TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Entradas etiquetadas como ‘energia’

El equilibrio de los hemisferios cerebrales por medio del átomo, el fractal y la energía – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 32

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

32. El equilibrio de los hemisferios cerebrales por medio del átomo, el fractal y la energía

guia estelar Aluxpen tseyor

Estamos en vías de una apertura mental sin límites. Estamos en una época en la que es posible poder hablar del espíritu y de la materia, o de la espiritualidad, bajo el prisma del átomo, desde la física o mecánica cuántica y de su exponente más representativo como es el fractal.

Como particularidad más específica del átomo, decir que en él anida el don de la creatividad, el principio de la vida, la enseñanza gnóstica, el Todo, el Absoluto.

Bien es cierto que por ahora la única evidencia científica que tenéis del átomo es puramente deductiva. Sin embargo, observando el comportamiento de sus partículas, es posible conocer mejor el átomo por sus efectos sobre otras partículas y, a la vez, intuir los principios de la energía radial que se encuentra en todo el Universo.

Con respecto al fractal, este es un modelo de estructura con que la Naturaleza se sirve para procurar una transformación de nivel evolutivo.

Sabemos que las formas de los fractales son siempre réplicas de sí mismos, por lo que ampliando una de sus zonas seguiremos viendo la misma forma, y a una nueva ampliación, le seguirá la misma pauta, igual semejanza. Y cualquier parte de su estructura va a aparecer idénticamente igual a la estructura global.

Conocemos también que el cerebro humano consta de dos hemisferios. Uno, el intelectual, que es el del movimiento, el de la acción reacción. Y otro, el de la intuición, que es el del pensamiento trascendente, inspiración o creatividad en suma. Estos dos hemisferios forman parte de la dualidad del Universo, tanto del infinito grande como del infinito pequeño. En realidad, dichos hemisferios son la clave de la participación atómica a un nivel infinitesimal vía fractal.

A través del fractal y de la participación de la Energía que invade todos los cuerpos, tanto visibles como invisibles, se equilibra esa dualidad. La relación Causa y Efecto forma parte de ese simbólico par y nuestro objetivo en la vida es, sin duda alguna, el equilibrio para llegar a la comprensión profunda, a la creatividad, al Absoluto.

caracol

LA SUPERPOSICIÓN DE LA MENTE EN DIFERENTES PLANOS – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 31

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

31. LA SUPERPOSICIÓN DE LA MENTE EN DIFERENTES PLANOS

guia estelar Aluxpen tseyor

Básicamente lo que nos interesa a todos, y sin restar importancia a este mundo tridimensional, es empezar a experimentar la realidad de ese otro mundo rico en percepciones, que va a proporcionarnos un mejoramiento espiritual. Os preguntaría, ¿qué entendéis por manifestación crística?

La manifestación crística es una gota de agua en el océano, es un grano de arena en el desierto, es el universo, es la suma de todas las galaxias… es todo.

La manifestación crística se refiere a un pronunciamiento cósmico, a un “sabelotodo cósmico”, que ha permitido que cualquier parte de ese Todo signifique lo mismo en su totalidad.

Y ahí entraríamos en disquisiciones intelectuales, tal vez absurdas, tal vez más o menos acertadas, pero en el fondo la realidad es que todo comprende al Todo. Y esto significa que la más pura esencia de materialismo forma parte inclusive de ese Todo, en el que podremos maniobrar y mejorar expectativas cuando sepamos valorar en toda su extensión dicho elemento.

Empezad a considerar la posibilidad de mejorar vuestro intelecto profundo, a base de llegar a comprender algún día que la clave de la situación vital, ya sea inhóspita o agradable, ya sea feliz o desgraciada, ya sea rica o pobre, mejorará en un factor único y polivalente que será el de la comprensión absoluta.

Aprended a observar no ya solo vuestro interior a través de la autoobservación psicológica, sino también vuestro contorno, y en él a vuestras otras realidades, que lo son, pero que no veis. Digamos que la energía fluctúa en diferentes oscilaciones de onda y repercute en nuestros sentidos y en nuestras impresiones.

Por ese motivo, por ejemplo, aquel pensamiento que os ha predispuesto a la meditación será, tal vez, un pensamiento que un hermano os habrá dirigido a tal efecto. Y por qué no, una exuberante acción dirigida hacia la emancipación de los sentidos, será acaso también la aproximación de pareceres de otro pensamiento. O bien, un sentimiento de odio o de miedo, o de indefensión, puede que sea producido por un pensamiento de ese mismo nivel, que actuará en vuestra mente facilitando esa repercusión e introversión.

En cierta forma nos dejamos influir por presencias, por manifestaciones… por todo. Ahí también está la manifestación crística, y esto quiere decir que nuestra mente, como potente faro y al mismo tiempo imán con que relacionarse, referenciarse de su entorno y de su interior, repercute asimismo como un eco hacia el infinito cualquier tipo de manifestación.

Démonos cuenta de cómo actúan dichas energías en nosotros, haciéndonos variar de pensamiento y de acción, cambiando nuestro malhumor en una alegría, o en llanto o pesar o bien en una evocación espontánea de inspiración.

Un mundo de energías u ondas electromagnéticas que no descubriréis con vuestro intelecto, con las formas habituales de pensamiento, con el sí o el no, con la dualidad.

Habéis de utilizar otro sistema de captación de impresiones, que lógicamente el intelecto no va a poder realizar por sí mismo. Sensaciones estas que se perciben justo en el mismo momento en que la mente deja de funcionar con sus esquemas tradicionales, con su memoria bifocal o bipolar.

Se trata de sistemas de apercibimiento visual que no obedecen a visión alguna de tipo subjetivo, sino a una visión estereoscópica o en relieve, en la que se observan diversas magnitudes osciloscópicas, bandas de frecuencias de luz, en las que el ojo físico no capta por estar limitado.
No se trata pues de intelectualizar ninguna visión, porque esto es imposible. La realidad, la pura realidad, está aquí y no existen fronteras, puesto que el pensamiento tampoco las tiene.

Traslación de Pensamiento Conciencia – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 9

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

9. TRASLACIÓN DE PENSAMIENTO/CONCIENCIA

TELETRANSPORTACIÓN Y TRANSFIGURACIÓN

guia estelar Icotrem tseyor

Nos centraremos en la problemática basada en conceptos cuánticos y permanentemente abiertos a la comprensión, curiosidad e investigación debida. Hablaremos también, del concepto masa-energía, al nivel molecular, en suspensión gravitatoria por fuerzas concéntricas y en expansión en un espacio lineal.

En dicho espacio, existe la presencia activa y pasiva del electromagnetismo, cuya energía impulsa las citadas fuerzas concéntricas, dotadas a su vez de un sabio funcionalismo con que actuar por sí mismas en un conglomerado holístico y previamente establecido por una norma común de equidad, distancia universal y particularmente asequible instantáneamente, en cualquier punto de ese mismo espacio-tiempo o distancia. Esto último, creado ex profeso en un mundo circular, basado en la trigonometría de los cuerpos en un espacio gravitatorio.

Desaparición – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 8

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

8. Desaparición

guia estelar Icotrem tseyor

Así pues, atendiendo a la normativa general que nos aplica un determinado baremo en la estructura molecular de los cuerpos, podemos llegar a deducir que una masa, con un peso atómico específico, liberará una determinada estructura molecular ocupando un determinado espacio físico. Aunque es digno de destacar que si este espacio es relativo, el peso específico o valor atómico no deberá ocupar lugar alguno, por cuanto su estructura molecular es también ficticia, por lo tanto ilusoria. Partiendo de esta premisa, entenderemos que todo el espacio físico tridimensional, todo aquello que nuestros sentidos nos dan a entender o creer que existe, en realidad existe a un nivel tridimensional solamente. Y, por lo tanto, puede ser susceptible de variación, de transformación e incluso de desaparición.

Esto indica que la materia puede desaparecer a voluntad cuando, en su contextura general, se le aplican unas leyes, digamos atómicas y que prevalecen a través de unos factores atómicos predeterminados. Si bien la electrólisis -descomposición química de un cuerpo producida por la electricidad- no actúa en función de una capacidad de resistencia, sino a favor de su capacidad de consistencia, ello quiere decir que una masa atómica determinada, en función de unos valores atómicos también determinados, puede ser influenciada según capacidades o necesidades propias. Aunque esto nos obliga siempre a tener en cuenta la constante tiempo/espacio. En este caso, la teletransportación será un método a aplicar, si en realidad lo que pretendemos es trasladarnos en un determinado espacio y tiempo. Por supuesto, estamos hablando de factores de conductividad, de relación, de transporte atómico o molecular. Y si sabemos que la molécula es la base conque actúa un determinado valor atómico, este lo podemos modificar sumándolo, restándolo, dividiéndolo. Modificándolo proporcionalmente a su capacidad. Por ejemplo, en una circunferencia de 360º lo que podemos modificar es su diámetro pero no su valor en grados, que siempre será el mismo. Por lo tanto, es imprescindible que para seguir adelante en nuestra comprensión y verificar in situ y en su momento tales cuestionamientos, habremos de aplicarnos en la práctica y la propia experimentación. Y nada mejor que empezar a través de la imaginación creativa. La imaginación creativa es un estado ilusorio, pero no por ello falto de realidad, sino al contrario. Ilusión como concepto imaginativo y por lo tanto real. Creativo y por lo tanto hacedor de comprensión. Y a través de la comprensión, llegaremos a alcanzar el perfeccionamiento de nuestras personas y de nuestros espíritus.

LA MENTE HOLOGRÁFICA – monografía de filosofía Cuántica tseyor 5

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

5. LA MENTE HOLOGRÁFICA

guia estelar Icotrem tseyor

Tan solo con la intención de la comprensión, de querer avanzar en ese proceso de investigación, de análisis, de contraste, basta para que la mente ordene, o mejor dicho, reordene sus esquemas e intente trasladar a un ámbito común y más amplio el concepto de comprensión. Ella, de alguna forma, está supeditada a la voluntad, al anhelo, al querer progresar. No olvidemos que la mente es fruto de un Pensamiento. Pensamiento que en su momento, en un lugar fuera de ese espacio tridimensional, la ha diseñado para llegar a comprender la realidad absoluta. Eso es, nuestra mente está preparada intrínsecamente para llegar a comprender lo incomprensible, lo inaudito, lo misterioso, lo oculto. Y esto es así porque la mente es un gajo holográfico de un compendio unitotal. Por lo tanto, esta comprende todas las facetas, las virtudes y los compromisos adquiridos con anterioridad. Adquiridos mucho antes de que el espacio cero (Dios, el Todopoderoso, el Creador, el Absoluto, el Ioale… deidiese llega a oespodese a sí ismo, en ese espacio uno tridimensional. Claro está, el Absoluto al aflojarse, al erradicarse, al penetrar en ese espacio uno, abandonando toda su correspondencia de sabiduría absoluta, guarda por así decirlo un as en su manga, fortaleciendo un vínculo con esa realidad. Y ese as es lógicamente la mente. Porque el Pensamiento Absoluto sabe que abandona su sabiduría, su conocimiento, su comprensión, su absolutismo, en manos de un artesano. Un artesano, la mente, que lógicamente prevalecerá indudablemente en un compendio total de sabiduría, en el momento en que sea llamada a esa invocación por uno mismo, por el individuo. Por ese gajo infinito de comprensión, que es el ser humano en cualquier manifestación, en cualquier dimensión, en cualquier espacio tiempo, porque así es como está establecido. Y en ese rodar infinito y eterno, prevalecerá, como es lógico, la impronta de esa unitotalidad, porque en el fondo, el desprendimiento ha sido objeto de un sabio conocimiento absoluto. Efectivamente, la mente será el Absoluto en un proceso infinitesimal. Eso es, todo un espacio absoluto, que debe considerarse como una compleja ecuación matemática, con la que poder entender de una forma intelectual o lógica todo el proceso de supervivencia en ese nivel tridimensional. Es por eso que he fijado una cierta norma aritmética y lógica para que quede constancia, de alguna forma, que ese proceso vivencial tiene una correspondencia con el Absoluto y a su vez con la mente. Y, en cuanto a la mente, deciros que esta es una connotación relativa de lo que puede ser un compendio unitotal o absoluto. Y digo relativa, porque de alguna forma la mente se sitúa en ese espacio uno y por lo tanto, sus consecuencias son imperfectas. Y aquí el motivo por el que la resolución la valoramos a través del número Pi (3,1416), imperfecto a su vez. Creo que esta apreciación, por su imperfección, puede llegar a darnos una idea concreta de lo que puede ser un concepto tridimensional o físico. Y teniendo en cuenta que el Absoluto comprende, a su vez, toda una gama de dimensiones, de vibraciones y de complejos sistemas de ecuación y de matemática y, por lo tanto, numérico, por ahí puede llegarse, tal vez, a la comprensión de ese proceso fantástico y, a la vez, misterioso, con que la Creación nos adorna en ese instante de nuestra vida espiritual. Porque en el fondo también, se trata de un instante y, tal vez, ni eso. También puedo deciros que el cuerpo físico se sustenta porque a su vez se halla interpenetrándose un cuerpo energético, que es la más viva expresión de esa mente absoluta e infinita. Y a través de estos dos cuerpos diferenciados a un nivel exponencial y, por lo tanto, únicamente para entendernos, podríamos consolidar ese par indiscutible a través de un nuevo concepto que podríamos denominar cuerpo astral o causal. Tal vez, la denominación no sea exactamente así, porque también, ¿cómo diferenciar un cuerpo que intrínsecamente se halla consolidado en base a un pensamiento absoluto? Es como querer separar las gotas de un océano. Cada gota, claro está, forma el conjunto de un mar, de un océano, de un río. Y a su vez son gotas. Asimismo, se corresponden los diferentes cuerpos. Y esto no quiere decir que, en realidad, de alguna forma no existan. Y sí, para poder definirlos de alguna manera en sus consecuencias básicas.

Cuando pensamos utilizamos ese cuerpo mental, causal o astral; cuando nos movemos utilizamos este cuerpo físico, pero a la vez ambos están interpenetrados. Y a la vez ambos también existen en un espacio tridimensional que únicamente es válido, o son válidos, cuando interactúan. No así si se desmembraran de dicho proceso y se individualizaran, porque entonces esta acción nos llevaría a dividir lo indivisible y, como es lógico, a este nivel eso no es posible, porque el Absoluto es indivisible. El Absoluto es la totalidad.

¿Qué es un Ángel?

Ángeles.- No existen ángeles, ni demonios. Existen niveles de vibración, pues el Todo absoluto está compuesto de una vibración infinita y correspondida a través de elementos, que por medio de su propio pensamiento son capaces de aparecer en un espacio físico tridimensional, para continuar en un proceso retroalimentario. Los ángeles, las jerarquías cósmicas de las que se habla, son niveles de vibración diferentes dentro de un todo. Lo que conocemos por ángeles son réplicas de nosotros
mismos en diferentes estados vibracionales, porque en el Absoluto no existe diferenciación. Somos todos iguales, somos todos nada. A veces llamamos ángeles a los seres que nos protegen durante la vida, en realidad sería mejor llamarlos hermanos mayores que realizan esta función de guía y protección para cada persona. (Véase Atlantes, Hermanos mayores, Unos). Glosario terminologico http://tseyor.org/biblioteca/libros/glosario-terminologico.html

Algunos de mis dibujos:

Ser HD.jpg Ser Verde HD.jpg Star.jpg

Dentro de un xendra

Portal Triangular HD.jpgPortal Triangular 2.jpgOrbe Testo.jpg2016-11-22 18.52.57.jpg

Nube de etiquetas