TSEYOR, Confederacion de Mundos Habitados de la Galaxia

Entradas etiquetadas como ‘interdimensionalidad’

Visible e invisible – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 22

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

22. Visible e invisible

Así en el alerón de esa participación visible, podemos estudiar, comprender y recabar información. Obviamente dicha información siempre estará falta de la debida compenetración, por cuanto vamos a estudiar un componente mixto en relación a una realidad visible y, por lo tanto, una parte que no lo será. Y por ello la medición o cálculo será imperfecto. Y como tal imperfección subjetiva y no menos inexacta, debido precisamente a esa parte invisible que proporciona digamos la mayor cantidad posible de información.

Entonces, en todos estos supuestos cabe preguntarnos si verdaderamente podemos llegar algún día a reconocer dichos estadios y a participar plenamente de ellos, de su comprensión, de su entendimiento, de la asunción total de sus componentes. Y preguntaría, a su vez, si es posible llegar a un proceso intelectual de tal envergadura que nos permita conocer en todo momento, en todo lugar y en toda situación -si verdaderamente importa- que la masa conocida como materia, con su volumen correspondiente, aplicado en un espacio vacío, en este caso concreto la Nada, que indudablemente tiende a participar de todo un componente cósmico y macrocósmico, si es posible como digo, llegar a entender y a participar de su total contextura y adivinar en un breve instante de tiempo su grandiosidad, dentro de su grandiosa pequeñez. De hecho, sí es posible llegar a comprender lo más pequeño en función de nuestro pensamiento. Lo que es más difícil es llegar a comprender que en lo más pequeño exista una forma de vida similar a la que tenemos por costumbre instaurar en nuestra existencia. Por eso debemos preguntarnos si realmente en esa microporción de materia que pueda hallarse en un átomo cualquiera, existe la posibilidad de recrearse en unos mundos o universos en los que, proporcionalmente a su tamaño, puedan existir universos, galaxias, planetas, estrellas o soles. En la misma proporción, capacidad, magnitud y potencia generativa que en el macromundo. Entonces, ahí tenemos dónde poder indagar, estudiar, aplicarnos en la debida correspondencia intelectiva y llegar a solucionar tan grandes dilemas: la propia existencia, la propia vida y la propia recurrencia en determinados instantes del tiempo y espacio que, como es natural, serán relativos en todas sus magnitudes. En ese contexto podemos añadir que la frecuencia vibratoria de las almas, si podemos denominarlas así, no obedece a causa alguna de planteamientos adimensionales, porque en definitiva ni la propia adimensionalidad puede procurar un concepto absoluto. Por ello es imprescindible que en nuestro navegar del pensamiento, podamos interferir ciertas frecuencias vibratorias que puedan llevar al traste con conceptos racionalistas y deterministas. En otra ocasión veremos cómo se componen los diferentes estamentos vibracionales a un nivel de dimensiones, y cómo en un mismo espacio tridimensional pueden coexistir diferentes razas y formas de pensamiento, aligeradas, claro está, por el peso específico de la vibración, en consonancia con cualquiera de esas intelectualidades a un nivel digamos interpuestas doblemente por el mismo circuito impreso, que a cada selección natural se le ha aplicado, en condescendencia con su nivel vibratorio o de objetividad.

 

Anuncios

EL ERROR EN EL HOLOGRAMA CÓSMICO – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 6

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

6. EL ERROR EN EL HOLOGRAMA CÓSMICO

El intelecto busca de entender el significado de lo trascendente, y es realmente imposible hacerlo a este nivel tridimensional. La comprensión profunda no es un acto de entendimiento y de memorización. Por lo tanto, cuanta explicación se facilite a través de este medio será insuficiente. La escala evolutiva comprende todo un proceso holográfico. Cuando hablamos de holograma, nos estamos refiriendo a un proceso global. En este proceso se hallan todas las dimensiones, las visibles y las invisibles. Se halla todo. Y en dicho holograma nos hallamos todos interpenetrados. Así, la suma de la comprensión de todos y cada uno de nosotros, es la comprensión total. Por tanto, sí puedo decir que mi comprensión es insuficiente porque falta el complemento de la vuestra, y así sucesivamente. El error está en cada uno de nosotros porque vivimos en un plano tridimensional. Al igual que cuando hablamos de holograma, estamos hablando de error porque es incompleto. Ya que todo ese conjunto viene dado por un impulso que nace en el Espacio Cero, para plasmarse en el Espacio Uno y en el que está representado el holograma cósmico y la consiguiente búsqueda de la Perfección. Los mundos visibles son virtuales por cuanto forman parte de la energía y esta, como es natural, es invisible. Los mundos invisibles, son los que los sentidos físicos no captan de una forma consciente, aunque también forman parte de la energía. Y toda esa energía, tanto visible como invisible, no es más que una realidad virtual con la que aprender el sentido de la vida.

Y dicha energía lógicamente forma parte de la evolución. No solamente de las especies, sino también de la evolución cósmica porque en el cosmos existe también evolución. La transformación constante de esa parte visible e invisible que se entrecruza formando un todo, es lo que denominamos y entendemos por holograma cósmico. Así, el visible y el invisible son mundos que viven, se transforman, se transmutan y se verifican en un punto determinado del holograma. Dichos mundos, no son complementarios ni se interpenetran al extremo de mezclarse, porque son fruto de un pensamiento sublimado que dispone en cada caso de la relación cuántica, en la que el modelo activo, si bien se interpenetra con el pasivo, no se funde en uno solo, por cuanto ello se traduciría en la Nada, en la Realidad Absoluta. La comprensión objetiva la vamos a obtener en niveles superiores de consciencia, aquellos en los que el razonamiento intelectual no tiene nada que ver. Y es en este punto en el que la respuesta adecuada a cada incógnita queda resuelta de facto. Por eso nuestro interés, más que enseñar y explicar, radica en que consigáis establecer ese vínculo de unión o conexión con ese otro mundo más allá de las fronteras del pensamiento intelectual. No hemos de olvidar la línea divisoria que separa este mundo visible del invisible. En ese punto donde la razón se oculta como por arte de magia y aparece la clarificación de ideas. Ese mundo donde la intuición y la creación de instante en instante son la realidad auténtica. Ese mundo, donde en un segundo o en menos de un segundo, podemos hallar la respuesta que buscamos desde tiempos inmemoriales. En ese mundo pues, podemos penetrar de una forma muy sencilla, muy efectiva, por medio del pensamiento puesto en el anhelo de superación. Y diría más, en el no pensar, por cuanto ese mundo es el del no pensamiento. De esta manera, podemos llegar a entender la cuestión que, como digo, no estriba tanto en un conocimiento intelectual, como en el de una profunda asimilación, por demás absoluta, clara, diáfana y objetiva.

 

EL COSMOS PLURI-DIMENSIONAL – monografía de filosofía Cuántica tseyor 4

Fragmento del libro original

http://tseyor.org/biblioteca/libros/filosofia-cuantica-la-microparticula-como-pensamiento-trascendente.html

4. EL COSMOS PLURI-DIMENSIONAL

Nuestra vida es en cierto modo muy similar a la vuestra, pero en una vibración superior, que eso no quiere decir mejor ni peor, sino tan solo de mayor vibración. Por supuesto, tenemos planetas, soles, lunas, satélites, galaxias… Porque en ese mundo infinito, en ese mundo tridimensional en el que debemos experimentar, físicamente claro está, no puede representarse de otra forma que en un espacio/tiempo. Porque en el mismo, los sucesos se suceden cronológicamente y eso nos permite valorarlos, asimilarlos, comprenderlos, analizarlos, objetivarlos y sacar conclusiones que en el fondo van a permitir a nuestro espíritu evolucionar hacia ese campo infinito, también de amor y comprensión. Y una vez se llega a este punto, poder comprender mucho mejor las razones por las que estamos aquí, por las que somos. El Yo Soy, Absoluto. En definitiva, lo que representa la Creación en su Espacio Uno. De esta forma, avanzamos hacia ese común denominador del Absoluto. Pues bien, teniendo en cuenta que nuestro hábitat es similar al vuestro y también porque la razón fundamental de nuestra existencia deriva hacia un planteamiento psicológico trascendente como el vuestro, es por lo que entendemos vuestra problemática, necesidades y ansias de superación. Y volviendo al tema del paralelismo dimensional, entended que el espacio físico ha sido creado a nivel mental. Por lo tanto, es una suma atómica determinada, es una ecuación. Es una ecuación relativa. Es la ecuación idéntica con la que Einstein demostró la ley de la Relatividad en base a la Energía. Y ese planteamiento ecuacional se multidivide infinitamente en todo el Cosmos, porque todo el Cosmos parte del mismo Principio. Y en esa vuestra dimensión tridimensional, situada en un espacio dimensional o de tercera dimensión al igual que la nuestra, pero de vibración menor, se producen una serie de procesos idénticos en ambas. Y ahí mismo donde estáis situados, estamos nosotros. Interpuestos. Doblemente interpuestos como la faz que cubre el planeta vista a través de diferentes capas que no se mezclan y en cambio forman parte del mismo componente. Asimismo, estas dimensiones en forma de círculos concéntricos, no se mezclan unas a otras y, al mismo tiempo, están interrelacionadas. Por tanto, nosotros vivimos en una dimensión superior, interrelacionada con la vuestra. Aunque al mismo tiempo, dispone de un espacio y tiempo diferente. Y como tal, figuran en ese espacio un cosmos, unos planetas… que si bien se localizan en una dimensión superior, forman parte del mismo Espacio.

 

Nube de etiquetas