Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como ‘talleres’

Sincronización analógica del 1 al 7

Analogia 1 a 7

 

La oración de Noiwanak dada por el Cristo Cósmico nos protege y sirve para bendecir los alimentos

Cada color corresponde a un estado vibratorio concsienciativo, el cual se ve reflejado en el color de la irradiación (aura) de la persona.

Descargarla en Word

Anuncios

Sala meditaciones y talleres

Saludos, muchas gracias a todos por seguirme y ser pacientes, estuve terminando la universidad, dando charlas presenciales del grupo Tseyor en mi localidad (México DF) y organizando proyectos, así que durante este tiempo casi no tuve tiempo de publicar, pero ya estamos de regreso con nuevas publicaciones.

De momento les informo que también empezaré a publicar en inglés, ya que he recibido la petición y la invitación de varios hermanos para publicar en ingles  en diversas comunidades interesadas en el tema.  De esta forma algunos artículos aparecerá dos veces, una en español y otra en Ingles.  Y como siempre son bienvenidas vuestras aportaciones y comentarios.

También  les presento esta nueva sección meditaciones y talleres“, donde cada semana estaremos colocando nueva información y grabaciones de las sesiones con las publicaciones correspondientes  que irán apareciendo aquí como es habitual. Este es un espacio dedicado a las actividades en las reuniones de la “Sala Armonia de Tseyor” por online, vía Paltalk (software gratuito), Todos los Viernes a las 20.00 España, 13.00 México. Entrada abierta, libre y gratuita

*Téngase en cuenta que las fechas de las grabaciones que están entre parentesis, están por año, mes y día

Grabaciones:

Grabaciones:

22. Introducción a Filosofía Cuántica (140228)

21 Taller de prioridades IV . Autoobservación (140221)

20. Taller de prioridades III (140214)

19. Contactando con la réplica genuina (140207)

18. Taller de prioridades II (140131)

17. Taller de prioridades I (140124)

16. Los siete sentidos del ser humano (140117)

15. La verdad es adimensional (140110)

14. Vaciar odres (140103)

13. El espíritu de la Navidad (131220)

12. Epoca de caos y disolución. No mezclar (131213)

11. Cómo actuar. La actualidad. La meditación (131206)

10. La autentica realidad, Tipos de visión (131129)

Texto en Sala RTF
 Material Gráfico: 1. Como veo el mundo,  2. Tipos de visión                     3. Realidad Holografíca, 4. Proyección AD-3D

9. ¿Es posible quitar el velo? (131124)

Material Gráfico: 1 interdimensionalidad2. Circulo no se pasa.

8. Elementales de la naturalesa. Somos libres?  (131115)

7. Salto Cuántico? (131108)

Material gráfico aquí Replicas

6. Miedo a…. (131025)

5. El poder de la risa, el servicio y la obligación (131018)

4. La sanación, la divulgación y el servicio (131011)

3. Cuidar nuestras palabras, sentirnos uno, Taller 1- 7 (131004)

2. Cubo del flujo del pensamiento (130927)

Material de apoyo gráfico aquí

1. Introducción (130920)

Que tengan un feliz día y que el cosmos nos colme de Bendiciones

Apuesta AtlantePM

Muul GTI de Tseyor

puerta-abierta

TALLER DE AUTOOBSERVACIÓN: LA LLAMADA DE UN AMIGO, MELCOR

TALLER DE AUTOOBSERVACIÓN: LA LLAMADA DE UN AMIGO, MELCOR, Conversación interdimensional 419, 15-9-2011.62

Descarga el audio de la presente meditación aquí

(En forma de meditación)

Vamos a imaginar que se nos presenta un amigo, un gran amigo. Aunque no hace falta adjetivarlo, cuando hablamos o decimos amigo, es amigo.

Y este, nos propone que nos vayamos con él, en un largo viaje, durante un tiempo indeterminado. Digamos mucho tiempo. Y que si queremos seguirle, si queremos ir con nuestro amigo, pues habremos de decidir bastante rápido, nos deja tan solo 24 horas para tomar una decisión.

Entonces me gustaría preguntaros

¿Qué harías en el caso de un ofrecimiento de esta naturaleza?

(No hace falta que se conteste en voz alta, dando tiempo suficiente para que cada uno se conteste a si mismo)

En este caso irías, porque se trata de un amigo. Un amigo al que no hace falta ponerle adjetivos. Amigo, un profundo amigo, que nos invita a ir con él.

Y continuando con la pregunta, hermanos y amigos, les preguntaría: ¿qué preparativos llevarías a cabo en esas 24 horas?

(No hace falta que se conteste en voz alta, dando tiempo suficiente para que cada uno se conteste a si mismo)

Nuestras personas, todas, tendrían, y de hecho tendrán que estar siempre preparadas, con muy poco equipaje, sabiendo que en cualquier momento nuestro amigo puede ofrecernos su mano para marchar.

Y, como es natural, cada minuto que pasa de nuestra vida en 3D, habríamos de pensar que nos quedan tan solo 24 horas de estancia

en este lugar. Porque nuestro amigo puede en cualquier momento recogernos y llevarnos a otro lugar, o a otro espacio.

Y si hemos de ser sinceros con nosotros mismos, saber que en tan breve espacio de tiempo habremos de iniciar un largo viaje. Y estoy hablando hipotéticamente, y tan solo para ofrecer un ejemplo.

Tendremos que estar preparados, repito, con muy poco equipaje, pero además con un sentimiento de relativización, y de desapego.

Pensando, también, que ese otro amigo que hoy vemos ya no lo veremos más, eso que tanto nos agrada: estos bosques, estos cielos, estos mares, estas compañías, estas ciudades… no lo veremos más o no formará parte ya de nuestro paisaje. Y habremos de pensar en ello.

Y habremos también de dejar buena siembra, y que nuestra imagen se refleje a nuestro alrededor con un buen recuerdo.

Si estamos preparados en cualquier momento para partir, ya sea a cualquier lugar, digo a cualquier lugar, y vivir un nuevo romance, una nueva historia, hacer un nuevo teatro, etc, etc., habremos de ser prudentes, previsores. Habremos de pensar que nos quedan pocos minutos para estar donde estamos y dejar huella, dejar amigos de verdad, dejar amor, profundo amor, en todo lo que nos rodea. Porque este sentimiento tan profundo de amor será la semilla que dará fruto.

Y así, en ese sentimiento de desapego, de relativizar, estaremos viviendo siempre. No es mañana que tengamos que partir, no es mañana que nuestro amigo nos pida que vayamos con él, que nos invite a una nueva aventura, y que tengamos que dejar todo lo que nos ocupa para encauzar debidamente una nueva acción.

Claro que ahí se puede complicar muchísimo la cosa. Podemos tener hijos a los que proteger, familias, ancianos, enfermos… Pero si en nosotros anida ese sentimiento amoroso, nada va a ocurrirles, estará todo previsto. Nada de qué preocuparse, tan solo ocuparse de vivir el presente, de vivir el día a día, pensando que siempre existe un nuevo paraíso para los que han conseguido el desapego.

Tengamos en cuenta que si en nuestro pensamiento está el hecho de que nuestra presencia aquí puede ser volteada en cualquier momento, modificada en cualquier momento y en un breve espacio de tiempo, como es ese periodo de 24 horas, y tuviésemos que llevar a cabo una acción determinada, pensando así de esta forma, estaremos pensando en el presente constantemente.

Y sin duda alguna, como reflexión o síntesis final, puedo añadir que el desapego en nosotros puede producir una gran transmutación, por cuanto qué nos va a importar, sabiendo que tenemos un periodo, hipotético, tan corto de estancia en este lugar, qué nos va a importar, repito, fortuna, bienes, parabienes, privilegios y prebendas, ya que lo único que trasciende es la conciencia, el ser.

Entonces, vosotros, ¿sentís profundamente a vuestro hermano cuando lo consideráis amigo? Porque hay muchas maneras de considerar a nuestros semejantes. Y ahí está la razón del análisis y de la introspección.

Considerad amigo no cuando lo entendáis intelectualmente, sino profundamente en vuestro corazón. Y este no engaña.

Y os daréis cuenta, realmente, cuando podéis considerar amigo a un amigo. Y cuando hermano a un hermano. Ello quiere decir, también, que aunque podáis indicar amigo -tal vez este es un

vocablo puramente referencial- descubriréis, si trabajáis el desapego, con este taller que hemos indicado, descubriréis, digo, cuando realmente se es un amigo o un “amigo”.

OÍGAMOS AL AMIGO INTERNO Y AL CRISTO EXTERNO (CONTINUACIÓN DEL TALLER: “LA LLAMADA DE UN AMIGO”) Conversación interdimensional 420, 22-9-2011.

Amigos, hermanos, colegas de la Tríada, mi Tríada favorita, buenas tardes noches, soy Melcor.

-Sí, amigo; me referí a un amigo.

Cuando uno no reconoce a los amigos de verdad es porque, tal vez, no se reconoce a sí mismo. Porque el mejor amigo de uno mismo está en sí mismo.

Claro, “la llamada del amigo” puede proceder de nosotros mismos.

¡Ah!, esa llamada que nos inquieta, que nos habla constantemente, pero que no la entendemos como la del amigo, porque generalmente nos pide cosas que no entran en nuestros cálculos, en nuestros proyectos, en nuestras ilusiones.

Entonces acallamos la voz de ese amigo. Pero él nos habla, nos explica, nos pide también, que reflexionemos. Y cuando no oímos a nuestro amigo, entonces nos queda únicamente esperar a que la flauta suene, y alguna vez suena, o es por casualidad, pero no siempre sucede así.

Este amigo, ¡amigo de verdad!, cuando nos habla habremos de situarnos en una óptica trascendental para oírle, si queremos realmente oírle.

Yo os aseguro que si nos situamos en esa órbita en la que es posible sintonizar verdaderamente con nuestro amigo, es decir, llegamos a oír conscientemente su llamado, no habrá duda, partiremos. Y partiremos hacia donde sea, hacia cualquier lugar, esté donde esté.

Y no únicamente pensaremos -que también así sucede muchas veces, y casi siempre- en una partida física, hacia otra dimensión, sino también pensaremos en que nuestra ubicación habrá de cambiar.

Y ¿cómo cambiar de ubicación y situarnos en otro lugar? Que tampoco puede ser muy lejano, pero puede serlo, sino en una órbita en la que sintonicemos verdaderamente con nuestro amigo.

Claro que nuestro amigo siempre nos pondrá alguna prueba, nos pedirá un pequeño esfuerzo. Y lógico es que no reconozcamos tan fácilmente a nuestro amigo, si este se decide a venir físicamente, porque también de eso se trata.

Puede que nuestro amigo se presente ante nosotros, y lo sea de verdad, pero su apariencia no encaje en nuestro proyecto, en nuestra escala de valores. Puede también que nuestro amigo sea un harapiento, un vagabundo, un necesitado…, y rechacemos de plano su ofrecimiento. Claro que también este amigo necesitado lo hace adrede, nos pone a prueba y nos pide que le acompañemos.

Y claro, acompañar a un vagabundo, a un harapiento, o a cualquiera que esté en cualquier otra parte del mundo, necesitado, no entra, no encaja en nuestras posibilidades de evolución.

Por eso es importante estar alerta, y cada uno puede recibir al amigo, al amigo de verdad. Lo que va a pasar es que no le reconozcamos, que no le creamos, porque nuestro nivel de autoobservación, nuestro nivel de consciencia, no llegue aún a comprender el estado en que es necesario estar para comprender la llamada de un amigo.

Para aquel o aquella que tiene estructurado su funcionamiento orgánico, su familia, sus hijos, su negocio, sus intereses…, bastará tan solo que piense profundamente, que reflexione, que se autoobserve, y que comprenda que todo lo que tiene lo ha puesto él o ella adrede, y muchas veces por miedo a reconocerse profundamente. Por negarse a escuchar al verdadero amigo, se ha puesto en el centro de una gran muralla de intereses, sociales, familiares, etc.

Habremos de comprender ese aspecto, y dotar a nuestra imaginación de algo más. Como se dotan los verdaderos artistas, los verdaderos creativos, que beben de la inspiración, y crean sus melodías. Y las crean porque están en conexión profunda con la adimensionalidad, con la creatividad. Otra cosa es el uso que aquí, en 3D, hagamos de esa creatividad.

Estamos en el mundo de manifestación, y dicho mundo se diversifica infinitamente, y cada uno puede escoger, de la creatividad en suma, lo que le apetezca, y enfocarla hacia los fines que crea convenientes. Y muchos de nosotros nos negamos a nosotros mismos, obteniendo del fruto de la adimensionalidad un interés material. Por miedo, por egoísmo, por ambición, por deseo, etc. etc.

Así amigos, colegas, oigamos al amigo interior, profundo, pero tengamos también un estado de alerta perenne, porque el cosmos cuando ve la imposibilidad de que conectemos con nuestro amigo profundo, nos ofrece aquí, en el mundo de manifestación, delante nuestro, otros amigos verdaderos, pero la clave está en darse cuenta de ello, de que son amigos verdaderos, porque nos necesitan.

Y la prueba que habremos de superar, es darnos cuenta de que esos amigos que están en el exterior, formando espejos múltiples, verdaderamente nos necesitan, y que al mismo tiempo les necesitamos. (Como en el cuento del planeta negro)

Y si aún y todo viendo que a nuestro alrededor existe esta necesidad, viéndolo desde este prisma interior, nos negamos a ello, y hacemos como que no lo queremos ver, porque, ¿cómo vamos a creer en el Cristo Cósmico cuando ante nosotros se nos presenta un enfermo, un hambriento…? Tanto aquí, en nuestros lugares de residencia, como en el fin del mundo.

¿Cómo vamos a creer en el Cristo Cósmico cuando vemos un necesitado tan deplorable, aparentemente, si nosotros creemos, estamos convencidos, que el Cristo nos va a venir con una legión de ángeles, y con un coro anunciando la buena nueva e invitándonos a proseguir por esa andadura del bien sobre el mal?

No, amigos, aquí nos equivocamos, o podemos equivocarnos.

El Cristo Cósmico se presentará ante nosotros, y de hecho se presenta constantemente, porque para ello tiene esa facultad, y se nos presenta con mil y un disfraces.

Lo Inteligente en nosotros, Inteligente en mayúsculas, será descubrir que ante nosotros tenemos al Cristo, y la prueba la venceremos cuando realmente comprobemos, a través de nuestro pensamiento interior, profundamente, que habremos de seguirle.

Aunque tampoco esperaremos a que nuestra acción ayude a resolver la miseria y la pobreza del mundo, porque siempre habrá miseria y pobreza.

Nos limitaremos a fluir, y en especial a trabajarnos profundamente, y de una vez por todas, para eliminar de nosotros mismos, de cada uno en particular, la miseria y la pobreza que arrastramos desde siempre. (Todo empieza con uno mismo siempre)

Amor, Melcor

Libro de talleres de Tseyor:

http://www.tseyor.com/LIBRO69.html

Nube de etiquetas