer el fruto adecuado, propio del árbol de la vida.

 

Con esos tres elementos iniciales, originarios, evidentemente crearemos una Tríada y esta generará la necesidad del auxilio del resto de las esferas que van a participar como voluntarios.

Sabiendo, de antemano, que esos 12 voluntarios se irán renovando para dar paso a que todos puedan formalizarse debidamente en la cuestión, y puedan, a su vez, cerrar posteriormente un ciclo muy importante en su formación.

Además, la incorporación en ese mundo, en ese planeta Tierra, lo será como seres con cuerpo físico y con la posibilidad de fundirse con la masa y multiplicarse. Y sin otra capacidad que los distinga de cualquiera de los elementos o individuos habitantes en dicho planeta.

 

4Cubatext cubo 5d

 

Del cuarto perfil, claro, vamos a necesitar a aquel que cubra con su manto cósmico todo el entramado. Y, al cubrirlo, participe y coparticipe para que nadie quede fuera, al menos en lo posible, de dicha protección.

 

 

 

 

camello andando

5

 

El quinto elemento o perfil será aquel capaz de andar por los pedregosos caminos de un desierto, buscando ese otro camino, guiando además y protegiendo, al colectivo.

 

 

 

 

conecciones conecticut

 

6

El sexto perfil requerirá de un elemento, sumamente preparado, que sabrá conectar adecuadamente con todos los elementos. Informándoles debidamente, poniéndoles al día y respetando muy mucho el planteamiento psicológico de todos. Sabiendo, además, que no todos los planteamientos habrán de ser los correctos. Iluminará en lo posible su parcela psicológica y mental, y dejará fluir.

 

 

 

 

moderador debate

 

7

El séptimo perfil que se precisa es aquel que pueda conectarse a través del lenguaje, que participe en los debates y, con su influencia, pueda dar validez a ciertos puntos de vista, no siempre concordantes.

 

 

 

Alce guerrero guardian  luz

 

 

8

El octavo perfil irá directamente asignado a aquella parte tan necesaria como es la de “limpiar”, proteger de dogmas y pensamientos que puedan inducir a confusión. Con su talento, descubrirá a los farsantes y con tiento les ayudará a encauzar sus planteamientos y, si es menester, corregirlos.

 

 

 

 

escultor pigmaleon

 

9

El noveno perfil cuidará de la imagen del colectivo, mejorará la imagen en el fondo y además en la forma. Modelará con sus manos y su buen hacer todo aquello que pueda embellecerse y, claro está, mejorarse. Y cuidará de que no sufra interferencias ajenas.

 

 

 

 

Salud medicos

 

10

El perfil número 10 cuidará de la salud física y mental de sus congéneres, de todos los elementos atlantes que acudan en su ayuda, y la prestará con todo su amor. Y lo más importante, los demás verán en ese perfil una salvaguarda y les infundirá confianza. Y los elementos así, con dicha confianza, andarán mucho más seguros. Y a su vez infundirán confianza en los demás.

 

 

 

templario monje guerrero

 

11

El perfil número 11, que en sí contiene dos veces al uno, por su responsabilidad como guerrero además, por su condición de doble uno como monje y guerrero a la vez, protegerá con su espada a todo el colectivo. Erradicará las malas hierbas, limpiará el camino. Propiciará la unidad; evitará el resquebrajamiento. Y el poder de su espada lo pondrá al servicio del colectivo. Una espada que ha de rescatar de las tinieblas a todo el conjunto que le habrá sido encomendado. Y cuidará muy especialmente de que en su bolsa nunca existan más de 30 monedas.

 

 

 

cosmos madre

 

12

Y finalmente, para cerrar las 12 esferas, el perfil 12 cuidará de que en su regazo se ubiquen todos los elementos. Con su amor desinteresado les protegerá, les animará, y les facilitará esa ayuda maternal que todos necesitamos en este mundo dual.

 

Christian continúa con su disertación. Información que todos asumen como propia, porque saben que aunque no actúen directamente, sí de alguna forma actuarán, porque en la representación de los demás están ellos mismos.

 

Reconocen que es una misión difícil, pero son valientes. Saben que se juegan muchísimo porque se les invita a participar en una aventura cósmica olvidando temporalmente su procedencia.

Saben que se van a sumergir en un mundo confuso, disperso, y que tendrán que esforzarse por cumplir sus compromisos fielmente.

Saben que no van a gozar del poder creativo que ahora tienen.esferas luz

Saben que van a despojarse de todo su poder y que van a imbuirse en un mundo oscurantista.

Pero saben, además, que la aventura y el riesgo valen la pena, y que para eso están, para la aventura cósmica.

Así que, continúa Christian: -En vuestras manos dejo la distribución de los perfiles, y en vuestra buena elección confío. Y espero que esto se prodigue, que hagáis un buen trabajo de simiente. Y hasta ahora mismo.

Aquí acaba un primer acto, de esta segunda parte del “Cuento de Christian”. El mismo consta de cuatro actos, y hoy he relatado este primero. En próximos días continuaremos.

 

 

http://tseyor.org/biblioteca/libros/los-cuentos-de-tseyor.html

*Imágenes tomadas de Internet, Si hay algún problema en que aparezcan aquí favor de informarnos y la misma sera reemplazada.

Anuncios

CUENTO DEL PEQUEÑO CHRISTIAN

CUENTO DEL PEQUEÑO CHRISTIAN

Com. 161 (7-12-2007)

Primera parte

Amigos, hermanos, atlantes todos, buenas noches, soy Shilcars del planeta Agguniom. Como siempre a vuestro servicio humildemente.

Y, previendo que hoy va a ser prácticamente una exposición literal más bien afirmada en un contexto fantasioso, ilusorio, como aquellas exposiciones que alrededor de la lumbre vuestros antepasados celebraban en comunión, imaginando proezas y hazañas muchas veces fantásticas y totalmente inventadas, pero que conseguían con su narración entusiasmar y elevar el ánimo de los oyentes, hoy, por ser el día que es, podríamos, con vuestro beneplácito, hacer una incursión en este mundo de fábulas explicando un cuento.

Y, por qué no, un hecho que también puede estar celebrándose ahora mismo. Por cuanto no tiene otro sentido que llevar a vuestros corazones y a vuestro pensamiento, la idea de la eternidad, del aquí y ahora.

Así pues, en este contexto y con vuestro permiso, como digo, vamos a dejar de lado la tónica general e introducirnos en este mundo de ilusión, como si fuésemos niños adultos, y vamos o podremos relatar una realidad muy constatable por cierto en estos tiempos que corren.

Aunque, en realidad, la psicología de los elementos que intervienen forman parte de esta majestuosa presentación cósmica, con unos ingredientes enraizados en una composición o melodía cósmica. Es por eso que siendo como es hoy 7 de diciembre, un 7 de diciembre que cabalísticamente podríamos equiparar a un 25 de diciembre, con toda la resonancia cósmica que dicho número y fecha puede representar, podríamos empezar exponiendo nuestro relato, y confío en que a todos nos parecerá interesante e instructivo.

El presente relato consta de cuatro tiempos. Cuatro escenografías que como es natural en su realidad podrían representarse instantáneamente. Porque se suceden las cuatro en un mismo instante.

Claro que en este nivel tridimensional es necesario darlas por separado para que la mente pueda coordinar y discernir cada planteamiento. Porque simultáneamente aún no es posible para unas mentes como las vuestras, que necesitan del espacio tiempo para coordinar adecuadamente.

fogatacuento

 

(Primer Tiempo/Mundo I)

 

Así, en el primer acto que se formaliza justamente 7 minutos antes de la venida del rayo sincronizador, se representa un escenario en el que aparecen unos personajes.

Se trata de un hombre y una mujer. Localizados en una habitación de hotel en la que furtivamente se han reunido para el amor. Para disfrutar de mutua compañía una vez más, como lo han venido haciendo en los últimos años.

En esa habitación se hallan, pues, Magda, una chica soltera, enamorada de su superior, jefe de la empresa en la que ambos trabajan, y que a escondidas de una relación matrimonial por parte del caballero, en este caso Joseph, estudian ambos la geografía anatómica y sus relaciones amorosas, con mucho respeto, con mucho amor. Y siempre confiando en que la llama del amor no se extinga.

Pero hoy va a suceder algo muy especial y que va a marcar definitivamente sus vidas y la relación de dicha pareja.

Acto seguido, Joseph llama por teléfono a su esposa diciéndole que se encuentra retenido en un aeropuerto de otra ciudad muy distante de la que está llamando.

Problemas atmosféricos, le cuenta, le impiden estar esa noche con ella, y con su hijo de pocos meses de edad, su pequeño Christian[1]. Tan pronto se resuelvan las circunstancias que le retienen en el aeropuerto, emprenderá viaje a casa. Y así termina esa primera exploración.

El caso es que esta vez Joseph está decidido plenamente a terminar con la relación extraconyugal. Y lo tiene ahora muy claro. Entiende que ama verdaderamente a su esposa, y que la misma no se merece esa gran mentira. Escenificada solamente por el puro deseo, y en la creencia de que su relación extramatrimonial se debe al amor. Eso mismo se lo contará a Magda.

Magda es una mujer que en realidad no ama verdaderamente a Joseph, y sí fascinada, y más aún después del nacimiento del hijo de este, Christian, que no sabe el porqué ha alterado tanto su psicología que hasta se siente mucho más ligada al pequeño.

Y está luchando desesperadamente por mantener la relación. Incluso es capaz de cortar la que une a Joseph con su esposa Mary, con tal de unir su vida con un hijo que no es su hijo, pero que lo siente como si fuese ella misma quien le hubiese dado vida.

Joseph le cuenta la situación, y ella se desmorona. No entiende el porqué. Después de tantas promesas e ilusiones, el espacio que ha creado para ella misma se desvanece.

Pero Joseph le está hablando de corazón. Porque Joseph en este momento ha comprendido verdaderamente el lazo que le une con su mujer, con su esposa, y con su bendito hijo Christian.

En ese momento de comprensión, que tal vez se haya debido a una última asignatura pendiente, Joseph se ve sorprendido verdaderamente…

Hace entrada el rayo sincronizador, iluminando toda la estancia con un potente estruendo. Una gran luminosidad que consigue desintegrar plenamente a las dos criaturas que en ese momento están hablando, y reconociéndose en un aspecto y otro de su gran realidad.

trianguloamor

(Segundo Tiempo/Mundo II)

 

En este momento aparece un nuevo cuadro u escenario. No hace falta decir que en un mundo paralelo al anterior, y que al mismo tiempo se ha ido registrando simultáneamente con el primero.

Ahí aparece como escenario un restaurante. En dicho lugar, sentadas una enfrente de otra, en una mesa en la que están tomando café, se hallan Magda y Mary.

A ambas les une una gran amistad. Desde pequeñas han vivido juntas y disfrutado de mutua compañía, una compañía de amistad muy pura. Hasta que llegado un momento sus vidas se dividieron. Por una parte, Mary se casó con Joseph, y Magda continuó sola buscando nunca supo qué. Aunque ahora lo tenía muy claro, clarísimo. Amaba profundamente a Mary.

Y así le habló a Mary. Le comunicó el gran amor que sentía por ella, que era más que amistad. Y le propuso al mismo tiempo unirse las dos en pareja, vivir juntas. Y todo ello porque Magda entendía que había un componente común que las podía unir, que era el pequeño Christian.

Así que Magda se expresaba de esta forma y le pedía que obviara la presencia de Joseph. Que ellas dos podrían llevar adelante el hijo. Que dos mujeres serían dos madres perfectas para educarlo y que, como el cariño de las madres, no hay ningún otro cariño que pueda compararse.

Mary, mujer centrada, a pesar de querer muchísimo a su amiga de la infancia, no podía aceptar tal proposición. Si bien podía entender sus circunstancias y por eso la disculpaba.

No es que Mary viese mal una unión de este tipo, cuando dos seres humanos se quieren y se aman, pero últimamente, y muy especialmente después del nacimiento de su hijo Christian, algo importante había pasado en su vida que la unía mucho más a esa tríada entre Joseph, Mary y Christian.

Por un instante comprendió lo sagrado de ese triángulo de amor. Lo entendió profundamente, y le dijo: “No, lo siento”. De pronto, una luz procedente del exterior, un gran rayo de luz, iluminó el local y todo desapareció. Los personajes se esfumaron.

christian1

 

(Tercer Tiempo/Mundo III)

 

En el tercer acto aparece una escena que podríamos considerar de dantesca. Dolorosa especialmente para sus protagonistas. En este caso, tenemos a Magda enferma. Muy enferma en la cama, agonizando. Siendo acompañada por unos padres amorosos, resignados a la pérdida de su querida hija.

Sus padres, Joseph y Mary, están observando la agonía de su hija

Magda. Aquella niña que desde muy joven quiso conocer mundo. Porque el que le habían preparado sus padres le resultaba pequeño. Insuficiente ante las ansias de vivir en libertad, y por conocer otros pueblos y ciudades. Y en su deambular, algunas veces erró y otras aprendió profundamente.

Aunque un día, un día de locura de amor, llegó a producirse algo maravilloso, y que en estos momentos estaba durmiendo plácidamente en la otra habitación, junto a la que ella estaba agonizando. De esa locura de amor tuvo un hijo, Christian, un niño hermoso donde los haya.

Y en su lecho de muerte pensó que había valido la pena conocer el mundo y pasar tanta fatiga, tanto sacrificio, y de que en sus momentos finales comprendiese perfectamente el sino de su vida: que no era otro que tener a su hijo Christian. Por lo tanto podía morir en paz.

A su hijo nada le iba a faltar por cuanto tenía a sus queridos abuelos, que podrían ocuparse perfectamente de su educación y crecimiento.

Y por eso, en ese momento de comprensión, cual chispazo de consciencia pura, algo pasó también en esa habitación que se iluminó completamente, y de tal fuerza fue su vibración, que los personajes se desvanecieron, quedando todo a oscuras, en la nada.

christian2

 

(Cuarto Tiempo/Mundo IV)

 

Y ahí aparece el cuarto acto. Que en parte lo dejaremos inconcluso para que todos vosotros podáis añadirle aquello que más convenga a vuestro concepto o idea.

Pero básicamente se presenta ahí un espacio, un mundo paralelo de mucha más vibración. Un mundo luminoso en el que habitan miles de seres, miles de atlantes, millones. Infinito su número.

Allí todos están viviendo en armonía, en equilibrio. Por aquí y por allá grupos hablando, debatiendo, organizando incursiones en otros mundos. Porque claro está, estamos hablando de un mundo renovado, un mundo superior. Diferente a los otros tres anteriores de menor vibración.

Este mundo actual en el que estamos ahora es un mundo en el que las mentes atlantes poseen el don de la clarividencia, es un mundo en donde todos conocen y reconocen perfectamente su capacidad. Y se reconocen en infinitas vidas simultáneas.

Ahora están todas sus réplicas unidas, como si desde ese punto empezara una nueva proyección cósmica, o en este caso debiera empezar una nueva aventura cósmica.

Todos contentos y felices porque han llegado de unos mundos en los que la oscuridad era patente y evidente. Y al final, liberados de dichas limitaciones, aparecen con unas mentes realmente prodigiosas.

Y en uno de estos grupos se hallan presentes los personajes que antes hemos citado. En primer término, el pequeño Christian. Un ser muy especial, de una gran vibración, poderosa, terriblemente poderosa, y que se acerca a Mary, a Joseph y a Magda, y les dice:

“Muy bien, lo habéis hecho muy bien. Ha sido una gran prueba.

Podemos estar satisfechos. Os propongo una nueva aventura, pero esta vez de otro nivel. Tal vez más conscientes pero no dejará de ser una aventura. Para ello voy a necesitar, o vamos a necesitar, 12 voluntarios más…”.

Y aquí se acaba el cuento, de momento claro está.

niños

Amigos, pensad, fluid…

Sed muy felices porque en realidad el pequeño Christian está ofreciendo a sus colaboradores, a sus hermanos menores, la posibilidad de una incursión en una época que podríamos situar muy bien en un 25 de diciembre.

25dic

 

[1] Cuando aludimos al pequeño Christian lo hacemos como representación del Cristo Cósmico, del Amor universal y Real.

Tomado del libro los cuentos de Tseyor, disponible en la biblioteca Tseyor

http://tseyor.org/biblioteca/libros/pdf/Los%20cuentos%20de%20Tseyor%20A4%2016ed.pdf?dl=1

*Imágenes de Internet, si alguien tiene algún inconveniente favor de indicamerlo y será remplazada

Nube de etiquetas