TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Entradas etiquetadas como ‘despertar’

EJEMPLO DEL PARAÍSO ILUSORIO

EJEMPLO DEL PARAÍSO ILUSORIO

Shilcars, 392, 29-04-2011

campofloresComo en una especie de paraíso estamos todos reunidos. Unos lo ven como un jardín lleno de plantas, flores; otros, como la estructura de una formidable nave plasmática, en cuyo interior puede plantearse cualquier escenario y volverse realidad. Otros, tal vez, lo verán como nada, en un espacio en el que nada existe, pero en cambio notarán la vibración, infinitas vibraciones.

Por lo tanto, para estos últimos les dará igual que sea un jardín, un frondoso jardín lleno de plantas, flores, cascadas de agua, un sol radiante, o bien el interior de una nave en cuyo escenario se representa una unidad de pensamiento. Y digo, les será lo mismo, porque en el fondo lo único que equivale a una realidad es la vibración de las partículas que conforman dicha unidad.

Y en esa extrapolación de pensamiento valdrá la pena prestar atención, porque hay un sinnúmero de pensamientos conformando una amalgama multicolor, con distintos tonos vibratorios, pero que sobresale uno, que es el de la necesidad de enmarcarse en un proceso común de unidad para juntos crear, y recrearnos, escenarios maravillosos.

Esta es la ventaja que tiene el no tener nada, el que nada nos aprisione, nos apegue y nos someta. Porque, lo contrario, cuando estamos pendientes de unas necesidades, de cubrirlas, de unos compromisos sociales, familiares, de trabajo, o de ayuda humanitaria, cuando dichos compromisos llegan a un punto en el que nos someten, y nos esclavizan, entonces perdemos la libertad genuina.

Y luego somos simples marionetas movidos por un sin número de necesidades, todas irreales, todas ficticias pero, haciéndoles caso, en un primer momento nos acallan la consciencia. Sí, acallan solo temporalmente nuestra consciencia porque la misma evoluciona constantemente, vibra, porque así está previsto en la retroalimentación o en el conjunto retroalimentario.

encadenadosolo

Y a la par que se ejerce una poderosa transmutación, esta se transmite a la réplica y avanza por ese espacio, que es nada pero que todo lo puede realizar, transformar, recrear y, además, darle forma para que un conjunto de átomos y moléculas pueda creerse temporalmente que reside en un espacio que le es propio, y en una ilusión que volverá a acallarle la consciencia, creyendo que andando por ese espacio ilusorio ya cumple con su compromiso.

Por eso, muchas conciencias, muchas réplicas, están satisfechas, están tranquilas, cumplen con sus obligaciones y, cumpliendo, pues queda uno ya más que satisfecho y así no tiene que preocuparse de nada más, y deja que todo lo demás vaya apareciendo en su pantalla mental. ¡Y ya se verá!

Así, poco a poco, nos dejamos llevar por la ley de entropía. Ella es quien organiza. Organiza las reuniones con nuestros congéneres, nos dice cómo hemos de actuar en comunidad, qué reglas hay que seguir, cómo es mejor comportarse, qué costumbres o hábitos interesa llevar a cabo para no molestar, para que cada uno esté en su cuadradito, en su punto, en el que no pueda molestar a los demás, y así, de alguna forma, tenerlo también controlado.

Así va pasando el tiempo, y nuestra consciencia, nuestra réplica nos envía vibración: frecuencias determinadas que no asimilamos completamente en nuestra psiquis, y crean en nosotros un estado de insatisfacción.

Claro, y ¿por qué vamos a tener dicha insatisfacción, si estamos cumpliendo, si estamos haciendo lo que está escrito, lo que está previsto, y no nos apartamos del guión? Cierto, pero tampoco improvisamos, tampoco intuimos, tampoco imaginamos. Y tampoco nos damos cuenta que la presión entrópica está actuando en nosotros, y nos vuelve cada vez más insensibles, más independientes, más insolidarios, menos creativos.

CREACIONEn suma, nos somete y nos plantea una solución, que es la adecuada para esa entropía, pero no para la realidad de nuestra consciencia, de nuestra esencia, que es la de ir avanzando en el conocimiento del universo, de lo que realmente somos, de ir aprendiendo de la experiencia y del hombre por el propio hombre.

En ese estado, cuando ya hemos sucumbido y ajustado a una necesidad, que nos viene del exterior pero que asumimos como propia, nos adaptamos al ambiente. Como aquel animal que se adapta a la selva y se nutre de los alimentos que en ella encuentra. Y su cuerpo se transforma, de una forma u otra, en función de las posibilidades de dicha selva.

Sí, efectivamente, estamos hablando de una ley muy inteligente, que es la del darwinismo. Allí, en esa “selva”, los elementos que conviven saben, o aprecian únicamente, aquello que les es factible para la supervivencia. Alientan al ganador, y destrozan, y esta es la palabra verdaderamente, al perdedor. El perdedor no tiene cabida en una sociedad en la que prima el mejor.

Siguiendo en este ejemplo, nos encontramos, pues, en un jardín, esta vez ya sabemos que es totalmente ilusorio, pues tampoco es un jardín.

pelearY en ese lugar impera la ley del más fuerte, del más poderoso. En el poder de la élite sin duda alguna sobresale únicamente el más fuerte, el más poderoso, el más guapo, el más influyente, etc. etc.

Pero en ese mismo jardín también hay un pensamiento destinado a los “niños”, a los que realmente les preocupa muy poco esto de la supervivencia, de ser el mejor, de luchar por el primer puesto. Esta mentalidad infantil les hace únicamente jugar, y en ese juego están.

En ese juego un día, por ejemplo, se atreven a crear pompas de jabón, burbujas, o como queráis llamarle. Y empiezan a jugar con dichas pompas de jabón, con sus multicolores formas, redondas, perfectas, frágiles además, que no perduran, pero que mientras están presentes en nuestro espacio visual nos alegran, reconfortan, y a veces también hace que nos preguntemos, cómo algo tan perfecto, como es una pompa de jabón, puede ser tan sencillo de crearse y deleitar los sentidos.

Esos niños jugando, esos niños pequeños y grandes que juegan y en su imaginación creativa dan formas diversas a su entorno, de ese modo tan sencillo y simple como es la amistad, la unidad, el juego, la ilusión por compartir, disfrutan realmente de su entorno, y también de ese paisaje virtual que les ha tocado vivir.

niñoburbujas

Más hay un sector en ese mismo jardín que tiene otras normas, otras leyes de obligado cumplimiento. De sus leyes, la primera de ellas, la primera norma, es que únicamente disfrutará del paisaje aquel que sea el mejor, el más hermoso, el más poderoso. Todos los demás se irán equiparando al primero, pero habrá entre ellos cierta separación. Y el resto no tiene derecho o no tendrá derecho a disfrutar de la vida contemplativa, del juego.

Y dicho sector observa cómo los de carácter infantil, esos niños de todas las edades, se recrean en ese fantástico jardín, y no se comprende cómo no teniendo nada, no disponiendo de nada, puedan ser tan felices.

Tampoco entiende que ellos, como élite, teniendo tanto poder, no lleguen a ser felices y se sientan, de alguna forma, desgraciados. Pero piensan que tal vez es mejor sentirse desgraciado con poder, que sin poder.

Y ahí se arma el lío. Hay un desequilibrio. Las elites no son felices, a pesar de que lo “tienen todo” y “disponen de todo”. Y, al no serlo, se proponen entre ellos crear la infelicidad en aquellos inocentes “niños” que sin poseer nada disfrutan y son felices.

niñospobres

Y les someten, les privan de lo más mínimo para la subsistencia. Les privan de su trabajo, de su alimento, de su educación… Les dejan a su libre albedrío, pero completamente expoliados.

A pesar de ello, los “niños” continúan siendo felices, y ya no saben los de la elite qué hacer, no entienden cómo es posible que sin nada, sin ningún atributo, sin ningún poder, sin ninguna riqueza, pueda haber elementos que sean felices.

Y esa rueda o espiral se complica cada vez más, pues “si son felices no teniendo nada, vamos a someterlos mucho más, para que consigan riquezas para nosotros, bienestar para nosotros, privándoles a ellos de lo más esencial, al fin y al cabo van a continuar siendo felices, igualmente.”

Y la espiral social cada vez gira más aprisa, y llega un día en que el jardín, tan hermoso, habiendo sido creado por la ilusión de unos niños, empieza a perder su color. Las plantas ya no crecen con ese verdor especial, las flores apenas dan colorido al paisaje, y todo se vuelve triste, callado, silencioso, y empieza a morir de alguna forma ese escenario.

La verdad, amigos hermanos, no puede abusarse en extremo. La vida humana se ha hecho para el disfrute de la consciencia. La vida se ha creado para el disfrute de los sentidos de todos los hermanos en unidad, en fraternidad. En el compartir, en el quererse. Para establecer unas mínimas bases, no para prolongarse en el tiempo sino para catapultarse. Unas mínimas bases que permitan el empuje hacia las estrellas.

libertad

Porque si conseguimos, si el ser humano de esta generación, en este imaginario jardín de flores y de niños haciendo pompas de jabón, consigue el ímpetu necesario, esos niños nunca se verán agredidos, sino al contrario aupados por el resto de niños de este gran y vasto universo.

Porque todos esos niños, con ese pensamiento infantil, pero creativo, imaginativo, y cada vez en evolución consciente, irán apoyándose unos a otros estableciendo nuevas relaciones. Y ya podrán compartir otros jardines, porque serán capaces de traspasar de un jardín a otro, de una dimensión a otra.

Sus cuerpos serán tan formidablemente perfectos, que no habrá barreras para ellos. Todo el universo holográfico, y no olvidemos que todo es universo virtual, será para ellos, para el disfrute de sus consciencias. Porque el universo se ha hecho para el disfrute de las conciencias, para el amor, para el compartir.

Desengañémonos, el universo no se ha creado para sufrir, aunque evidentemente muchos os puedan o nos puedan hacer creer que esto es así.

Que la lucha fratricida, que el hambre, la enfermedad, que la miseria de unos es necesaria para que otros funcionen mucho mejor. Esta es la gran mentira, este es el gran pensamiento que nos invade a todos, pero que muchos, muchos millones de seres atlantes en este planeta, han comprendido que no es verdad, que la vida es para disfrutarla, amando, respetando, y sobre todo dando la mano al más débil, ofreciéndole todo, sabiendo que es un hermano, igual por igual, y que hoy le damos la mano y mañana él nos la dará a su vez, y juntos nos catapultaremos hacia el universo.dar-la-mano

Y lo haremos bajo dos vertientes claramente diferenciadas, una la mental, con ella seremos capaces de pasar todas las barreras, superarlas y reconocernos en cualquier estadio; y otra la técnica, la tecnológica, con nuestra mente seremos capaces de crear aquellos elementos propulsores, mejor dicho replicarlos, en función de nuestras necesidades. Y esto ahondará en el descubrimiento del universo interior y exterior del hombre.

Para eso estamos trabajando los de la Confederación, para eso estamos dedicando horas, días, años, llevando esa palabra cósmica, ese mensaje crístico cósmico a vuestras mentes, para refrescar la memoria. Creemos que es nuestra humilde aportación.

Poco más podemos hacer, si de vuestra parte no ponéis más. Y tenéis que poner más, porque vuestra capacidad es infinita. Y ahora es el momento, amigos hermanos de las estrellas, es el momento en que debéis daros cuenta que el mundo es vuestro, que debéis compartirlo, que habréis de saber desapegaros, y sobre todo adaptaros a las circunstancias del momento.

Bien que antes pudieseis disfrutar de lujosas mansiones, de viajes de ensueño, y ahora os limitéis ante la mirada perdida en la pantalla de vuestro televisor, pero si lo hacéis sabiendo que estáis comprendiendo la situación, y que ahora es el momento de adaptarse a estas nuevas circunstancias, descubriréis un nuevo universo.

Earth-Asia Pacific Region

Para vosotros parecerá un nuevo universo, en realidad, no lo será. No lo será porque habréis descubierto que en la intimidad de nuestro pensamiento, cuando nos desapegamos, cuando nos ajustamos a nuestras necesidades y posibilidades, no llega a nosotros la desgracia, sino la libertad.

Cuando existen en nosotros contratiempos, cuando no alcanzamos aquello que deseamos y creemos que en realidad nos ha llegado la desgracia, no es cierto.

Cuando realmente no alcanzamos aquello que deseamos es precisamente porque no lo necesitamos, porque el universo nos está diciendo que demos media vuelta, que miremos hacia otro lado, porque tal vez, y sin duda así es, el queso estará en otro rincón, en espera de ser descubierto.

http://tseyor.org/biblioteca/libros/los-cuentos-de-tseyor.html

*Imágenes tomadas de Internet, Si hay algún problema en que aparezcan aquí favor de informarnos y la misma sera reemplazada.

Anuncios

CUENTO DEL PEQUEÑO CHRISTIAN

CUENTO DEL PEQUEÑO CHRISTIAN

Com. 161 (7-12-2007)

Primera parte

Amigos, hermanos, atlantes todos, buenas noches, soy Shilcars del planeta Agguniom. Como siempre a vuestro servicio humildemente.

Y, previendo que hoy va a ser prácticamente una exposición literal más bien afirmada en un contexto fantasioso, ilusorio, como aquellas exposiciones que alrededor de la lumbre vuestros antepasados celebraban en comunión, imaginando proezas y hazañas muchas veces fantásticas y totalmente inventadas, pero que conseguían con su narración entusiasmar y elevar el ánimo de los oyentes, hoy, por ser el día que es, podríamos, con vuestro beneplácito, hacer una incursión en este mundo de fábulas explicando un cuento.

Y, por qué no, un hecho que también puede estar celebrándose ahora mismo. Por cuanto no tiene otro sentido que llevar a vuestros corazones y a vuestro pensamiento, la idea de la eternidad, del aquí y ahora.

Así pues, en este contexto y con vuestro permiso, como digo, vamos a dejar de lado la tónica general e introducirnos en este mundo de ilusión, como si fuésemos niños adultos, y vamos o podremos relatar una realidad muy constatable por cierto en estos tiempos que corren.

Aunque, en realidad, la psicología de los elementos que intervienen forman parte de esta majestuosa presentación cósmica, con unos ingredientes enraizados en una composición o melodía cósmica. Es por eso que siendo como es hoy 7 de diciembre, un 7 de diciembre que cabalísticamente podríamos equiparar a un 25 de diciembre, con toda la resonancia cósmica que dicho número y fecha puede representar, podríamos empezar exponiendo nuestro relato, y confío en que a todos nos parecerá interesante e instructivo.

El presente relato consta de cuatro tiempos. Cuatro escenografías que como es natural en su realidad podrían representarse instantáneamente. Porque se suceden las cuatro en un mismo instante.

Claro que en este nivel tridimensional es necesario darlas por separado para que la mente pueda coordinar y discernir cada planteamiento. Porque simultáneamente aún no es posible para unas mentes como las vuestras, que necesitan del espacio tiempo para coordinar adecuadamente.

fogatacuento

 

(Primer Tiempo/Mundo I)

 

Así, en el primer acto que se formaliza justamente 7 minutos antes de la venida del rayo sincronizador, se representa un escenario en el que aparecen unos personajes.

Se trata de un hombre y una mujer. Localizados en una habitación de hotel en la que furtivamente se han reunido para el amor. Para disfrutar de mutua compañía una vez más, como lo han venido haciendo en los últimos años.

En esa habitación se hallan, pues, Magda, una chica soltera, enamorada de su superior, jefe de la empresa en la que ambos trabajan, y que a escondidas de una relación matrimonial por parte del caballero, en este caso Joseph, estudian ambos la geografía anatómica y sus relaciones amorosas, con mucho respeto, con mucho amor. Y siempre confiando en que la llama del amor no se extinga.

Pero hoy va a suceder algo muy especial y que va a marcar definitivamente sus vidas y la relación de dicha pareja.

Acto seguido, Joseph llama por teléfono a su esposa diciéndole que se encuentra retenido en un aeropuerto de otra ciudad muy distante de la que está llamando.

Problemas atmosféricos, le cuenta, le impiden estar esa noche con ella, y con su hijo de pocos meses de edad, su pequeño Christian[1]. Tan pronto se resuelvan las circunstancias que le retienen en el aeropuerto, emprenderá viaje a casa. Y así termina esa primera exploración.

El caso es que esta vez Joseph está decidido plenamente a terminar con la relación extraconyugal. Y lo tiene ahora muy claro. Entiende que ama verdaderamente a su esposa, y que la misma no se merece esa gran mentira. Escenificada solamente por el puro deseo, y en la creencia de que su relación extramatrimonial se debe al amor. Eso mismo se lo contará a Magda.

Magda es una mujer que en realidad no ama verdaderamente a Joseph, y sí fascinada, y más aún después del nacimiento del hijo de este, Christian, que no sabe el porqué ha alterado tanto su psicología que hasta se siente mucho más ligada al pequeño.

Y está luchando desesperadamente por mantener la relación. Incluso es capaz de cortar la que une a Joseph con su esposa Mary, con tal de unir su vida con un hijo que no es su hijo, pero que lo siente como si fuese ella misma quien le hubiese dado vida.

Joseph le cuenta la situación, y ella se desmorona. No entiende el porqué. Después de tantas promesas e ilusiones, el espacio que ha creado para ella misma se desvanece.

Pero Joseph le está hablando de corazón. Porque Joseph en este momento ha comprendido verdaderamente el lazo que le une con su mujer, con su esposa, y con su bendito hijo Christian.

En ese momento de comprensión, que tal vez se haya debido a una última asignatura pendiente, Joseph se ve sorprendido verdaderamente…

Hace entrada el rayo sincronizador, iluminando toda la estancia con un potente estruendo. Una gran luminosidad que consigue desintegrar plenamente a las dos criaturas que en ese momento están hablando, y reconociéndose en un aspecto y otro de su gran realidad.

trianguloamor

(Segundo Tiempo/Mundo II)

 

En este momento aparece un nuevo cuadro u escenario. No hace falta decir que en un mundo paralelo al anterior, y que al mismo tiempo se ha ido registrando simultáneamente con el primero.

Ahí aparece como escenario un restaurante. En dicho lugar, sentadas una enfrente de otra, en una mesa en la que están tomando café, se hallan Magda y Mary.

A ambas les une una gran amistad. Desde pequeñas han vivido juntas y disfrutado de mutua compañía, una compañía de amistad muy pura. Hasta que llegado un momento sus vidas se dividieron. Por una parte, Mary se casó con Joseph, y Magda continuó sola buscando nunca supo qué. Aunque ahora lo tenía muy claro, clarísimo. Amaba profundamente a Mary.

Y así le habló a Mary. Le comunicó el gran amor que sentía por ella, que era más que amistad. Y le propuso al mismo tiempo unirse las dos en pareja, vivir juntas. Y todo ello porque Magda entendía que había un componente común que las podía unir, que era el pequeño Christian.

Así que Magda se expresaba de esta forma y le pedía que obviara la presencia de Joseph. Que ellas dos podrían llevar adelante el hijo. Que dos mujeres serían dos madres perfectas para educarlo y que, como el cariño de las madres, no hay ningún otro cariño que pueda compararse.

Mary, mujer centrada, a pesar de querer muchísimo a su amiga de la infancia, no podía aceptar tal proposición. Si bien podía entender sus circunstancias y por eso la disculpaba.

No es que Mary viese mal una unión de este tipo, cuando dos seres humanos se quieren y se aman, pero últimamente, y muy especialmente después del nacimiento de su hijo Christian, algo importante había pasado en su vida que la unía mucho más a esa tríada entre Joseph, Mary y Christian.

Por un instante comprendió lo sagrado de ese triángulo de amor. Lo entendió profundamente, y le dijo: “No, lo siento”. De pronto, una luz procedente del exterior, un gran rayo de luz, iluminó el local y todo desapareció. Los personajes se esfumaron.

christian1

 

(Tercer Tiempo/Mundo III)

 

En el tercer acto aparece una escena que podríamos considerar de dantesca. Dolorosa especialmente para sus protagonistas. En este caso, tenemos a Magda enferma. Muy enferma en la cama, agonizando. Siendo acompañada por unos padres amorosos, resignados a la pérdida de su querida hija.

Sus padres, Joseph y Mary, están observando la agonía de su hija

Magda. Aquella niña que desde muy joven quiso conocer mundo. Porque el que le habían preparado sus padres le resultaba pequeño. Insuficiente ante las ansias de vivir en libertad, y por conocer otros pueblos y ciudades. Y en su deambular, algunas veces erró y otras aprendió profundamente.

Aunque un día, un día de locura de amor, llegó a producirse algo maravilloso, y que en estos momentos estaba durmiendo plácidamente en la otra habitación, junto a la que ella estaba agonizando. De esa locura de amor tuvo un hijo, Christian, un niño hermoso donde los haya.

Y en su lecho de muerte pensó que había valido la pena conocer el mundo y pasar tanta fatiga, tanto sacrificio, y de que en sus momentos finales comprendiese perfectamente el sino de su vida: que no era otro que tener a su hijo Christian. Por lo tanto podía morir en paz.

A su hijo nada le iba a faltar por cuanto tenía a sus queridos abuelos, que podrían ocuparse perfectamente de su educación y crecimiento.

Y por eso, en ese momento de comprensión, cual chispazo de consciencia pura, algo pasó también en esa habitación que se iluminó completamente, y de tal fuerza fue su vibración, que los personajes se desvanecieron, quedando todo a oscuras, en la nada.

christian2

 

(Cuarto Tiempo/Mundo IV)

 

Y ahí aparece el cuarto acto. Que en parte lo dejaremos inconcluso para que todos vosotros podáis añadirle aquello que más convenga a vuestro concepto o idea.

Pero básicamente se presenta ahí un espacio, un mundo paralelo de mucha más vibración. Un mundo luminoso en el que habitan miles de seres, miles de atlantes, millones. Infinito su número.

Allí todos están viviendo en armonía, en equilibrio. Por aquí y por allá grupos hablando, debatiendo, organizando incursiones en otros mundos. Porque claro está, estamos hablando de un mundo renovado, un mundo superior. Diferente a los otros tres anteriores de menor vibración.

Este mundo actual en el que estamos ahora es un mundo en el que las mentes atlantes poseen el don de la clarividencia, es un mundo en donde todos conocen y reconocen perfectamente su capacidad. Y se reconocen en infinitas vidas simultáneas.

Ahora están todas sus réplicas unidas, como si desde ese punto empezara una nueva proyección cósmica, o en este caso debiera empezar una nueva aventura cósmica.

Todos contentos y felices porque han llegado de unos mundos en los que la oscuridad era patente y evidente. Y al final, liberados de dichas limitaciones, aparecen con unas mentes realmente prodigiosas.

Y en uno de estos grupos se hallan presentes los personajes que antes hemos citado. En primer término, el pequeño Christian. Un ser muy especial, de una gran vibración, poderosa, terriblemente poderosa, y que se acerca a Mary, a Joseph y a Magda, y les dice:

“Muy bien, lo habéis hecho muy bien. Ha sido una gran prueba.

Podemos estar satisfechos. Os propongo una nueva aventura, pero esta vez de otro nivel. Tal vez más conscientes pero no dejará de ser una aventura. Para ello voy a necesitar, o vamos a necesitar, 12 voluntarios más…”.

Y aquí se acaba el cuento, de momento claro está.

niños

Amigos, pensad, fluid…

Sed muy felices porque en realidad el pequeño Christian está ofreciendo a sus colaboradores, a sus hermanos menores, la posibilidad de una incursión en una época que podríamos situar muy bien en un 25 de diciembre.

25dic

 

[1] Cuando aludimos al pequeño Christian lo hacemos como representación del Cristo Cósmico, del Amor universal y Real.

Tomado del libro los cuentos de Tseyor, disponible en la biblioteca Tseyor

http://tseyor.org/biblioteca/libros/pdf/Los%20cuentos%20de%20Tseyor%20A4%2016ed.pdf?dl=1

*Imágenes de Internet, si alguien tiene algún inconveniente favor de indicamerlo y será remplazada

Imagen

Una clave para el despertar

COMENTARIOS RECIBIDOS EN 

Sirio De Las TorresSiii. Y mi reflexión es que todos estamos de acuerdo en ello, pero no logramos distinguir nuestro pensamiento del de los demás y proyectamos el nuestro en ellos. Y con esto ya creemos que van a hacer lo que NOSOTROS pensamos que es lo correcto. Y si no lo hacen, les descalificamos.

Partículas de la causa y el efecto – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 19

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

19. Partículas de la causa y el efecto

 

En el microcosmos se hallan determinadas partículas subatómicas que interfieren ciertos procesos de transformación espiritual. Dichas partículas aparecen con una carga energética doblemente interpuestas con un proceso aleatorio y que significativamente atraviesan un espacio adimensional para permanecer de alguna forma en el hiperespacio y desembocar en una relación causa y efecto, contraria a la general aplicación con la que se establece la trayectoria energética del electromagnetismo. Son fuerzas epicéntricas que señalan cuestionamientos determinados pero que procuran o producen determinadas circunstancias contrarias a la fuerza electromagnética, digamos positiva. Así, la creación de estas dos fuerzas en un espacio adimensional crean el espacio cero, crean la nada. Por eso es importante conocer siempre a través de qué camino avanzamos. Si en el de las fuerzas epicéntricas de signo positivo, o en el de las de signo negativo. Porque las dos parecen adecuadas, las dos son necesarias y las dos nos van a llevar al infinito, al cosmos infinito o absoluto. Pero unas, las primeras, nos van a llevar a través del camino de la comprensión, de la clarificación, de la iluminación, y las otras por el camino de la oscuridad, de la negatividad, de la ignorancia. Así pues, tengamos en cuenta siempre poder iniciar los trabajos en concordancia con nuestro propio ser interior y con las necesidades reales y sinceras que experimentemos en nuestra interioridad. Pero ante todo con la necesidad de poder servir a la energía, de poder servir a los demás. Podemos adquirir mucho conocimiento, pero este debe trasladarse a los demás no como una obligación, no como migajas de pan que se entregan o de las sobras, sino como el de una auténtica entrega, que más bien debe considerarse como participación. Debemos ser lo suficientemente generosos como para saber dar sin esperar nada a cambio. Debemos comprender que nuestro conocimiento no es nuestro conocimiento, es el conocimiento de los demás, es el conocimiento del Todo y, por lo tanto, nada nos pertenece y mucho menos el conocimiento del Todo. Si acaso, aprovechemos ese caudal de energía que nos propicia el propio conocimiento absoluto, para servir de canal o conducto distribuidor hacia las demás ramificaciones o espacios estancos pero comunicados entre sí, como vasos comunicantes, para que la energía pueda fluir favorablemente y de forma continua sin necesidad de cambios drásticos o interrupciones que pueden llegar a distorsionar el fluido energético necesario en todo el macrocosmos. Si tenemos en cuenta que todo lo que vamos aprendiendo y generando a través del uso de la razón, de la reflexión, de la comprensión y tenemos cuidado en mantener esa calidad de pensamiento que he dicho, no habremos de tener otro esquema de pensamiento que no sea el de estar en una determinada posición positiva dentro de un holograma de iluminación, de esclarecimiento y de conocimiento profundo. En cambio, si olvidamos esta sencilla premisa de servir únicamente como portadores o transmisores de la energía, vamos a ir desembocando en un espacio oscuro, el oscurantismo ancestral, que nos va a llevar irremediablemente hacia un túnel de partículas de posicionamiento negativo y, por lo tanto, en un callejón de oscuridad. Yendo a formar parte de esa otra parte, valga la redundancia, totalmente necesaria también para establecer el debido equilibrio en el espacio cero, en el espacio adimensional, en definitiva en la nada.

Incógnitas, la interrogación como medio para la comprensión – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 14

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

14. Incógnitas, la interrogación como medio para la comprensión

EL PRINCIPIO DE INDETERMINACIÓN
Como continuación del tema anterior, decir que poco a poco iremos ampliando conceptos un poco más complejos si cabe. Conceptos básicos con los que poder luego incorporar nuevas matizaciones y llegar a comprender un poco más el significado de la vida, de la muerte física y cómo no, de la trascendencia. En cuántica es un hecho constatable que nada puede comprobarse fehacientemente. Ahí está la paradoja. Podemos comprobar que no sabemos, sabiendo a ciencia cierta que no sabemos. Y si podemos comprobar que no sabemos, sabiendo a ciencia cierta que no sabemos, ahí está un principio de indeterminación que puede llevarnos hacia aspectos más interesantes para la comprensión debida de todo el enunciado cuántico. Así, si no sabemos exactamente lo que en realidad significa la propia verdad del Universo, pero intuimos que no sabemos, esto nos da a entender claramente que hemos de proseguir en nuestras investigaciones, en nuestros trabajos de estudio, de análisis y de comprensión. De esta forma conseguimos acelerar nuestro intelecto a un nivel neuronal, y recabar información en parcelas que hasta ahora habrán podido estar ausentes de un mecanismo especial cual es la interrogación. Es bien cierto que cuando no se entiende una determinada cuestión, intrínsicamente se lleva a cabo una reacción que, supeditada a la razón y a la comprensión, lleva implícita un esfuerzo energético que procura activar ciertos mecanismos mentales, y que conducen lógicamente tarde o temprano a la clarificación de ideas. Es por eso que en cuántica podremos hablar de un conocimiento desconocido, de una relación causa y efecto inexistente, pero en el fondo esa misma causa-efecto inexistente, va a crear una necesidad y una posibilidad de existencia real en un mundo irreal, por cuanto la dualidad lo es, pero gracias a ella nos va a situar en una esfera superior de conocimiento y, por lo tanto, más completa y compleja en realidad conceptual. Por eso es interesante que meditéis debidamente mis palabras, no por el valor en sí de las mismas, sino por su valor intrínseco y precisamente por lo que no dicen. Diseccionarlas e intentar comprender y asimilar más allá de las mismas, eso es, llegar a interpretar debidamente mis ideas. Desgraciadamente, a un nivel consciente no todas las ideas llegan a quedar plasmadas de una forma clara y diáfana, en un sentido que puedan luego ser trasladadas a otros niveles de comprensión. En realidad lo que se dice es lo que hay, lo que se entiende. Y de lo que se trata es de llegar a comprender lo que no hay y por lo tanto se desconoce.

El pensamiento y la nada – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 12

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

12. El pensamiento y la nada

Por lo tanto, hablar sobre conceptos ultrasensibles, del fractal, de la cuántica, de la física nuclear o molecular y de los micromundos, es estar hablando de algo en el que no existen barreras para el pensamiento y, por lo tanto, para la realidad absoluta. Nos estamos refiriendo a la Nada. Por ello, los científicos que buscan la realidad conceptual verificándola por medio de razonamientos, fórmulas matemáticas y científicas, teorías, cálculos algebraicos y altas cotas numéricas, deben encontrarse, forzosamente, ante la disyuntiva de creer que lo que están percibiendo a través de su comprensión es más la apariencia de las cosas que su propia esencia. También podríamos pensar que si nada existe más allá de nuestro pensamiento, si el propio pensamiento no existe en un mundo de realidad absoluta o trascendente, ¿para qué iba a ser necesario luchar, esforzarse y aplicarse en la evolución del pensamiento? Bajo este punto de vista sería absurdo aplicar esfuerzos y dotar recursos a descubrir que la realidad de lo que estamos buscando es tan solo la Nada. Aunque un fenomenal absurdo sería creer que la Inteligencia, el Don de la Creatividad, el Pensamiento que de alguna forma nos ha creado y distribuido por este espacio y por otros muchos miles de espacios, por no decir millones de millones de espacios paralelos al nuestro, hubiese errado su percepción o su propia percepción hubiese sido errónea, al permitir que pudiésemos pensar, para llegar a la conclusión de que no existe ni nuestro pensamiento, ni nada que se le asemeje.

Por eso es importante trascender determinados estados de comprensión. Saliendo de esa burbuja interpretativa y dual, de ese mundo del sí y del no, del positivo y del negativo, del blanco y del negro… Porque en un estado trascendente, no existe bueno ni malo, como tampoco bien ni mal.

 

Sabiduría e ignorancia – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 11

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

11. Sabiduría e ignorancia

EL MUNDO FÍSICO ES UNA PARTE DE LA REALIDAD

Es un suponer que poco a poco iremos comprendiendo el significado de la vida a través de la propia experimentación y, por encima de todo, con curiosidad por ir descubriendo esa otra Realidad, en mayúsculas, negada por unos sentidos que solo esperan hechos contrastables al nivel físico y una seguridad permanente en un estado tridimensional. Habremos de comprender, algún día, que nuestra existencia es solo una parte de la realidad y, por lo tanto, subjetiva, como paso previo a un estado receptivo y creativo y por demás clarificador. Y en el que poder contrastar ideas o conceptos, estableciendo el debido paralelismo con la realidad objetiva. Y por objetividad nos referimos a la realidad concreta con parámetros lógicos, coherentes y perfectos. El error forma parte del acierto, mitad y mitad, pues nuestra existencia transcurre en un mundo dual. Es de lógica, por la razón fundamental de la coherencia y del equilibrio, que nuestra personalidad se sitúe en un punto equidistante entre la ignorancia y la sabiduría, puesto que ambas penden de un solo hilo conductor con el cual establecer la debida comprensión. A un cierto nivel todos somos ignorantes y todos somos sabios. Y todos somos sabios a un cierto nivel precisamente porque existe en nosotros la ignorancia. Si todos fuésemos sabios a un nivel infinito, nada existiría y nada a resolver a través de un pensamiento. Por eso, el pensamiento es necesario equilibrarlo por medio de la claridad y oscuridad al mismo tiempo. Porque de la penumbra aparecerá sin duda la lógica, la coherencia, el equilibrio y la comprensión. En un estado absoluto de comprensión nada existe. En realidad, nada existe donde no existe la dualidad. En cambio, es evidente que existe un pensamiento que puede trascender esa misma realidad absoluta y transformarse en un verdadero pensamiento objetivo, pero analizado bajo la perspectiva de un pensamiento subjetivo.

 

Nube de etiquetas