Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como ‘transfiguracion’

Teletransportación y Transfiguración – Notas sobre filosofía Cuántica Tseyor 10

10. TELETRANSPORTACIÓN Y TRANSFIGURACIÓN

“Así pues, empecemos por despejar incógnitas básicas, como plataforma inicial en la que construir diversos arquetipos y conocer más profundamente determinadas experiencias. Por ejemplo de avistamiento y que hayan podido llamar la atención por su especial conformación lumínica, así como del significado real de nuestras naves interplanetarias. Esos objetos volantes no identificados que a menudo aparecen en los cielos de vuestro planeta”.

“En primer lugar, decir que no podremos transfigurar un elemento, sea el que sea y de la conformación molecular que sea, si antes no se han previsto, estricta y concretamente, todas sus circunstancias y peculiaridades (parámetros)”.

“No es lo mismo alterar el proceso atómico de una materia inanimada que de un organismo vivo. Sus circunstancias son diferentes y, por lo tanto, sus coordenadas de cálculo son y deben ser también diferentes”.

“Si bien un cuerpo inanimado adolece de conciencia propia, es claro que su transfiguración o traslación de un lugar a otro del cosmos holográfico no va a representar pérdida de consciencia alguna, por cuanto sus moléculas obedecerán a una ley mucho más simple y menos comprometida con un proceso evolutivo”.

No es lo mismo desatomisar  y trasladar un objeto de un espacio a otro, que  una persona. Las personas evolucionan y los objetos no (dependen de la intervención del hombre). Esta es la razón por la cual durante una “abducción” se pierde conciencia sobre el hecho, y lo que sucede cuando estamos en las naves de nuestros HM, y se hace indispensable realizar el correspondiente rescate adimensional (regresión), sobre nuestras acciones y acontecimientos durante el contacto, para traer la información a nivel conciente en nuestro mundo.

“En cambio, el traslado o traslación física de los demás cuerpos, o la transfiguración de los mismos, significa que debe alterarse un proceso ergonómico en base de que el mismo contiene, además, una consciencia que le es específica y le pertenece, y no podemos desmembrarla y mucho menos dispersarla”.

Cuando se produce la telatransportación o transfiguración, lo único que no podemos alterar, en su composición de dicho objeto o individuo a trasladar, es la conciencia. Eso quiere decir, que podemos modificar y alterar su estructura y componentes moleculares, atómicos, físicos, pero no su pensamiento, conciencia (Ser), racionalidad, personalidad (ego), con sus correspondientes niveles vibratorio energéticos respectivos a cada uno de estos factores.

“Añadir, que es preciso desalojar un determinado espacio en el cosmos holográfico, si lo que se pretende es trasladar un elemento fuera de su contexto primigenio”. No podemos trasladar un objeto o persona a un espacio ocupado, por ello se ha de ver que el espacio se encuentre libre en ese tiempo, y que le de cavidad a todos los elementos del objeto a trasladar en el espacio seleccionado.

“Por eso es tan importante prever todas cuantas circunstancias de tipo molecular sean precisas y saber en todo momento, y con gran conocimiento de causa, qué vamos a trasladar, qué intenciones tenemos y qué dispositivos dotar para llevar a cabo misión tan específica”.

“En realidad, cuando el cálculo matemático y funcional y su realización es digamos perfecta, no existe peligro de alteración que signifique un alto grado de variación genética” (perdida de factores (conciencia, materia)).

“Desde luego, puede efectuarse un intercambio molecular, cuando las coordenadas científicas están a la altura de los elementos a irradiar y, de alguna forma, transfigurar o trasladar dentro del propio cosmos holográfico cuántico. Por tanto, nada debe temer el elemento o conciencia, si sabe exactamente qué proceso seguir en un posible desmembramiento molecular”. Tanto el encargado de realizar la traslación como el sujeto a trasladar han de ser concientes del proceso de traslación.

“Vuestras mentes deberían ir asumiendo eventos de estas características. Ello no quiere decir que mañana o pasado o el año que viene o cuando sea, debáis dar un salto de estas características. Únicamente, pretendemos que vayáis formándoos una idea de la posibilidad que tiene vuestra mente -y cuando me refiero a mente, es a todo cuánto conforma vuestro aspecto físico y psíquico- de que es posible llegar a comprender y a asimilar y a realizar, un intercambio molecular de tal naturaleza”.

“El hombre pertenece al cosmos, a las estrellas. Y está ubicado en un lugar determinado, porque así lo ha querido o lo han facilitado unas normas evolutivas determinadas. Pero esto no quiere indicar que deba permanecer en un mismo lugar y moverse en una misma dimensión eternamente”.

“Y cuando hablamos de estado evolutivo, no nos referimos a un conocimiento o sabiduría intelectual. A hombres de letras o de ciencias o técnicos graduados en altas diplomaturas, sino a todo elemento o sujeto que haya comprendido verdaderamente que es posible la existencia en otros espacios, en otros tiempos, en otras dimensiones”.

“Cuando este último extremo sea bien asumido por vuestras mentes, dada la propia confianza, que no la propia confianza que nos podáis tener como guías o hermanos en un objetivo común de acercamiento de ambas culturas, entonces será el momento en que vuestra propia conciencia os abrirá el paso hacia esa nueva dimensión de conocimiento”.

“Y, ¿para qué va a servir todo este proceso? ¿Para qué, me preguntaréis, nos interesa conocer nuevos mundos, nuevas culturas, nuevas gentes, si apenas conocemos las propias de nuestro planeta, ni sus culturas, enormes por su cantidad y ricas por su don de creatividad? Pues sencillamente, esto significará que habréis merecido ocupar un nuevo lugar, que no es mejor ni peor, sino que es más evolucionado por naturaleza”.

“Y tened en cuenta que un sistema mayor o de mayor vibración os va a proporcionar, simultáneamente, una mayor comprensión, un mayor conocimiento de las leyes y normas que rigen el Universo. Y habréis comprendido per se lo que significa el conocimiento superior, sin necesidad de imbuirlo radicalmente en una mente intelectual, que a nada conduce sino al propio oscurantismo secular cuando el ego, en su eterna presencia, pretende eternizarse en el espacio-tiempo y en todos los tiempos”.

Monografía completa: http://www.tseyor.com/filosofiacuantica.pdf

Advertencia: Esta serie de entregas de la monografía de filosofía cuántica de tseyor fueron realizadas para la comprensión, y que libremente decidí compartir. Contiene textos tanto de tseyor como realizados por mi persona que no necesariamente pertenecen a tseyor pero que como Muul águila de Tseyor puedo realizar  con el debido permiso y asistencia de la confederación. Apuesta AtlantePM.

Anuncios

Nube de etiquetas