TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Entradas etiquetadas como ‘filosofía. Cuántica’

El Pensamiento trascendente y el pensamiento intrascendente – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 33

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

33. El Pensamiento trascendente y el pensamiento intrascendente

guia estelar Aluxpen tseyor

Recordemos que el átomo pertenece al Espacio Uno, que es el correspondiente al mundo tridimensional o físico y el fractal al Espacio Cero o mundo adimensional, imaginativo y absoluto, por el que transcurre a su vez un mundo físico tridimensional o Espacio Uno.

El fractal, si bien puede parecer que sigue un procedimiento muy complejo o complicado, en definitiva es muy sencillo. El mismo parte de una premisa importante y clarificadora, cual es poder equilibrar dos partes superpuestas de una misma realidad: materia y espíritu.

Por material podemos referirnos al pensamiento intrascendente, al concepto de causa y efecto, acción y reacción, blanco y negro, positivo y negativo, etcétera.

El pensamiento trascendente se da por añadidura cuando, a un nivel consciente, nos damos cuenta exactamente del grado de realidad o de irrealidad en el que vivimos. Por supuesto, que la Realidad se da al ser conscientes, en cualquier instante, del concepto vivencial o existencial.

Por otra parte, el pensamiento intrascendente deberá reconocer, algún día, que es intrascendente, que es ilusorio, que es circunstancial y, por lo tanto, predeterminado.

Y en ese momento, el ser humano alcanzará un grado de posicionamiento psicológico determinado, permitiéndole vislumbrar, como si de un gran fogonazo iluminador se tratara, que la realidad que está buscando en su vida, en su existencia, los porqués de su existencia, no existen. Tan solo tienen cabida en su ilusorio estado mental u oscurantismo secular.

Sin ese par de opuestos que forman parte de la dualidad universal, el mundo físico tridimensional no sería posible. Como tampoco tendría razón de existir el Espacio Cero y, por lo tanto, nada existiría para nosotros.

La pregunta es si el fractal actúa como consciencia para restablecer el equilibrio en la dualidad. La respuesta es sí, por cuanto el medio por el cual el fractal los armoniza es por la comprensión profunda, largueza, perseverancia, humildad, coherencia.

A partir de estas premisas, el fractal actúa por sí mismo en función de sus propias órdenes. Estas, lógicamente, han revertido a través de dicha lógica y coherencia, y de unas necesidades propias. Y que le son propias a través de su propia autoconsciencia.

En la moderna tipología cuántica, entenderemos que el fractal es el Bien Amado, el Absoluto, el Creador, el Omnipresente, Dios.

Podríamos participar de ese conocimiento, aquí y ahora, basándonos en conceptos superiores en razonamiento y exposición de ideas y hablar, asimismo, de matemática, de geometría, de altas cotas numéricas o algebraicas. En el fondo, todo cuanto pudiéramos enunciar, explicar, informar, referenciar, únicamente engrosaría vuestro conocimiento adquirido y este no es el caso, pues poco ayudaríamos en la comprensión profunda. Ciertamente y en el fondo, ese conocimiento ya lo poseéis.

De cualquier forma, iba a resultar muy difícil llegar a comprender el significado intrínseco de la propia intuición. Como también el origen de Dios o Absoluto y el significado de la Nada.

Podremos deducir, con ello, que habrá algunos aspectos en los que nuestra mente racional no tendrá acceso y, por lo tanto, mejor cesar en el intento vano de entender por ese medio. Ya que la búsqueda de dicha comprensión nos va a llevar por caminos laberínticos muy difíciles y retrasar así nuestro ascenso indefinidamente.

VIAJE A LAS ESTRELLAS – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 30

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

30. VIAJE A LAS ESTRELLAS

guia estelar Icotrem tseyor

La clave de la teletransportación, ese viaje hacia un mundo o universo imaginario pero del todo real, ese traspaso a lo que ya se empieza a reconocer como micromundos, está al alcance de todos. Pensando, además, que será razonable que antes de que se visiten físicamente nuestras naves y mundos, el ser humano deberá reorganizar convenientemente su mente y arquetipos. Así, el primer paso que dar puede ser el conocer nuestros mundos a través de la extrapolación mental, de unos viajes imaginativos en el cosmos holográfico del fractal o micromundo. Tal vez sea complejo o difícil llegar a entender todo esto. Lo cierto es que no puede llevarse a cabo una relación física, como es la del tipo que estamos hablando, si antes no se cubren unos primeros espacios básicos de un nivel infinito, dentro de la conciencia cósmica que nos representa el propio fractal. Se debe ser muy consciente del trabajo a realizar y también de que todo se basa en una preparación adecuada de la mente. Me gustaría centrarme en el aspecto de las energías, del electromagnetismo, y poder así teorizar acerca de cómo nosotros y nuestras naves transgredimos ciertos espacios, trasladándonos a su vez a remotas zonas del cosmos, del cosmos holográfico cuántico. Podemos introducirnos someramente en la mecánica cuántica y hablar del fractal, como eje que va a servirnos para reorientar la mente hacia el contexto del infinito pequeño que, de algún modo, engloba toda la propiedad de un universo mayor o macrouniverso. Nuestras naves son muy sensibles a cualquier arquitectura cósmica y penetran en diferentes zonas dimensionales con mucha facilidad. Y preguntaréis, ¿cómo es posible que un elemento totalmente físico, un vehículo con una estructura concreta y tangible, pueda trascender diferentes espacios moleculares? Y, más aún, ¿cómo es posible que una nave o vehículo reticular con unas especiales macroestructuras, pueda llegar a desenvolverse en un espacio subatómico y prevalecer en sus mismas proporciones y densidades? Por supuesto, sería una de las primeras preguntas que cualquier neófito en la materia podría y debería de hecho plantearse, porque conociendo la magia de esa extrapolación, de esa miniaturización o empequeñecimiento microscópico, podría llegarse a comprender verdaderamente la composición molecular exacta y la base atómica de que se compone. Es más, la descomposición del elemento material mediante una adecuada formulación matemática y siempre desde la perspectiva atómica, llega a alterar todo un macroproceso para reconvertirse en igual proporción, en un vehículo subatómico. Por eso mismo se puede estar en el micromundo y observar las mismas particularidades e idénticas situaciones que en el macromundo. Por eso mismo también, podemos traspasar el umbral de una dimensión determinada, hacia otros puntos del cosmos en cuestión de milésimas de segundo. Ciertamente, es posible alterar atómicamente cualquier proceso físico utilizando adecuadamente las propias leyes cósmicas que, a su vez, intervienen en dicho proceso, y desembocar en una especie de túnel del tiempo. Y, por lo tanto, seguir circulando en distintas frecuencias o traspasos dimensionales o vibracionales. La tridimensionalidad, como composición energética que es, permite que se alteren sus elementos en base a una sabia concepción geométrica y matemática y, por supuesto, con una mente abierta al mundo imaginativo y creativo.

nave con firma

EL ÁTOMO – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 7

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

7. EL ÁTOMO

UN SEXTO SENTIDO

guia estelar Icotrem tseyor

El átomo cumple una función específica, como es la de dar imagen y volumen, y por lo tanto simbolismo, a una configuración esquematizada de un pensamiento. El pensamiento se reviste de ideas centralizadas en un contexto común, cual es una configuración física y psíquica que permita elaborar las ideas y tratarlas adecuadamente en un contexto tridimensional para averiguar la formación de dichas ideas y conectarlas con una experiencia común a un nivel adimensional. Cuando la realidad traspasa la tridimensionalidad y se proyecta un espacio adimensional, el espectro lumínico queda limitado en función de nuestra propia capacidad psicológica y mental. Entonces es preciso activar ciertos resortes que permitan magnificar dicho proceso y llevarlo a un conocimiento profundo de unas estructuras basadas en la comprensión de determinados conceptos. Uno de ellos puede ser la traslación mental. Otro, el concepto espacio-tiempo intermedio entre un espacio adimensional y otro dimensional. En especial, la transfiguración repercute momentáneamente en un espacio adimensional, debido a que las limitaciones físicas y psicológicas de determinados individuos no permiten esa confrontación de pareceres a un mismo nivel. Dicho de otro modo, las limitaciones propias de vuestro estado psicológico no permiten contrastar ideas provenientes de otros niveles superiores.

 

CONCEPTOS BÁSICOS – monografía de filosofía Cuántica tseyor 1

Conceptos básicos

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

guia estelar Icotrem tseyor

Holograma
Un holograma es una foto tridimensional hecha con la ayuda de un rayo láser. La tridimensionalidad de estas imágenes no es la única característica notable de un holograma. Por ejemplo, si el holograma de una rosa se corta por la mitad y a cada mitad se la ilumina con un láser, se ve que cada mitad tiene la figura completa de la rosa. Ahora, si esa mitad es dividida de nuevo, cada pedacito de la película contiene una versión más pequeña pero intacta de la imagen original. A diferencia de las fotografías normales, cada parte de un holograma contiene toda la información que se encuentra en el todo.

Física cuántica
Se refiere a los cuantos o relativo a esta unidad mínima de energía.

Electromagnetismo
Parte de la física que estudia las acciones y reacciones de las corrientes eléctricas sobre los campos magnéticos. El concepto cuántico comprende toda una gama infinita de propiedades, porque el electromagnetismo consta, a su vez, de infinitas dimensiones energéticas. Estas dimensiones, o multidimensiones, pertenecen a un espacio ietizado po el eletoagetiso vía hologaa ósio, uo proceso ha sido generado por el espacio atemporal, es decir, en un espacio cero o absoluto o infinito. Así pues, todo el concepto cuántico parte de la creación no manifestada. En el transcurso de ese espacio cero, que es eterno, se originan unos procesos que podríamos denominar pensamientos trascendentes, lo cual significa pensamientos únicos y absolutos -claramente diferenciados de aquel pensamiento intrascendente, intelectual, material- que van a proyectar en un espacio uno u holograma cósmico, una serie de trayectorias. Iagieos u espaio en el que tiene su principio un gran espacio infinito, esto es, que no tiene comienzo. Así, en ese no comienzo, debe existir, en un determinado o preciso momento, un pensamiento trascendente que dé el impulso adecuado, la vibración adecuada. La primera nota musical, que nos permita celebrar, en concierto permanente, una frecuencia determinada para que la creación inmaterial, intemporal, pueda manifestarse libremente en un espacio/tiempo determinado. Y esta frecuencia vendrá dada en el espacio temporal por la nota musical LA. Esta nota lleva implícita la correspondencia con el infinito, con el principio cósmico, y dará comienzo a toda una proyección energética, electromagnética y de vivencia cuántica. Porque partiendo del principio cósmico infinito, esta nota se irá replicando en octavas cada vez más altas infinitamente.

 

Nube de etiquetas